Yo soy Assange

POR QUÉ TODO CIUDADANO DEBERÍA, SIN LUGAR A DUDAS, EXIGIR LA LIBERTAD INMEDIATA DE JULIAN ASSANGE.

JULIAN ASSANGE ES UN PERIODISTA DE INVESTIGACIÓN QUE DEFIENDE CON SU LABOR EL DERECHO DE TODO CIUDADANO A LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN.

La LIBERTAD DE INFORMACIÓN es un derecho humano fundamental, reconocido por la Resolución 59 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobada en 1946, así como por el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), que dispone que el derecho fundamental a la libertad de expresión incluye el derecho de "investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión". Junto a la libertad de información, el derecho a la privacidad de nuestras comunicaciones es también un derecho humano fundamental de toda democracia.

Uno de las mayores amenazas contra estos dos derechos humanos fundamentales lo constituye hoy el espionaje sistemático que ejerce Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos denominado Five Eyes (FVEY), que, operando con el sistema ECHELON, originalmente diseñado durante la Guerra Fría para espiar a los países pertenecientes al área de influencia de la vieja Unión Soviética, ha pasado a servir para espiar y controlar todas las comunicaciones públicas y privadas del mundo, incluido por supuesto las de Internet, organización de inteligencia supranacional que no responde a las leyes internacionales, ni a las de sus propios países. Este espionaje masivo a los ciudadanos y a los gobiernos de todos los países, ha sido denunciado en reiteradas oportunidades, entre otros, y de manera contundente, por Edward Snowden en 2013.

A lo largo de su labor periodística investigativa, y en defensa del derecho humano de todo ciudadano a la información, J. Assange, a través de Wikileaks, ha sacado a la luz pública una mínima parte de la información que sistemáticamente oculta Estados Unidos y sus países aliados, publicaciones que, entre otras, ponen en evidencia los delitos cometidos por los EE.UU., tales como el Ataque aéreo en Bagdad del 12 de julio de 2007, Diarios de la Guerra de Afganistán y los Registros de la Guerra de Iraq.

Paradójicamente, los Estados Unidos, el país que de forma sistemática y masiva espía y desinforma a todo el mundo en su afán ejercer un control cada vez más profundo sobre la vida y la opinión de los ciudadanos, violando para ello impunemente sus más básicos derechos, acusa ahora a J. Assange de "espionaje" por las filtraciones que Wikileaks ha publicado, para lo cual ha dispuesto todo un gran equipo de trabajo dedicado a difamarlo, perseguirlo internacionalmente y frenar sus publicaciones, usando para ello toda su capacidad de presión diplomática. Como resultado, tras años de acoso y persecución, están a punto de lograr su extradición a Estados Unidos, donde enfrentaría un juicio desigual por espionaje que, con toda probabilidad, puede terminar en su condena a la pena de muerte, tal como lo han solicitado distintos personeros vinculados al gobierno de los Estados Unidos, incluido el actual presidente Donald Trump en 2010.

Frente a este omnímodo poder supranacional, la labor de J. Assange constituye una de las pocas formas de defensa de nuestros derechos ciudadanos.

Es nuestra obligación de conciencia defenderlo de forma positiva para exigir, como ciudadanos, su inmediata libertad, antes de que se concrete su extradición a los Estados Unidos.

Lo mínimo que podemos hacer es escribir un correo personal, con el texto abajo sugerido, o uno similar, a la Oficina del Alto Comisionado de las ONU, indicado como Asunto: Libertad para Julian Assange.

Utiliza también las redes de información a tu alcance para pedir a todos tus amigos, en tu país y el extranjero, que difundan esta solicitud.

Modelo de correo. (Opcional)

(Dirección:) urgent-action@ohchr.org

(Asunto:) Libertad para Julian Assange.

(Texto:)

Sra. Michelle Bachelet
Alta Comisionada para los Derechos Humanos
Office of the United Nations High Commissioner for Human Rights (OHCHR)

La LIBERTAD de INFORMACIÓN es parte integral del derecho humano fundamental a la libertad de expresión, reconocido por la Resolución 59 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobada en 1946, así como por el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), que dispone que el derecho fundamental a la libertad de expresión incluye el derecho de "investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".


JULIAN ASSANGE ES UN PERIODISTA QUE DEFIENDE MI DERECHO CIUDADANO A LA INFORMACIÓN, Y COMO TAL EXIJO LA INTERVENCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS EN FAVOR DE SU LIBERTAD INMEDIATA.

Atentamente.

Nombre o firma del remitente: ………………
Ciudad y país: ………….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 373 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a279702.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO