Binóculo Nº 364

El enfermito Lenin y el bravo pueblo ecuatoriano

No tengo dudas de que el presidente de Ecuador debe su nombre a viejos padres militantes del Partido Comunista Ecuatoriano de los años 50 y 60. Entonces, todos los hijos de la izquierda militante latinoamericana, ponía estos nombres a sus descendientes. Y muy probablemente su odio al pueblo de ese país, sea el reflejo de un odio reprimido a sus propios padres por traumas sufridos en tiempos de la clandestinidad, cuando la izquierda en esta región fue duramente reprimida, perseguida y asesinada despiadadamente. Fue una dura formación y militancia de la época. Tengo amigos en Venezuela quienes me cuentan que eran duramente reprimidos por sus padres cuando eran niños, por el simple hecho de masticar chicle o tomar Coca-Cola, porque estaban comiendo cosas que eran del imperio. De hecho, conozco gente de esa generación que es profundamente reaccionaria, muchos de los cuales son los primeros enemigos de la izquierda. En realidad, uno de los más connotados, jefes de la oposición, Stalin González, a quién creen que debe ese nombre. No soy un sicólogo, pero no tengo dudas de que ese odio descargado por Lenin Moreno, es un odio a todo lo que fue su origen: y de paso alguna facturita pasada a Rafael Correa, a quien seguramente culpa de su invalidez, que no a un accidente de tránsito.

Con lo que no contaba este traidor de pacotilla es que durante los años de Correa al frente de esa nación, se desarrollaría un nivel de conciencia en el pueblo ecuatoriano sin precedentes en la historia de las batallas de los pueblos de este continente. Por supuesto los medios de comunicación mundiales, ya controlados en su totalidad por el poder, son incapaces de informar el devenir de la confrontación, pero por redes sociales estamos presenciando un nivel de conciencia, organización, formación, coherencia y solidaridad que ya hubiera querido tener la Comuna de París.

Hace veinte años le quisieron imponer a Venezuela un paquetazo similar. Pero entonces, la sola desesperación de este pueblo, que venía acumulando años de tragedia, generó un acto de rebeldía que fue sofocado a sangre y fuego por el gobierno de Carlos Andrés Pérez. El fracaso del conocido Caracazo se debió a que no había organización, ni vanguardia, ni objetivos claros. Ello sumado a la ausencia de una izquierda que pudiera asumir la conducción del levantamiento. No obstante, los acontecimientos fueron el detonante del 4 de Febrero de 1992 y de la aparición de un relámpago llamado Hugo Chávez.

Ahora, las masas ecuatorianas, estudiantes, campesinos, indígenas, sectores medios y marginados, han formado un sólido frente que ya llegó hasta el Palacio Carondelet, sede del gobierno y rodeó el edifico de la Asamblea Nacional, lo que obligó al enfermito a decretar un "Estado de excepción", porque no logró deshacer el arrollador avance de las fuerzas populares, que dio origen hace tres días al "Toque de queda" en Quito, que seguramente y de modo subrepticio se trasladará a otras ciudades, cuando habrán más allanamientos y asesinatos a mansalva. Aunque oficialmente se sabe de cinco muertos, las fuerzas populares contabilizan más del doble, cientos de heridos y destrucción sin ningún tipo de contemplación, lo que sin duda genera el terror. Podría decirse que en estos momentos casi todo el país se encuentra levantado contra Moreno, con un nivel de brutalidad en la represión policial que efectivamente siembra el terror, aunque si uno escucha las declaraciones de los dirigentes populares, hay una decisión tomada, como es la salida de Moreno. La persecución se trasladó a los principales dirigentes del correísmo, tales como Gabriela Rivadeneira, expresidenta de la Asamblea Nacional y Ricardo Patiño, ambos exiliados en la embajada de México. La represión ha sido de un talante indescriptible. Hay videos de francotiradores literalmente volándole la cabeza a manifestantes detrás de barricadas. Lo que significa que les disparan con armas de mira telescópica de alto calibre. Hay videos de policías reventando a patadas a manifestantes.

Entretanto los medios de comunicación han sido silenciados y solo responden a los intereses del gobierno y de la burguesía. De hecho, por la televisión se ve que unos pocos manifestantes están siendo "controlados" por fuerzas del gobierno. Y a nivel internacional, Moreno está recibiendo la solidaridad de sus acólitos de Argentina, Chile, Brasil, Colombia y otros sátrapas de la región. Y aunque los organismos internacionales no apoyan la sublevación popular, han sido tímidos al manifestar apoyo abierto a Moreno. Saben que en esta oportunidad la situación se complicaría aún más. El Parlamento no se ha podido reunir y la presidencia ha sido abandonada, porque Moreno va de un lado a otro. Esto se traduce en un país acéfalo. Ahora queda claro que en Ecuador hay dos fuerzas enfrentadas: las del gobierno, apoyado por la policía y quizás un sector de las fuerzas armadas; y las del pueblo, que ahora es una gran masa uniforme, organizada y con visión de poder.

Es decir, todo indica que difícilmente Moreno regrese al poder; y que, además, si las fuerzas populares establecen un acuerdo con otros sectores del país y regresan a la paz, deberá convocarse a elecciones de inmediato y se suspenderán todos los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) Sería la única forma de que Ecuador regrese a la normalidad.

Cabe aclarar que, como pancada de ahogado, tanto Moreno como Mike Pompeo, le endilgaron la culpa a Rafael Correa y a Nicolás Maduro, como una desesperada forma de esperar una intervención militar de Estados Unidos o de la Organización de las Naciones Unidas, mientras el propio Moreno, hipócritamente informa que está dispuesto a reunirse con los indígenas. No quiere aceptar que una sublevación de ese calibre, lo obliga a renunciar, a cambio de que no ocurra una guerra civil.

Todo indica que esta semana Moreno, quien fue seis años vicepresidente de Correa y no sabía que su país estaba en crisis, saldrá esta semana de la presidencia de Ecuador, o el país se conducirá inevitablemente a un baño de sangre de pronóstico reservados. Esta semana será Moreno para beneficio del imperio, o Correa por el bien de la nación. Amanecerá y veremos.

Caminito de hormigas…

Es increíble. Cómo es que una persona que estuvo presa recientemente en el CICPC por estafadora, ahora es un altísimo funcionario del Clap.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 662 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a283334.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO