Genocidio visceral

Llama muchísimo la atención lo dicho recientemente por el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve durante la quinta asamblea virtual de la Comisión Étnica para la Paz y Defensa de los Derechos Territoriales, allí el clérigo dijo que, desde el gobierno de Iván Duque, "existía una venganza genocida contra los procesos con las Farc y el Eln". Inmediatamente con gestos de altanería la vocería gubernamental salió a desautorizar lo dicho por el religioso que viéndolo de cerca no se escapa de la realidad.

Por otro lado, es innegable que Álvaro Uribe, el ‘amo y señor’ del partido de gobierno, quien llevó al poder a Duque, ha sido el principal enemigo del Acuerdo de Paz y que la posición del partido de gobierno ha sido la de negar todos los acuerdos.

Los colombianos no pueden quedarse callados ante las alarmantes estadísticas que a diario ocupan las principales páginas rojas del mundo entero. Es evidente que la ‘malcriadez’ del gobierno de turno contra el Proceso de Paz, alimenta a los responsables de esos viles asesinatos.

Estos hechos deben dejar de contabilizarse como una cifra más de la violencia, merece un trato aparte, cada crimen tiene una plan perfectamente orquestado y dirigido para evitar que el país neogranadino viva en paz, quítense las caretas los genocidas viscerales, esos mismos que tratan de desviar los posibles acuerdos a la Paz. Colombia está desangrada por tantas muertes y violencia desmedida, es hora de pasar a la historia como garante del acuerdo hacia una verdadera tranquilidad que tanto anhelan los colombianos y colombianas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 696 veces.



Carlos E. Zambrano J.


Visite el perfil de Carlos E. Zambrano J. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos E. Zambrano J.

Carlos E. Zambrano J.

Más artículos de este autor


Notas relacionadas