Posibilidades de guerra en Ucrania

En febrero de 2014, cuando el Movimiento del Maidan finalmente tuvo éxito, todo el control sobre Kiev pasó a manos del ala pro-UE y Estados Unidos de los oligarcas ucranianos y políticos arribistas bajo su dirección, confiando en turbas ultranacionalistas fanáticamente antirrusas.

Esta lacra repugnante en Kiev, donde los neonazis influyeron fuertemente, jugó contra Rusia con apoyo occidental, y en la guerra civil, Lugansk y Donetsk en el este de Ucrania cayeron en manos de separatistas prorrusos. Crimea, por otro lado, fue anexada por Rusia como un pedazo de pastel. Al menos la mitad de la sociedad ucraniana, el este y el sur del país, se considera histórica y culturalmente cercana o "perteneciente a Rusia". Sin embargo, después de los errores de los fanáticos anti-rusos en Kiev, Putin tuvo oportunidades muy favorables para intervenir. Aparte de Crimea y Donbass, incluso Odessa y Kharkiv podrían caer en manos pro-rusas.

Situación actual

Han pasado 7 años. Si bien la gran mayoría del pueblo ucraniano se empobreció durante este período, los charlatanes nacionalistas de Kiev no lograron ningún progreso, ni siquiera en Donbass, y mucho menos en Crimea. Las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk, que fueron declaradas unilateralmente, rechazaron al ejército ucraniano con unidades paramilitares apoyadas por Rusia. Como resultado, aunque Kiev no lo quiso en absoluto, tuvo que cumplir con el Acuerdo de Minsk, y ahora quieren deshacerse de este acuerdo.

Volodymyr Zelensky, que habla como el nuevo jefe de Kiev, aunque de hecho es una figura bastante débil según su predecesor Poroshenko, y el aparato de seguridad que lo rodea cree que los equilibrios militares y diplomáticos han cambiado.

1. Biden, que ha vuelto a aumentar la agresión del imperialismo estadounidense contra Rusia (también China e Irán), promueve a Kiev: "¡La OTAN está detrás de ti!" No solo Biden, sino también el AKP / Erdogan están ocupados con la escalada de la tensión en Kiev. Cuidando su antiguo pasado imperial, Gran Bretaña también está planeando un ejercicio militar conjunto con el ejército ucraniano este verano. (En este punto, hay que decir que políticos "socialistas" como Alexandra Ocasio-Cortez en EE.UU. y organizaciones "socialistas" como el DSA, que no pudieron terminar alabando a Biden y al Partido Demócrata, son parte de la maquinaria imperialista.)

2. Aunque el ejército ucraniano, que está constantemente armado, es muy débil en comparación con Rusia, está haciendo cálculos para poder destrozar a los de Donbas. Están mejor equipados, más motivados y tienen fuerzas especiales más poderosas que antes.

3. Similar a la situación en Karabaj, se calcula que Rusia no estará directamente involucrada en Donbass, que es territorio de Ucrania en términos legales, y por lo tanto los paramilitares en Donbass serán aplastados con una fuerza más abrumadora (Bayraktar SİHAs que cambian el juego).

Perspectivas

Putin se está concentrando en la frontera con Ucrania y en Crimea, movilizando a la Armada del Mar Negro. El ejército de Bielorrusia, amigo de Putin, también se concentra en la frontera con Ucrania. El mensaje es claro: "¡Estás rodeado! ¡El ejército ucraniano no puede defenderse y las cizallas rusas le cortarán otro pedazo a Ucrania!" El objetivo es ser un poder disuasorio. Las "advertencias" del frente del Kremlin envían constantemente el mensaje de que Kiev pagará un alto precio. Por otro lado, el ejército ucraniano y las milicias de extrema derecha también se han concentrado en la frontera de Donbas. Se espera que el primer movimiento provenga de Kiev, pero los movimientos disuasorios de Rusia obviamente generan dudas. Esto es evidente a partir de la petición de Kiev de ser miembro urgente de la OTAN. Muchas voces en Kiev advierten que la OTAN no arriesgará una guerra por Ucrania, y hoy en día el optimismo reciente parece haber desaparecido. Por otro lado, si Kiev emprende una guerra, se espera que los conflictos aún de baja intensidad se conviertan en una guerra fundamental en Donbas. Entonces, ¿qué hará Rusia?

Hay dos posibilidades:

1. Rusia intervendrá en la Guerra de Donbas para provocar una derrota histórica de Ucrania.

2. En lugar de participar oficialmente en la guerra, Rusia intentará una vez más detener el avance del ejército ucraniano respaldando a las repúblicas de Donetsk y Lugansk.

El primer escenario sería una movida grande. Mientras Rusia lleva este movimiento a la agenda como una amenaza para Kiev, Estados Unidos saca la carta de la OTAN para intimidar a Rusia; el buque de guerra en el Mar Negro está defraudando aviones de combate en los cielos de Ucrania. Para Biden, cómo gestionar esta crisis se ha convertido en una prueba porque existe la posibilidad de una derrota. Cientos de millones de dólares transferidos al ejército ucraniano y las milicias fascistas, las armas entregadas, desestabilizaron el Kremlin. Al mismo tiempo, las acciones de intimidación de Putin causaron desesperación no solo en Kiev sino también en Washington.

Si Rusia elige el segundo escenario, es decir, no participa directamente en la guerra, esta vez existe la posibilidad de que el Donbass sea aplastado por las fuerzas de Kiev. Si Kiev puede activar ataques con drones a plena capacidad, Donbass no tendrá muchas posibilidades, al igual que Armenia. Tal resultado será un gran golpe para Putin y, después de Donbass, llegará Crimea, a la que Moscú otorga una importancia vital. Por lo tanto, Rusia no puede permitir que Kiev se trague a Donbass. La justificación de defender las vidas y los derechos de 600 mil ciudadanos rusos (la medida de Putin para hacer ciudadanos) que viven en Donbas siempre puede brindar a Rusia la oportunidad de intervenir.

Si Kiev no puede correr el riesgo de que Rusia obtenga una ventaja, debe confiar en las soluciones diplomáticas provisionales de las potencias europeas (como Alemania) que no participaron en el caudillismo de Kiev, para salvar su dignidad.

Después de todo, el sistema mundial capitalista imperialista continúa produciendo guerras y creando enormes peligros para toda la humanidad. El nacionalismo y la matanza étnica, el fanatismo religioso y las guerras sectarias continúan ocultando los intereses de los gobernantes locales y globales. En tiempos de crisis económica, aumenta el riesgo de que los conflictos locales se conviertan en grandes guerras.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 613 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter