Bolivia y la DEA: ¿NarcoGolpe?

En el artículo "La nueva gran estrategia de Estados Unidos" del intelectual francés Thierry Meyssan plantea que luego de consumado, el falso positivo más grande de la historia actual, el 11 de septiembre de 2001; Donald Rumsfeld (quien para entonces fungía como secretario de Defensa ‎estadounidense) puso en funcionamiento una Oficina de Transformación de la Fuerza (Office of ‎Force Transformation) y puso al frente de ella al almirante Arthur Cebrowski.

Esa entidad asumió como su principal objetivo "adaptar las fuerzas armadas de Estados Unidos a su nueva ‎misión en tiempos de globalización financiera". Se trataba de cambiar la cultura militar ‎estadounidense, para emprender la destrucción de las estructuras de los Estados en los países de ‎las regiones no conectadas a la economía globalizada. ‎La primera parte de ese plan fue sembrar el caos en el «Medio Oriente ampliado» o «Gran ‎Medio Oriente». La segunda etapa debía ser hacer lo mismo en la «Cuenca del Caribe». ‎El plan preveía la destrucción de una veintena de países insulares o con costas en el Mar Caribe, ‎exceptuando sólo Colombia, México y, de ser posible, algunos territorios británicos, ‎estadounidenses, franceses y holandeses en esa región, nos dice Meyssan en su artículo. ‎

Según el francés, la estrategia que está siendo utilizada por el gobierno yanki, responde al llamado esquema Rumsfeld/Cebrowski; "que comenzó en el Medio Oriente, con las guerras en Afganistán, Irak, Líbano, Libia, Siria y Yemen; después tuvo un "giro hacia Asia", pero el desarrollo militar de China impidió aplicarla en el Extremo ‎Oriente; por lo que ahora Washington apunta a América Latina", donde ha arremetió inicialmente contra ‎Venezuela y Nicaragua, ha arreciado el bloqueo contra Cuba y que ahora se lanza ahora contra Bolivia.

"Esta dinámica encaja en una estrategia que ya no contempla echar mano de los ‎recursos naturales de todo el mundo, sino ‎que busca precisar a los operadores financieros que tendrán acceso a ellos y cuáles no", y allí juegan un papel determinante las oligarquías continentales, genuflexas a los imperativos del dictat estadounidense. El logro de este objetivo impone la necesidad de destruir previamente las ‎estructuras de los Estados en los países considerados "containers" de recursos, de manera que ‎no puedan oponerse a la voluntad de Washington.

Fue así, como Estados Unidos lanzó esta operación de mecha larga, teniendo en cuenta de la dinámica electoral en bolivia, en la que el anti-imperialista Evo Morales fue reelegido por el pueblo y acusado por los factores proimperialistas de amañar las elecciones, como paso previo a un golpe de estado que estaba siendo gestado desde las oficinas del Departamento de Estado, en washington.

Nunca resultará suficiente recordar que la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) ha devenido en el mayor cartel de drogas del planeta. En función de esa argumentación el periodista Gary Webb en su investigación denominada The Dark Alliance o La Alianza Oscura, devela como el Departamento de Estado Norteamericano con sus agencias como la CIA, el FBI y la DEA están ligadas intrínsecamente a este negocio junto a la Banca Internacional, como principal socio, para el blanqueo de los activos asociados este negocio. gracias a ello, en los últimos 45 años se han fundado 91 franquicias de la DEA en 70 países.

«Que alguien logre desafiar al Amo puede volverse un virus que disemine el contagio, tomando prestado el término usado por Kissinger cuando se preparaba para derrocar el gobierno de Allende» Dijo Noam Chomsky durante una conferencia sobre el Tratado de Libre Comercio, desarrollada en México. Además, dijo el lingüista estadounidense, que la política expansionista de su país opera bajo las normas de una mafia que protege su territorio

En esa misma conferencia Chomsky develó que «la ficción de la guerra contra las drogas» es una estrategia para crear a un nuevo enemigo para los intereses yankis; un enemigo necesario y distinto a la amenaza bolchevique que se ya se daba por superada. En ese sentido se hizo necesario «contar con un nuevo pretexto, y este llegó rápido: la amenaza de narcotraficantes de origen latino», esa nueva amenaza permitiría incrementar el control social a partir de la intervención policiaca tanto al interior de Estados Unidos, como en la política global.

Recordemos que En 2005, nuestro comandante heroico, Hugo Chávez, expulsó del país a la DEA, denunciando que "esa organización lejos de combatir el narcotráfico en venezuela, apoyaba la operaciones de producción, tráfico y lavado de dinero en nuestro país, que financiaba los planes electorales de la oligarquía venezolana y hacía inteligencia en Venezuela contra la nación", generando inestabilidad al gobierno revolucionario. Desde entonces Venezuela es el único país en el continente que ha promulgado una ley de intercepción, inutilización, inmovilización y disuasión de aeronaves usadas por el narcotráfico internacional.

Diez años después de la decisión del Comandante Chávez y ya en el gobierno del Presidente Nicolás Maduro, las fuerzas policiales han estado decomisando un promedio de 55,7 toneladas al año, lo cual significa un aumento del 60% de eficiencia en comparación con las operaciones de la DEA en Venezuela hasta el 2005, cuyo promedio no lograba alcanzar las 20 toneladas anuales, según distintas fuentes.

Con la coartada de que el narcotráfico pone en peligro su seguridad nacional, la planta insolente de Estados Unidos ha hollado Nuestramerica, con decenas de bases militares. Esa propagación del complejo industrial militar yanki en la región, vino acompañada con estrategias de proliferación de grupos paramilitares, operaciones de contra-insurgencia, golpes militares, magnicidios, pandillas criminales, narco-Estados y un enorme incremento en la producción y el comercio ilegal de drogas, como saldo de la fulana "guerra contra las drogas", además se ha traducido en inestabilidad política y en el incremento de la amenaza de golpes de estado contra los gobiernos democráticos y populares.

Evo contra la DEA .

Volviendo a Chomsky y a su conferencia en méxico, el politólogo sostuvo que «El entrenamiento de oficiales latinoamericanos se ha incrementado abruptamente en los últimos 10 años, mucho más allá de los niveles de la guerra fría. El pretexto es la guerra contra las drogas» y, como hemos venido sosteniendo, el fin es el control geopolítico del territorio Nuestroamericano usando todos los medios disponibles, incluso la corrupción de los cuerpos policiales y de las clases políticas del continente.

el 1 de noviembre de 2008 el presidente Evo morales suspendió las operaciones de la DEA en todo el territorio Boliviano, acusandola de haber organizado un golpe de estado fascista en septiembre de ese mismo año y de promover la delincuencia, el narcotráfico y la proliferación de elites corruptas y de mafias serviles a los intereses imperiales.

En ese sentido, la intervención de Evo en el 71º período de sesiones de la asamblea de la Organización de Naciones Unidas (ONU) giró en torno a denunciar a la DEA, demostrando que cuando este cartel operaba en territorio Boliviano, sólo incineraba el 50% de la droga que incautaba y que el otro 50% era usado para invertirlos en sus negocios. Dijo Evo que "si algún oficial de las instituciones uniformadas preguntaba sobre el porqué de ese 50%, la respuesta era que con esta plata pagamos el bono de los uniformados". En ese mismo discurso, y producto de diversas investigaciones, el líder Aimara acusó a la DEA, de ordenar a policías y militares, el asesinato de dirigentes populares.

"Por estas y muchas razones quiero decirles hermanas y hermanos, que el terrorismo y el narcotráfico son hermanas gemelas que sirven al imperio norteamericano para invadir y para controlar a los países del mundo" expresó, en esa oportunidad, el jefe de Estado Boliviano.

Todo eso nos podría dar pistas sobre los mecanismos que movieron el intento de Golpe de Estado, el 30 de septiembre de 2010, contra el entonces presidente de Ecuador, Rafael Correa. También nos puede explicar el protagonismo de la Policía Metropolitana en el intento de golpe del 11 de abril de 2002 contra hugo Chávez y el golpe contra Evo Morales que también arranca con la sublevación policial.

La Policía había sido la institución responsable de la lucha contra el narcotráfico en Bolivia desde que la DEA fuera expulsada de ese país en 2008. La llamada "Bolivianización de lucha contra las drogas" mostró un elocuente avance en la destrucción de MegaLaboratorios, en la captura de delincuentes vinculados al narcotráfico, al secuestro y a la producción de de pasta base de cocaína pura. Pero, este avance trajo consigo el descontento de los cuadros policiales que se habían estado beneficiando de la producción y el comercio de las drogas y que, al parecer, nunca abandonaron su compromiso con las redes conspirativas de la DEA.

En el proceso de "Bolivianización de lucha contra las drogas" fueron miles los efectivos judicializados por sus vínculos con el narcotráfico internacional; sobre todo en la ciudad de Santa Cruz en la que todos los funcionarios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) fueron suspendidos e investigados por estar involucrados en un "Pacto de Silencio" con el narcotraficante y prófugo de la justicia boliviana, Pedro Montenegro Paz, quien además fue condecorado públicamente por el comandante de esa unidad policial Santacruceña. No es casual que sea Santa Cruz la cuna de la desestabilización Boliviana.

La DEA con Janine.

Quienes han estado prestando atención a los patrones de actuación del gobierno yanki en nuestramerica, tienen en la intensificación de estrategias las mediáticas y de propaganda sucia contra Evo, y sus cuadros cercanos, suficiente evidencia sobre las operaciones de la inteligencia norteamericana y la DEA que generaron las condiciones de posibilidad para desestabilizar al gobierno boliviano y concretar el golpe de estado.

Desde 2015, la maquinaria propagandística yanki, mantuvo en alta la intensidad de la estrategia de socavar el Gobierno legítimo de Bolivia bajo el disfraz de la lucha antidroga y hoy en dia, luego del golpe criminal contra su mandato, sigue en operaciones esa jugada de ligar al gobierno de Evo con los carteles de la droga tal y como si se tratase del principio goebbeliano de la transposición que implica "Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan"

La operación montada contra Evo se ha conocido con el nombre de "Rey Desnudo" y el montaje fotográfico que muestra al Presidente electo por Bolivia sentado con los jefes de un cártel colombiano y con presencia del Chapo Guzmán, responde a esa estrategia de vincular al mandatario con el negocio del narcotráfico para imponer un gobierno favorable a los intereses del Cártel de Washington.

Un ex informante confidencial de la DEA, Carlos Toro, exagente de la DEA que estuvo infiltrado en el cártel narcotraficante de Medellín y participante del golpe de estado del 2008 contra Evo, confirmó las sospechas del presidente Indígena sobre la actividad subversiva de la DEA, en Bolivia. La confesión de Toro revela que el objetivo principal de la DEA implicaba demostrar la supuesta relación del entorno íntimo de Morales con el narcotráfico en Bolivia.

Por esos días, la senadora de Unidad Demócrata (UD) Carmen Eva Gonzales propuso el retorno a Bolivia de la DEA ante lo que considera una "invasión" del narcotráfico por el debilitamiento institucional de la Policía. Hizo esas declaraciones en momentos en que la Policía Boliviana enfrentaba un sacudón institucional debido a las sospechas de penetración del narcotráfico en ciertos niveles del aparato policial boliviano, asumiendo que los cuerpos policiales han estado involucrados en la producción y el tráfico de drogas y que el narcotráfico ha estado financiando políticos para desestabilizar y para generar las condiciones para el retorno de la DEA a la nación andina.

Para más señas del NarcoGolpeque que está sucediendo en Bolivia, tengamos en cuenta que la autoproclamada presidenta del Estado Plurinacional de Bolivia, Jeanine Áñez, está vinculada a una familia ligada al narcotráfico, específicamente al tráfico ilegal de cocaína en proporciones descomunales que se dedica al narcotráfico, lavado de dinero y presuntamente sicariato ya que está casada con el político colombiano Héctor Hernando Hincapie Carvajal, un cuadro de muy alto nivel en el Partido Conservador uribista, que ha sido ligado al cartel de Cali.

Por otro lado, es también público, notorio y mediático que Carlos Andrés Áñez y otro reconocido narcotraficante de nombre Fabio Andrade Lima Lobo, fueron detenidos en octubre de 2017 en la ciudad de Mato Grosso, en Brasil. En la operación, les fueron incautados casi 500 kilos de cocaína en estado puro, en una avioneta que pilotaron desde Bolivia. Resulta obvio que nadie logra traficar media tonelada de cocaína sin fuertes contactos políticos. Fabio Lobo es hijo de un ex miembro del Cartel de Cali. Pero, ¿quién es el narco Carlos Áñez?, el sujeto en cuestión es nada más, y nada menos, que el sobrino de Jeanine Áñez que, en aquel momento, ya era una poderosa senadora de la oposición boliviana. Por eso, la derecha golpista intenta ocultar el golpe de estado tratando de sostener en la presidencia a una política que tienen estrechos vínculos con el narcotráfico, la pregunta que se hacen los bolivianos y los sectores preocupados por la democracia Nuestramericana es ¿se viene un narcogobierno con el clan Áñez?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1081 veces.



Robert Galbán


Visite el perfil de Robert Galbán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Robert Galbán

Robert Galbán

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a284488.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO