Normalidad democrática a la española

En España se ha venido discutiendo en los últimos días la realidad de la democracia española, en un toma y dame constante los socios del gobierno español, PODEMOS y el PSOE, luego de la detención del rapero Pablo Hasél, pero esto viene a dar relevancia y al resurgir de una vieja discusión existente en las entrañas españolas sobre la realidad democrática y reaviva el enfrentamiento constante entre ambos modelos de país, uno muy conservador rayando en el totalitarismo y otro un poco más progresista, pero muy alejado de la izquierda.

Pero es que esta discusión que siempre ha estado latente desde el 78, y es que esa normalidad democrática de la que habla el PSOE y que apoyan los partidos conservadores y hasta la extrema derecha (VOX), es lo normal en España, es normal que se persiga y se encierre a un rapero por decir lo que dicen todos los medios, es normal que el dictador Francisco Franco tenga monumentos, es normal que el fascismo salga a las calles a defender a Hitler y a lanzar mensajes de odio y no pase nada, es normal que haya políticos catalanes presos por el derecho a decidir, es normal que en una protesta una mujer pierda un ojo por balas de la policía, es normal que en una protesta por violencia policial salgan dos heridos por munición de fuego real, eso es lo normal en España, es tan normal que fue la democracia que el dictador Franco dejó cuando murió.

La anomalía democrática española sería que se ilegalizaran los partidos y asociaciones neonazis, sería que se condenara a la dictadura franquista y se le retiraran todos los bienes robados durante la etapa más oscura de España, sería que el Partido Popular quien tiene distintos juicios como la GURTEL, PÚNICA o el caso Bárcenas que admiten que durante décadas se ha enriquecido de la corrupción fuese juzgado, que se prohíban las manifestaciones fascistas de quienes añoran las épocas franquistas o los del Tercer Reich, que se pudiese investigar a la corona española, eso sería una anomalía, eso en España sería un giro de 180º a una política de Estado que siempre ha estado pensada para beneficiar a los mismos de siempre.

Pero eso no sucederá, o por lo menos, no, en el mediano plazo, porque mientras en las calles españolas salen miles de personas a protestar por las faltas de libertades, por la falta de democracia, por la falta de humanidad, son miles los españoles que ya están cansados de tanta impunidad y tanta desidia, pero se vislumbran nuevas batallas, los resultados catalanes son una muestra de los escenarios que irrumpirán en los próximos meses y mientras eso sucede seguiremos levantando nuestras voces y apoyando a todo el pueblo español en la búsqueda de sus derechos, seremos las voces de los que piden una verdadera normalidad democrática.

¡LIBERTAD PARA PABLO HASÉL!

pepeselektor@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 378 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter