Creíamos haberlo visto todo

La trayectoria política del mundo para por lo menos poder ubicarnos en un espacio de tiempo nos podemos ir a la antigua Grecia, de donde podemos partir y entre una y otra situación podríamos decir que lo hemos visto todo, revolución, invasiones, esclavitud de pueblos, feudalismo, monarquías, autoritarismos imperiales, los mayores desmanes cometidos en contra de la humanidad, hoy en pleno siglo XXI, atravesando una pandemia desbastadora como la peste negra o la gripe española no salimos de nuestro asombro con las declaraciones de este personaje Rudy Giuliani, ex alcalde de New York, hoy abogado del presidente saliente de EE.UU Donald Trump, encabezó una rueda de prensa desde el Comité Nacional Republicano en Washington con el objetivo de intensificar la batalla legal y narrativa contra el supuesto "fraude electoral" que ha derivado en la derrota del candidato a la reelección frente a Joe Biden el pasado 3 de noviembre.

Giuliani y Sidney Powell, quien también forma parte del equipo de abogados de Trump, emitieron acusaciones descabelladas contra Venezuela, Cuba y China, sin pruebas de ningún tipo, de "conspirar" para arrebatarle la presidencia al magnate republicano. El momento: La puesta en escena de Giuliani estuvo marcada por frases extravagantes, actitudes de nerviosismo e inseguridad y gotas de tinte para el cabello derramándose en sus mejillas. Las acusaciones estrafalarias y tragicómicas ocuparon los 90 minutos de rueda de prensa, resaltando entre todas ellas las proferidas contra Hugo Chávez y Nicolás Maduro, señalados de participar en la supuesta "conspiración" a través de la empresa de software electoral Smarmatic. Uno de los países más poderosos del mundo, poseedor de la más alta tecnología y sale un personaje con la narrativa de Giuliani y Powell que todo fue un disparate dado que: decir que el líder venezolano y ex presidente Hugo Chávez falleció en 2013 junto a la empresa Smarmatic atacó el proceso electoral, de Trump y han intervenido en las exigencias políticas de la Casa Blanca. Para el periodista venezolano de tendencia opositora Eugenio Martínez, "en el caso concreto de Smartmatic, su participación en las elecciones de EE.UU. 2020 se limita al condado de Los Ángeles", fue allí "donde fabricaron las máquinas, integraron los sistemas, certificaron la solución y ofrecieron servicios de soporte al condado", agrega que "Smartmatic era propietario de los sistemas de votación Sequoia y los vendió en 2007.

Cuatro años después todos los activos de Sequoia, incluidos sus contratos en EE.UU. fueron adquiridos por Dominion Voting Systems de Canadá". Por ende, el vínculo que se intenta fabricar entre el Gobierno venezolano y la empresa fundada en EE.UU. en el año 2000 parte de premisas falsas. Pese a lo inverosímil de las acusaciones, el sociólogo e investigador del Instituto Samuel Robinson, Franco Vielma, advirtió lo siguiente: "Culpar a Maduro y a Chávez del supuesto fraude contra Trump parece el pináculo de la idiotez estadounidense. Pero es más complejo. En realidad, colocan a Venezuela como el enemigo visible en la peor crisis institucional en EE.UU. en los últimos años y eso reviste muchos peligros", señala Vielma. Y podíamos agregar es una forma de crear un falso positivo para poder continuar con los maquiavélicos ataques contra Venezuela. Además, el investigador resalta que "El retrato de Giuliani obcecado y perdiendo el tinte es idéntico al del propio poder estadounidense, diluyéndose, degradándose en una crisis irreparable y a simple vista". Esto es la parte tragicómica del show. Las falsas acusaciones contra Venezuela por parte del equipo de abogados de Trump se apoyan en los crecientes ataques multifactoriales que ha sufrido el país caribeño en los últimos años, llegando al extremo de ser un factor decisivo en el cuadro electoral del estado de Florida, donde Trump arrastró el voto de la diáspora venezolana. Las maniobras de desinformación y propaganda de guerra extendida en el tiempo por parte de los medios de EE.UU. contra Venezuela, ha generado una opinión pública cautiva a este tipo de narrativas descabelladas. El equipo de Trump apuesta por la carta "Venezuela", tan utilizada en otros escenarios, para enfatizar su ofensiva legal y comunicacional contra Biden, un intento dramático dirigido a obtener el mayor respaldo posible debido al consenso bipartidista que orientan los ataques a Venezuela. Esto evidencia los peligros que se ciernen sobre el país actualmente, pero también describe, a través de Giuliani, la decadencia definitiva del imperio de los EEUU.

El equipo de defensa del presidente estadounidense Donald Trump aseguró que con «dinero comunista», proveniente de Venezuela, Cuba y China, habría ayudado a crear un software que alteró los resultados de las elecciones del pasado 3 de noviembre en las que resultó ganador el demócrata Joe Biden, según proyecciones de medios. En esta nueva narrativa de los abogados de Trump -que busca alimentar la versión de fraude en los comicios pasados- figura hasta el expresidente venezolano Hugo Chávez, quien sería un protagonista relevante en la supuesta operación, a siete años de su muerte. Durante una conferencia de prensa en la que el equipo de defensa de Trump afirmó tener pruebas de un «patrón» de fraude durante la votación en varios estados del país, la abogada Sidney Powell aseguró que tienen conocimiento de «la influencia masiva del dinero comunista a través de Venezuela, Cuba y, probablemente China, y la interferencia» con los comicios estadounidenses.

"El software es un sistema perverso diseñado por instrucción de Hugo Chávez para asegurar que nunca más pudiera perder una elección, luego de haber perdido un referéndum. Tenemos un testigo que explica cómo se hizo y funciona", aseguró la abogada. De acuerdo con Powell, Chávez habría coordinado la creación de un sistema de votación de Dominion y un software de tecnología de Smartmatic para asegurarse de que «nunca perdería una elección». Esta tecnología habría sido usada durante el conteo de votos en las pasadas elecciones en EE.UU., según la defensa de Trump. Citando a un «sólido testigo», que supuestamente estuvo con el fallecido presidente venezolano cuando dio marcha a este software, la defensa de Trump sustentó su teoría sobre los resultados de los recientes comicios estadounidenses. «Tan pronto como vio que varios estados cerraban la votación en la noche de las elecciones [3 de noviembre], supo que estaba sucediendo lo mismo aquí [EE.UU.]», declaró la abogada. «El software en sí fue creado con tantas variables y tantas puertas traseras que se pueden conectar a Internet o memorias USB atascadas (…), pero una de sus características más rentables es su capacidad para cambiar los votos», agregó Powell. Según la explicación del equipo del mandatario estadounidense, se ejecutó un algoritmo en las máquinas de votación que permitió tomar «un cierto porcentaje de votos» de Trump para entregárselos a Biden. Por su parte, el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, apunto: «Hemos usado principalmente una máquina de votación venezolana, en esencia, para contar nuestros votos. Si permitimos que esto pase, nos convertiremos en Venezuela». Respuesta de Smartmatic. Tras la conferencia de prensa, Smartmatic publicó un comunicado de prensa, asegurando que «nunca» han sido propiedad, ni han estado financiados o respaldados por «ningún Gobierno». Sobre su supuesta relación con el sistema de votación de Dominion, Smartmatic recalcó que nunca le ha proporcionado «ningún software, hardware u otra tecnología», sino que se trata, en realidad, de dos empresas que compiten en el mercado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 831 veces.



Gilberto José Meza Díaz

Administrador y periodista.

 gilberto.diaz.meza@gmail.com

Visite el perfil de Gilberto José Meza Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: