Gran Bretaña

Muerte de migrantes en el Canal: ¿por culpa del Brexit y del “muro rojo”?


Oyendo las noticias y escuchando a la clase política se pensaría que las 27 personas que murieron horriblemente ahogadas en las aguas heladas del Canal protagonizaron un episodio de una tragedia humana causada por monstruosos traficantes de personas. Comentaristas pontifican y especulan sobre las querellas entre los gobiernos británico y francés en torno a los detalles de ciertos tuits y las no invitaciones a ciertas reuniones. [La ministra del Interior británica] Priti Patel aprovecha una plana entera del diario The Sun de hoy para defender el aumento del control policial y la profundización del entorno hostil frente a migrantes y demandantes de asilo.

Dicen que se trata de un problema increíblemente complejo. No, no es así. La única razón de que florezca el mercado para las bandas criminales y los traficantes de personas es el hecho de que tanto el gobierno británico como el francés no apliquen las directrices de la ONU y las normas humanitarias para la admisión de los y las solicitantes de asilo. En otras palabras, los sórdidos campamentos cerca de Calais o Dunkerque podrían levantarse mañana y los peligrosos viajes de inmigrantes en patera a través del Canal podrían cesar si el ministerio del Interior británico enviara un equipo al otro lado y abriera una oficina para tramitar con urgencia las solicitudes de las personas refugiadas. Esto no costaría ni una fracción del dinero entregado a los empresarios amigos de los tories para el suministro de equipos de protección personal y de pruebas y sistemas de rastreo de la covid-19.

Hace 48 años, un gobierno laborista se movilizó junto con el movimiento obrero para recibir con los brazos abiertos a cerca de 3.000 personas refugiadas que huían del golpe fascista de Pinochet en Chile. En 1972, el gobierno conservador de Edward Heath abrió las puertas a 30.000 personas asiáticas de Uganda que huían de la represión de Idi Amin. Los progenitores de Priti Patel estaban entre ellas. Así que ¿por qué el gobierno permite hoy que muera gente sin necesidad en el Canal?

Desde la década de 1970 y la larga serie de derrotas y reveses del movimiento obrero y la clase trabajadora, el centro de gravedad de la política, aquí y en Francia, se ha desplazado a la derecha. Margaret Thatcher, la entonces primera ministra del Reino Unido, destruyó literalmente empleos de la gente trabajadora y sus comunidades. Boris Johnson ha llevado a cabo con éxito un Brexit de derechas, absorbiendo de paso el electorado de la derecha más extrema que apoyaba al UKIP. Con la ayuda y el estímulo de unos medios afines, las ideas de que hay “un exceso de migrantes”, de que “ya no tenemos espacio ni puestos de trabajo”, de que “la gente inmigrante nos quita puestos de trabajo y presiona los salarios a la baja” o de que “son una amenaza para la seguridad de la población” se han incorporado a la ideología popular de sentido común. El hecho de que el laborismo se haya adaptado plenamente a gran parte de esta ideología –recordemos los tazones con el eslogan del control de la inmigración‒ ha contribuido a la dificultad para combatir estas políticas reaccionarias.

La victoria electoral de Johnson en 2019 –particularmente en las circunscripciones del llamado muro rojo [bastión electoral tradicional del Partido Laborista]‒ se debió en gran parte al proyecto del Brexit contra la inmigración. A pesar de todos los lamentos piadosos con respecto a la tragedia humana de esta semana, los conservadores no se prestarán a relajar su hostilidad porque les interesa mantener el exitoso bloque electoral que crearon en 2019.

Portavoces oficiales del Partido Laborista han aumentado un poco el volumen de sus lamentos, pero no hemos escuchado ninguna declaración clara por su parte de que hace falta poner los medios para recibir de inmediato a las personas refugiadas. Su respuesta ha consistido en acusar a los tories de perder el control y de ser incapaces de colaborar con las autoridades francesas. Keir Starmer, líder laborista, habló en el programa Today BBC del 19 de noviembre centrándose en esta falta de control, en vez de defender a la gente migrante o refugiada. La ONG Another Europe is Possible ha publicado una carta abierta protestando contra esta posición. El único gesto progresista que hemos escuchado del laborismo ha sido el de sacar a relucir la enmienda Dubs sobre la admisión de menores de edad que buscan refugio. Hasta ahora, esta política ha sido un completo fracaso. Oficialmente, el Partido Laborista se ha mantenido al margen de las manifestaciones de solidaridad organizadas esta semana por ONG de apoyo a la inmigración y antirracistas y la izquierda radical.

Si observamos la nacionalidad de la mayoría de personas refugiadas en el Canal y en Calais, detectaremos un elemento común a todas: Iraq, Afganistán, Siria, Sudán y Somalia, países todos ellos que son o han sido recientemente zonas de guerra, donde potencias occidentales como el Reino Unido y Francia han intervenido activamente en defensa de los intereses del capital frente a los pueblos que viven allí. Brutal ironía la de unos conservadores que se quejan en el Sunday Telegraph de que el gobierno no cumple sus compromisos con el personal y los contratistas afganos al no facilitarles su traslado al Reino Unido tras la toma de poder por los taliban en Afganistán. Al mismo tiempo, otros diputados tories acusan a Patel de ser demasiado blanda.

El presidente francés, Emmanuel Macron, también ha secundado este giro a la derecha y a la derecha dura en Francia. Un fascista declarado, Zemmour, y la ultraderechista Marine Le Pen, que comparten un discurso virulento contra la inmigración y contra el islam, cuentan con un apoyo del 35 % en los últimos sondeos de opinión. La organización defensora de los derechos humanos LICRA dio a conocer la semana pasada un amplio sondeo de opinión que había encargado y que revela que el 69 % de la población francesa piensa que hay demasiados inmigrantes y que incluso el 50 % cree en la falsa teoría de la sustitución, que dice que la población nativa blanca de Francia será reemplazada por una mayoría musulmana de aquí a 2050. Un porcentaje elevado asocia asimismo el aumento de la delincuencia y la sensación de inseguridad con el crecimiento de la inmigración.

De hecho, el Reino Unido acoge a muchas menos personas refugiadas que Francia: unas 3 a 4 veces menos. El número de personas que entrarán este año, de alrededor de 25.000, es muy inferior a las 60.000 que han arribado a Italia. La Alemania de Merkel acogió a un millón de solicitantes de asilo en un espacio de tiempo muy corto hace unos años. Nadie ha observado un colapso de la sociedad alemana o de su economía. Países como Turquía, Pakistán o Irak, que se hallan cerca de zonas de guerra, acogen a millones de personas refugiadas. Otra ironía señalada por el periodista progresista Simon Jenkins en The Guardian es que en el preciso momento en que el gobierno británico está obsesionado con detener la llegada de pateras en el Canal, repletas en su mayoría de hombres jóvenes cualificados, el país sufre escasez de mano de obra en muchos sectores.

Al menos esta semana las 27 personas refugiadas que se han ahogado no son totalmente anónimas ni desconocidas. Baran Nouri Mohammedameen, también llamada Mariam, intentaba juntarse con su prometido, que ya se encuentra en el Reino Unido. La ubicuidad de los teléfonos móviles permite que tengamos el vídeo de su fiesta de compromiso, el abrazo de despedida con su hermano en el aeropuerto y el devastador vuelco de pantalla de su posición GPS en el momento en que quedó inmovilizada para siempre en medio del Canal, por el seguimiento que hacía su pareja del avance de la patera. Si esto marca alguna diferencia para la opinión general o la cínica manipulación de la cuestión por los políticos ya es harina de otro costal.

Hemos de hacer todo lo posible por combatir la perniciosa ideología antiinmigración que impregna todos los partidos. Dentro del Partido Laborista, es preciso que agrupaciones locales y activistas adopten una posición de principios en apoyo al asilo y a la acogida de inmigrantes.

28/11/2021

https://anticapitalistresistance.org/refugees-dying-in-the-channel-for-brexit-and-the-red-wall/

Traducción: viento sur


Esta nota ha sido leída aproximadamente 346 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter