¿Cual es la motivación de Trump para reconocer a Guaidó?

Lamentablemente, no siempre cuando votamos conseguimos lo que queremos. Donald Trump ha decidido reconocer al auto proclamado líder de un país en particular a pesar que ese país ya había elegido un líder, lo cual se ve como el tipo de interferencia que Trump aseguró estar en contra. Pero, por el lado positivo, esto es menos malo que las habituales invasiones sumadas al escenario de construcción de país que hemos visto en el pasado y que Trump prometió detener.

El país en cuestión es Venezuela. El Sr. Trump oficialmente reconoció al líder de oposición Juan Guaidó como el nuevo presidente interino de la nación en vez del elegido Nicolás Maduro. Las motivaciones detrás de esta medida evidentemente consciente a menudo son lo que radica en el subconsciente que nosotros mismos ni siquiera notamos lo cual es en realidad el factor motivador clave en nuestras decisiones. Existe un lado muy emocional e ideológico hacia Venezuela que podría estar influyendo en las decisiones de Trump.

Después de Israel y Palestina, Venezuela es uno de los países más emocionalmente divisores en el mundo para los occidentales. La gente en realidad proyecta enérgicamente sus propios valores, creencias y su identidad personal hacia ciertas situaciones políticas en ciertos países.

Cuando se trata de Israel, los liberales occidentales simpatizan con la causa palestina, pueblo que ha sido "colonizado" por gente "blanca" y está siendo sistemáticamente oprimido. Para ellos, esta situación confirma la cultura víctima que ellos tanto aprecian.

En el lado opuesto, los republicanos se identifican con los israelíes como un oasis de occidentalidad en medio de un desierto de paganos. Los republicanos ven a los israelíes como un tipo de vaqueros que están domando al Medio Oriente Salvaje.

Esta capacidad para identificarse o proyectar la identidad de uno sobre la cuestión israelí-palestina es lo que hace que la gente discuta con fiereza en las redes sociales sobre un problema sobre el cual no saben nada, no habiendo estado nunca en Israel, hablar el idioma local y solo siendo informado a través de "objetivos" medios de prensa corporativa.

Israel es una narrativa nacional que le habla a muchos pero por razones bastante diferentes.

Venezuela no es tan "influyente" como Israel en cuando a provocar emociones en línea de parte de occidentales ingenuos, pero podría estar en un estrecho segundo lugar. Los elementos visuales cuasi comunistas y la actitud de lucha de la era Chávez/Maduro resultan repulsivas para los republicanos fanatizados y contrapuestos a los liberales tipo ficción histórica Starbuck con sus franelas con la imagen del Che Guevara y que ostentan toneladas de simpatía por las "pobres víctimas de la colonización que con justicia luchan contra la "opresión".

Por ejemplo, el influyente y respetado conservador estrella de los medios de prensa, Alex Jones, califica a Venezuela de "comunista y socialista" y aproximadamente culpa al país por sus actuales luchas a su falta de occidentalidad. Venezuela no actúa como "nosotros" de manera que son malos y pobres debido a eso.

Y, por supuesto la otra parte es el movimiento reformista norteamericano de los Young Turks que culpa insistentemente al imperialismo por todos los problemas de Venezuela, alegando que todos los fracasos del socialismo en Venezuela se deben a la injerencia de Estados Unidos. Podemos observar la dicotomía en acción cuando se trata de Caracas. Pero hay algo que los medios principales de prensa y video seguidores no comprenden.

Sistémicamente, Venezuela no difiere mucho de la mayoría de los demás países del mundo, incluyendo los occidentales.

A pesar de toda esta cháchara de comunismo y uso de boinas rojas, la única cosa que es soviéticamente cierta acerca de la constitución de la nación es el derecho al trabajo y a la vivienda lo cual también se destacaba en la constitución de la URSS del año 1936. No obstante, en el mismo documento "comunista" venezolano, cuando se refiere acerca de los derechos de los trabajadores vemos lo siguiente:

"Artículo 89.4: Cualquier medida o acto de parte de un empleador que viole esta

Constitución es nulo y sin validez y por lo tanto queda sin efecto."

Bien, la palabra "empleador" significa empleador en el sentido capitalista de la palabra. De hecho en ninguna parte vemos nada acerca de "la toma de los medios de producción" o darle derechos a "la clase obrera" como lo vemos en la constitución de la Unión Soviética.

Además, si Ud. siquiera se molestara en consultar los mapas de Google verá que existen negocios capitalistas occidentales en todo el país, incluyendo a la cadena McDonald’s.

Ud. puede empaquetar un producto de la manera que quiera pero eso no cambia la calidad del producto y todo ese "socialismo" que divide al pensamiento occidental sobre Venezuela es apenas decoración de vitrinas. ¡Atención expertos occidentales, periodistas y blogueros! ¡Venezuela NO ES COMUNISTA!

Esa nación cuenta con una constitución liberal que descansa en los derechos del individuo en la tradición occidental. Lo que en realidad contiene es un poco de propaganda sobre la "liberación de los trabajadores" y unos pocos proyectos del gobierno rociados encima de este pastel sólidamente liberal. La actual constitución venezolana fue redactada durante el tiempo mismo de Chávez y aun así es fundamentalmente occidental. De hecho, en toda la Unión Europea vemos constituciones liberales con decoración socialista. En cuanto a eso, Venezuela no es única.

La razón principal para esta disonancia tiene que ver con el hecho que lo que resulta atractivo para el pueblo venezolano no es muy atractivo para Washington. América Latina tiene muchas quejas contra Estados Unidos por sus brutalidades y cambios de régimen durante la Guerra Fría. "La lucha contra el gran opresor y "tener un país para el pueblo" son consignas que congregan a la gente común. Esta estrategia de mercadeo funcionó de manera fantástica para Chávez y le brindó la popularidad de un semidios. Sin embargo, este tipo de estandarte rojo de mercadeo cuasi marxista no le gustó al presidente Trump.

Se trata exactamente del tipo de publicidad que hace que el actual presidente de Estados Unidos la desprecie.

La publicidad interna de Venezuela podría ser disculpada si no fuera una nación tan pedante que en realidad lucha por llevar adelante una política independiente. Esto yace en abierta contradicción con lo que algunos ven como la política de Trump titulada "Fortaleza EE.UU" de tratar de fomentar la influencia y los intereses norteamericanos de vuelta en el Hemisferio Occidental, mientras que al mismo tiempo lo domina completa e incuestionablemente.

De tal modo, la motivación detrás del reconocimiento de Guaidó de parte de Trump se reduce a tres puntos:

1.- Trump considera que la "narrativa y mercadeo" de Chávez-Madura repugnante.

2.-Venezuela es demasiado arrogante e independiente en su política.

3.- Los dirigentes como Maduro constituyen una barrera para la construcción de la "Fortaleza EE.UU.

Traducción desde el inglés por

Strategic Culture Foundation Sergio R. Anacona

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 693 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a275686.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO