Cuando ex espías se convierten en "expertos" de la tv

Esta era una vez en Estados Unidos, en que existía la percepción generalizada que organizaciones como el Buró Federal de Investigaciones, (FBI sigla en inglés) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA sigla en inglés) las dos eran apolíticas y moralistas existiendo solo para calmada y profesionalmente promover la prevención y la seguridad de la nación.

Los directores de ambas organizaciones a menudo jubilaban sin ninguna fanfarria y escribían sus memorias, pero aparte de eso, no se entrometían en la política y mantenían un perfil bajo. Existía la más amplia percepción en la CIA que los ex funcionarios debían retirarse con justicia a una cabaña en las Montañas Blue Ridge donde pudieran criar perros de caza Labrador o cultivar orquídeas.

Pero, la relativa respetabilidad de las agencias nacionales de seguridad norteamericanas se ha desvanecido en gran medida con posterioridad a los atentados terroristas del 11 de Septiembre (9/11) Se supo que tanto la CIA como el FBI habían cometido fatales errores en sus investigaciones y que los dirigentes de ambas organizaciones se habían dedicado a complacer a sus amos políticos. La aparición del director de la CIA, George Tenet en la Organización de Naciones Unidas, ONU apoyando las mentiras formuladas por el Secretario de Estado, Colin Powell fue uno de los aspectos más bajos, pero luego vinieron muchos otros.

La elección presidencial del año 2016 extrajo lo peor de la dirigencia de la CIA con su director John Brennan alineándose detrás de Hillary Clinton junto al ex director Interino, Michael Morell y al ex director Michael Hayden. Morell incluso alegó que Trump era un agente ruso. En realidad hubo sorprendentemente poca especulación respecto de los posibles papeles de algunos altos funcionarios de inteligencia, más notoriamente de parte del director de la CIA John Brennan y del director de la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA sigla en inglés) James Clapper, ambos en el ejercicio de sus funciones durante la campaña electoral. En el mes de septiembre del 2016 se informó que ambas personas se involucraron en la búsqueda de informaciones sobre Page como también se ha sugerido que Brennan buscó y consiguió inteligencia cruda de parte de los servicios de inteligencia británicos, polacos, holandeses y estonianos lo cual habría motivado a James Comey del FBI a investigar a los asociados de Trump. Brennan y Clapper extrayendo informes de inteligencia y conexiones, pudieron haber contribuido para que el FBI fabricara un caso contra Trump.

Actualmente, los altos funcionarios que fueron tan hostiles hacia Donald Trump se han negado a pasar tranquilamente a un retiro por lo general generosamente recompensado. Desde hace tiempo Morell ha sido un "experto" colaborador pagado para la agencia de noticias CBS, Hayden se desempeña del mismo modo en la agencia CNN y actualmente se les ha unido John Brennan en la NBC como "alto analista de seguridad nacional e inteligencia"- es leal al dúo Obama-Clinton y se puede confiar en que se opondrá a las políticas y acciones asumidas por el gobierno de Trump. Ciertamente que no se trata de algo malo, pero lo estará haciendo estrictamente desde una perspectiva partidaria. Y el peligro radica en que su etiqueta de ex DCI le brindará cierta credibilidad que, dependiendo de lo que se trate podría no tenerla merecida o justificada. De seguro los intereses de la CIA estarán protegidos pero serán secundarios en el comentario de un partidista que quiere desquitarse como John Brennan que está dispuesto a reencauchar su propia y lamentable reputación. En televisión se le ve permanentemente de mal humor, siempre está enojado.

Brennan se ha comportado tal como se esperaba de él en su nuevo papel. En su primera aparición en el programa Meet the Press domingos atrás, dijo que el expediente de Steele "no jugaba ningún papel en absoluto en las evaluaciones de la comunidad de inteligencia, documento que se le presentó al presidente Obama"…. lo cual es mentira. Él denuncia la publicación del "memorándum de Nunes" por parte del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja porque era "excepcionalmente partidario", lo cual es verdad y porque denuncia secretos, lo cual no es así.

Brennan también es un dirigente del movimiento Culpen a Rusia. Aseguró sin aportar ninguna evidencia que Rusia de "manera desvergonzada interfirió" en las elecciones del año 2016 y podemos contar con que seguirá siendo una voz aún más anti rusa en los grandes medios de comunicación.

Brennan, quien fue repudiado por muchos en las filas de la CIA durante su paso como director, no cuenta con una reputación de sinceridad. Mintió acerca de cómo la agencia bajo su dirección trató de espiar y desbaratar la investigación del Senado sobre las torturas de la CIA. Brennan también fue el principal impulsor de la "lista mortal" de ciudadanos norteamericanos seleccionados para ser asesinados. Las preocupaciones en torno a que Brennan representará el punto de vista de la Agencia en el programa NBC News son en gran medida irrelevantes ya que la red noticiosa debió haber tomado en cuenta su credibilidad y su criterio antes de contratarlo.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org

Traducido desde el inglés por Sergio R. Anacona



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1042 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a259759.htmlCd0NV CAC = Y co = US