El futuro del trabajo

El futuro del trabajo

El futuro del trabajo

Mi amigo Aldo Potenza me señaló un documento del ISPI (Instituto Italiano de Estudios Políticos Internacionales) titulado EL FUTURO DEL TRABAJO ¿HOMBRE VS MÁQUINA? El informe es consecuencia de mi atención al problema que muchas veces ha sido y sigue siendo tema de mis intervenciones y escritos y que es motivo dominante en las tesis sobre Economía y Trabajo desarrolladas en febrero de 2019 en el Socialismo del siglo XXI. convención celebrada en Rímini.

El tema es el paro tecnológico, un miedo que viene de lejos. El artículo nos recuerda que en Inglaterra, en 1400, el 58% de los trabajadores estaban empleados en la agricultura, y que este porcentaje bajó al 38% en 1700, volvió a bajar al 31% en plena revolución industrial y se redujo al 1,5%. hoy en día. También recuerda que el éxodo de la agricultura a la industria ha experimentado posteriormente un éxodo de la industria a los servicios, con porcentajes que en EE.UU. bajan los empleados en la industria al 7,9% frente al 80% de los empleados en servicios.

Lo que enfrentamos hoy es el advenimiento de nuevas tecnologías, desde IOT hasta inteligencia artificial, desde aprendizaje automático hasta robótica móvil, tecnologías que ahorran mano de obra y se preparan para reemplazar a los humanos en el lugar de trabajo. "Carl Benedikt Frey y Michael a. Osborne llega a calcular lo que pronto se convertirá en un dato central y ampliamente recordado en los medios: el 47% de los empleados estadounidenses estarían en alto riesgo de automatización".

Incluso la OCDE, en un estudio de 2016, ofrece una estimación diferente y más variada del riesgo de automatización que tiene en cuenta que muchas tareas pueden ser realizadas por robots o inteligencia artificial pero no eliminadas totalmente en el sentido de que las tareas de quienes antes realizó el trabajo robótico.

El columnista enseguida se encarga de tranquilizarnos, recordándonos que John Maynard Keynes, en 1930, había escrito "Los turnos de tres horas y una semana laboral de quince horas pueden mantener a raya el problema durante un buen periodo de tiempo", pero hasta aquí el pronóstico no ha sido, se ha cumplido, y el autor continúa observando que "sólo una pequeña parte de la obra se crea y se destruye, la mayor parte de la obra se transforma" .

Si el primer supermercado Amazon Go ha eliminado los cajeros reemplazándolos por un sistema de geolocalización que entiende lo que el cliente ha comprado en los estantes y procesa electrónicamente la factura a pagar con tarjeta de crédito, se estima que podría resultar un sistema similar en todos los supermercados de EE.UU. en 2,3 millones de empleos cancelados. Si el Volvo Vera, utilizado en el puerto sueco de Gotemburgo, logra la conducción autónoma de los medios de transporte, esta tecnología podría afectar a los aproximadamente 3,4 millones de conductores de camiones, taxis y autobuses al dejarlos caer.

Junto a estas pérdidas de puestos de trabajo, surgirán nuevos puestos de trabajo, como analistas de datos, especialistas en inteligencia artificial y aprendizaje automático, desarrollo organizacional y profesionales de ventas y marketing. Los trabajadores crecerán en la industria del cuidado de la salud en el hogar, el cuidado personal y el desarrollo de software, especialmente aplicaciones. Es decir, nacerán nuevos puestos de trabajo TI altamente especializados, será necesario formar a trabajadores jóvenes digitalizados mientras que la transformación profesional de los trabajadores mayores será más difícil.

Hacer un balance hoy entre los puestos de trabajo cancelados y creados es muy difícil, también porque se formarán puestos de trabajo para nuevos puestos de trabajo desconocidos o en todo caso muy difíciles de prefigurar. Por supuesto, la nueva función que deben asumir las escuelas, las universidades y las propias empresas en el ámbito formativo y educativo es fundamental.

La organización empresarial debe entonces tener en cuenta que "vamos hacia un trabajo en el que la unidad espacio-temporal que llevaba a los trabajadores a trabajar en un tiempo determinado y en un lugar físico determinado, será cada vez más reducida", la actividad laboral será cada vez más reducida. cada vez más en una red global, sin horarios y con cotizaciones que verán en la "disminución del trabajo por hora como parámetro para determinar la remuneración (...) los salarios estarán cada vez más determinados por lo que realmente se ha producido en términos de valor agregado, ideas, proyectos más que la cantidad de horas necesarias para llevarlos a cabo".

Junto a estos trabajadores altamente digitalizados que se dedican al destajo electrónico, encontramos otros trabajadores menos integrados, estamos hablando de la gig economy o economía del pequeño empleo; hablamos no solo del mundo de Uber para el transporte, o de los riders que reparten comida a domicilio a través de una app, sino de "algo mucho más amplio y complejo y que en general atañe a todo el mundo, muchas veces desconocido, de actividades que se pueden llevar a cabo ". en línea desde cualquier parte del mundo".

"Cada vez hay más plataformas digitales a las que te puedes apuntar para ofrecer tu trabajo como freelance para realizar diferentes tipos de actividades. Desde las más sencillas que pueden ser el trabajo de clic de reconocer imágenes para catalogarlas (…) hasta las más complejas como la creación de códigos o actividades gráficas o de diseño, pasando por actividades de asistencia personal".

Finalmente, los trabajadores involucrados en actividades rutinarias y repetitivas, no solo físicas sino también intelectuales, serán barridos por la automatización como no aptos para ingresar o permanecer en la esfera productiva, creando una masa de personas inadaptadas a las que el sistema productivo es incapaz de ofrecer. una oportunidad. de trabajo.

" El mercado laboral se está polarizando y seguirá polarizándose en los próximos años. Por un lado tendremos las figuras más cualificadas, que posean un alto nivel de competencias técnicas y transversales, que interactúen con la tecnología, no le teman y la utilicen cada vez más en su trabajo. Por otro lado, la gama baja del mercado que incluye todas aquellas actividades que actualmente no pueden ser automatizadas pero que no requieren de altas habilidades técnicas: los llamados working poors".

Luego, el documento propone el establecimiento de un ingreso básico universal e incondicional pagado por los estados a los ciudadanos que "ayudaría a las personas a liberarse de la restricción del trabajo pobre porque son más libres para aceptar un trabajo satisfactorio y, al hacerlo, pondrían los que ofrecen trabajos en dificultad, mal pagados o sin protección".

-------------------------------------------------- 

El mundo que nos presenta ISPI está formado por propietarios de los medios de producción que hacen uso de máquinas inteligentes que utilizan las mejores innovaciones tecnológicas desarrolladas por un pequeño grupo de autónomos digitales que trabajan con un rígido sistema de trabajo a destajo, pero destinado a ser sustituido por robots cada vez más inteligentes capaces de reproducir robots nuevos y aún más inteligentes; rodeados de gig-workers que realizan trabajos sin contenido inteligente, flanqueados por masas de click-workers que reproducen los "gorilas adiestrados" de la formación taylorista y flotan finalmente sobre una marea de ex-trabajadores repetitivos, manuales o intelectuales,

Cabe señalar que mientras en el régimen capitalista donde los trabajadores aún sirven, el salario está destinado a garantizar la subsistencia y reproducción de los trabajadores precisamente porque el capital necesita de los trabajadores presentes y futuros, en el régimen robótico la renta de ciudadanía determinada por los propietarios de los medios de la producción, sirve sólo para la supervivencia de los vivos para que no surjan, pero no tiene interés en que estos se reproduzcan.

Lo preocupante es que este mundo que se nos presenta tiene altas probabilidades de hacerse realidad, en la indiferencia de los trabajadores de hoy que ya están experimentando, quizás sin analizarlos en profundidad, los primeros indicios de lo que será el mundo de mañana. La toma de conciencia de los cambios en los procesos estructurales en curso y los consiguientes cambios necesarios a nivel superestructural parece ser, pues, la verdadera tarea del mundo del trabajo, de los sindicatos, de los partidos que se creen representantes del mundo del trabajo.

Este inicio de reflexión se inició el domingo 6 de octubre en el espléndido escenario de la cuarta plaza estatal de Volpedo, en la jornada política promovida por el Socialismo del siglo XXI en previsión del encuentro fundacional en Génova en los primeros meses de 2020. Pero Volpedo no está solo comenzó a reflexionar sobre los aspectos de la economía robótica pero también se lanzaron las primeras propuestas operativas y posibles, inspiradas en el pensamiento de dos figuras clave de nuestra historia: Matteotti y Gramsci. Las propuestas subrayan la necesidad de volver a hablar con el mundo del trabajo, desarticulado y sin una guía para afrontar,



Esta nota ha sido leída aproximadamente 933 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad