Wikileaks revela informes falsos de la OPCW para culpar a Siria

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

Las revelaciones –estudiosamente ignoradas por los medios hegemónicos de prensa—iluminaron la enmarañada madeja tejida por los medios cómplices y la desvergonzada hipocresía de Occidente mezclando a la OPCW a Wikileaks y a la detención ilegal de Julian Assange.

Un informante de la Organización para la Prohibición del Armamento Químico, (OPCW sigla en inglés) entregó a Wikileaks documentación genuina …

https://wikileaks.org/opcws-douma/

relacionada con investigaciones en torno al bombardeo de Douma en Siria el año 2018.

Esta documentación confirmó lo que muchos habían estado escribiendo durante meses, es decir, que las investigaciones y conclusiones de la OPCW habían sido fabricadas con el propósito para coincidir con un resultado premeditado que fuera desfavorable para el Ejército Árabe Sirio y coincidir con los objetivos de la política exterior de Washington, Tel Aviv, Riyahd, París, Ankara, Doha y Londres.

Anteriormente, Estados Unidos había empleado la misma fórmula con el pretexto de la Responsabilidad de Proteger, RdeP y justificar así bombardear un país.

Un ataque químico achacado al Ejército Sirio parecía como el pretexto más directo para lanzar un RdeP y así alcanzar los objetivos deseados de su política exterior. Sin embargo, lo que ahora sabemos a partir de la documentación publicada por Wikileaks es que la organización internacional supuestamente encargada de asegurar la imparcialidad y la objetividad falsificó los procedimientos y los informes.

En palabras de José Bustani…

https://wikileaks.org/opcw-douma/document/OPCW-Analytical-Points-final/OPCW-Analytical-Points-final.pdf

primer director general de la OPCW y ex embajador de Brasil ante el Reino Unido y Francia: "La convincente evidencia de comportamiento irregular en las investigaciones de la OPCW sobre el supuesto ataque químico en Douma, confirma las dudas y las sospechas que yo ya tenía."

/"No podía creer lo que estaba leyendo en la prensa internacional. Incluso los informes oficiales sobre las investigaciones parecían incoherentes en el mejor de los casos."/

/"Con certeza ahora el cuadro está más claro aunque muy preocupante". "Siempre he tenido la esperanza que la OPCW sea un verdadero paradigma de multilateralismo. Mi esperanza es que las preocupaciones expresadas públicamente por el Panel en su declaración de conjunto consensuada, catalizará un proceso mediante el cual la organización podría ser resucitada para convertirse en el organismo independiente no discriminatorio que alguna vez fue."/

Se suponía que este organismo garantizaría la imparcialidad, pero se confabuló con el objeto de inculpar a Damasco en un crimen que no había cometido de tal modo que Occidente tuviera una excusa para realizar una campaña de bombardeos contra Siria.

Dentro de este perverso mecanismo, cualquier testimonio fuera de libreto de parte de los sirios en el terreno, periodistas extranjeros independientes o cualquier otra fuente no aprobada fueron sumariamente descartados por parte de la prensa europea y norteamericana como sesgado y no confiable.

Estas revelaciones de Wikileaks constituyen una rara oportunidad para mirar tras bastidores y comprender los mecanismos que conducen a millones de muertes en países que terminan destruidos y a generaciones que se pierden. Ya hemos visto en el pasado como potencias hegemónicas como Estados Unidos operan frabricando pretextos como "armas de destrucción masiva" intentando mantener de cualquier modo su posición dominante en una región estratégica como el Medio Oriente.

Podemos discernir en el ataque químico de Douna una operación de bandera falsa perpetrada por militantes de Al Kaida (caracterizados por Occidente como militantes moderados que luchan valientemente contra Assad). La OPCW se presenta como un árbitro imparcial y los medios hegemónicos de prensa amplifican las mentiras producidas por este organismo, supuestamente imparcial, con lo cual durante el proceso acondicionan la opinión pública para que esta acepte el uso de la fuerza para poner fin al sufrimiento en Siria, supuestamente perpetrado por las fuerzas de Assad.

La legitimidad otorgada a Al Kaida y sus afiliados permitió a los terroristas realizar ataques contra la población civil en Siria con armamento químico con el propósito de culpar a las fuerzas del gobierno y de paso justificar así el descarado apoyo internacional de parte de países similares a Estados Unidos el Reino Unido y Francia. Con el propósito de garantizar el éxito de esta conspiración, los fraudulentos informes de la OPCW tendrían que aportar la justificación humanitaria para la intervención internacional.

Toda esta cuestión resulta en extremo preocupante cuando tomamos en cuenta el tema de la ética periodística. Bien pudieron los periodistas haber cumplido adecuadamente con su trabajo y haber investigado el ataque químico de Douma recolectando testimonios entre los testigos civiles y haberlos filmado. En cambio, lo que hicieron fue cacarear la propaganda occidental amplificando la comprometida información de la OPCW.

Solo quedó Wikileaks para ejercer el verdadero periodismo publicando la verificada información del informante de la OPCW y de paso en el proceso destapar la olla de un enorme escándalo que socava la credibilidad de las proclamaciones a todo volumen de Occidente.

Esta es la razón por la que Julian Assange está privado de libertad mientras los presentadores de los medios hegemónicos de prensa ganan millones de dólares diseminando la oficialmente aprobada propaganda para el público. Con su trabajo Wikileaks disemina la verdad revelando cómo las potencias occidentales están dispuestas a hacer cualquier cosa a su alcance para iniciar nuevas guerras en pro de sus agendas imperialistas.

Vemos en esta denuncia de Wikileaks lo que ha conducido al actual orden mundial para que sea tan inestable y una fuente de tantas guerras y miseria. La maquinaria propagandística occidental consiguió comprometer a un organismo –en otras instancias respetable por su probidad—con el propósito de infligir el mayor daño posible a Siria.

Este escándalo es el último ejemplo de cómo los políticos occidentales, los medios hegemónicos de prensa y las organizaciones internacionales, no son otra cosa que herramientas imperialistas para lanzar ataques contra sus opositores geoestratégicos.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 497 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a284086.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO