Algunas claves para interpretar la situación actual de la lucha entre Palestina e Israel


- La represión en la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén. En el cierre del mes de Ramadán, la policía israelí atacó a los musulmanes que iban a orar al final de su mes sagrado. Lo hizo porque consideró que debía impedir el canto de consignas políticas. Estas se orientaban contra la ocupación, y muy probablemente representaban la posición política de Hammas y una crítica a la política de Mahmud Abbas el actual presidente Palestino y jefe de la OLP. Este es sólo el detonante.

- Abbas suspendió las elecciones para el gobierno de la Autoridad Palestina, aduciendo que Israel no garantizaba las elecciones en Jerusalén este. La cuestión es que la suspensión del proceso electoral es vista por muchos palestinos como una táctica para evitar una nueva derrota en las urnas en manos del más popular Hammas. Interpretación muy probable.

- En las últimas elecciones libres registradas en el 2006 Hammas derroto a Al Fatha. La victoria de Hammas abrió un espacio de tensiones y finalmente fueron anuladas por Abbas y de desató una breve guerra civil en la que Al Fatha se quedó con el gobierno de los sectores de Cisjordania que Israel permite, y Hammas se consolidó en Gaza, la que fue atacada por Israel. El desconocimiento del resultado electoral fue de la mano de que Israel y Occidente se pronunciaron de la misma forma apoyando a Abbas. Desde ese momento la muy pequeña y limitada autoridad territorial palestina quedó dividida en dos.

- En el mundo árabe se sigue produciendo una nueva reordenación geopolítica. La caída por insurrecciones de tipo dudoso, o invasiones directas de varios gobiernos, la invasión, fraccionamiento y anarquización de Iraq, Libia y Siria. El crecimiento de Irán como potencia regional. La nueva política turca, el sostenimiento y consolidación de Hizbollah en Líbano. La guerra civil en Yemen, con una intervención de las monarquías del Golfo encabezadas por Arabia Saudita de un lado y el apoyo de Irán a los Huties del otro. Etc. han alterado el mapa geopolítico de Medio Oriente y de todo el mundo musulmán (podemos extender estos datos al mundo musulmán subsahariano, centro-asiático, etc.).

- Israel considera este caos una gran puerta para la oportunidad de consolidar un statu quo en el que la cuestión Palestina quede bajo control. Con una línea hegemónica de gobierno que ve la oportunidad de terminar con la discusión en torno a los territorios ocupados y continuar el avance de la colonización y limpieza étnica o absorción de los palestinos dentro de su estado judío.

- La “hoja de Ruta” acordada por Yaser Arafat en Oslo de 1993, hace casi tres décadas, y que dio nacimiento a una Autoridad palestina como sujeto jurídico reconocido internacionalmente, no tuvo avances. Quedó en eso, un vocero con autonomía, limitado a algunos enclaves. El final de esa “Hoja de ruta” que era “dos estados” con sus sendos territorios, gobiernos, ejércitos etc. está, sin miedo a exagerar, muerta. Lo que implica para los palestinos la carencia de destino estatal mediante la acción diplomática.

- En este contexto por primera vez desde la década de 1940 varios estados se han acercado a Israel: Emiratos árabes, Bahréin y Marruecos retomaron las relaciones diplomáticas y la amistad. Un contacto formal en acuerdo que se parce a una “alianza” (los acuerdos de Abraham). Arabia Saudita espera seguir el mismo camino. No sabemos cuál es la política turca, otro actor de peso pero siempre más ambiguo. O sea, una serie de estados árabes consideran que sus enemigos estratégicos son los iraníes y no los israelíes (con los que comparten el mismo enemigo). O dejan de lado la cuestión Palestina en aras de sus propias geopolíticas nacionales. Podemos pensar un antecedente de esta política los acuerdos de Camp David de 1978, cuando Egipto reconoció a Israel y garantizó su frontera sur, a cambio de la devolución del Sinaí. Aunque esto implicó un alineamiento de Egipto hacia occidente no fue una alianza con el estado judío, pero si un distanciamiento de los palestinos.

- De hecho, para la mayoría de los estados árabes musulmanes la cuestión palestina perece haber salido de agenda, lo que hace perder la principal carta de este pueblo que es el apoyo militante, estatal y económico del resto de la Umma musulmana a su lucha. Solos frente a Israel no son nada.

- En este marco la escalada de misiles y represalias entre Hammas (más la Yihad, y el FPLP) e Israel cobra una dimensión más clara. Por un lado, si Israel comienza una nueva masacre concentrada. Muchos gobiernos musulmanes deberán condenar y de hecho los procesos de acercamiento con el Estado judío desde los estados árabes se frenarán. Por otro, la autoridad palestina profundizará su crisis ya que en los últimos años ha quedado sin política frente a los avances continuos de Israel. Su carta: la solución de dos estados hoy está muerta, solo hay Israel y guetos.

- En términos militares Hammas frente a Israel es muy débil, inclusive el conjunto de los palestinos solos, se encuentran en enorme desventaja. A diferencia de Hizbollah, Hammas o cualquier otra fuerza Palestina, no tiene profundidad estratégica, se encuentra cercada y aislada, con apoyos de contrabando o clandestinos. Sus soldados son más bien milicias locales, que una fuerza profesional muy bien entrenada y armada como los libaneses. Parece este escenario más cercano a la lucha de Varsovia (sea el gueto o de los mismos polacos nacionalistas, mejor armados y con profesionales al frente, a diferencia de los judíos) contra las fuerzas armadas alemanas y las SS. Sin apoyo externo no tiene viabilidad. La cuestión es que esta batalla se juega en los consensos diplomáticos, en la opinión pública israelí, en la acción de los gobiernos musulmanes y la masividad del apoyo que obtengan los que se decidieron a la lucha. Mas allá de la ratio de bajas.

- De esta forma Israel opera internacionalmente para "condenar el terrorismo" y así aislar a Hammas. Mientras que Hammas lo hace para lograr reconocimiento al derecho a la defensa armada contra la opresión nacional. Cualquier acción que no condene directamente el terrorismo como indica Israel (lo que le daría la libertad de acción necesaria) es un éxito para los palestinos.

Guillermo Caviasca
helicopterox@yahoo.com.ar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 486 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter