Alianza emergente: Rusia, Irán y Azerbaiyán

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

La visita del presidente de Rusia, Vladimir Putin a Irán fue cubierta por la prensa internacional como la noticia más destacada. El día 1º del corriente, el presidente estuvo en Teherán, Irán con el objeto de asistir a la cumbre tripartita de Rusia, Irán y Azerbaiyán. El evento se realizó con el fondo de las sanciones adicionales impuestas contra Rusia e Irán el día 31 de octubre pasado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Resulta natural que los países sancionados tiendan a unirse. El Líder Supremo iraní, Ayatola Alí Jamenei dijo al presidente Vladimir Putin que Teherán y Moscú deben acelerar la cooperación para aislar a Estados Unidos y contribuir a estabilizar el Medio Oriente.

Al finalizar la cumbre los presidentes de Rusia, Irán y Azerbaiyán firmaron la Declaración de Teherán. Los líderes anunciaron planes conjuntos para ampliar la cooperación en los sectores petrolíferos y gasíferos como también en los planes para el intercambio eléctrico y en la formación de un mercado común. Se considera el empleo de sus monedas corrientes nacionales para realizar las transacciones comerciales en vez del dólar norteamericano.

El plan contempla la participación de inversionistas rusos y sectores privados involucrados en proyectos iraníes de infraestructura, incluyendo proyectos industriales, energéticos y de redes ferroviarias. Rusia ostenta la mayor reserva de gas natural del mundo.

Irán, por su parte, posee la segunda mayor reserva de gas natural del mundo. Las dos naciones juntas cuentan con el 50 por ciento de las reservas de hidrocarburos del mundo. Al unirse ambos países podrían influir de manera significativa en el mercado internacional.

La Declaración de Teherán contempla el propósito de desarrollar una cooperación tripartita que incluya el lanzamiento del largamente esperado Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC sigla en inglés) que consistirá en una carretera de 7200 kilómetros de largo, una vía férrea y una ruta marítima para conectar el Océano Índico con el Golfo Pérsico y con el Mar Caspio vía Irán para luego ser conectada con el norte de Europa vía Rusia. El proyecto incluye a otros diez países en conexión con Azerbaiyán y Armenia en el Cáucaso y luego desplazándose hacia el norte y al oeste hacia Turquía, Bielorrusia, Siria y Bulgaria para luego ir hacia Omán en el Medio Oriente, como también hacia el norte y el este para alcanzar Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán.

Irán también tiene planeado construir un ferrocarril hacia el Mediterráneo a través de Irak y Siria. Rusia podría participar en la implementación del proyecto.

Un acuerdo temporal acerca del establecimiento de una zona de libre comercio entre la Unión Económica Euroasiática (EEU sigla en inglés) e Irán se espera será firmado a finales de este año.

El borrador de un acuerdo entre Irán y la EEU fue firmado en Yereván, Armenia el día 5 de Julio luego de más de un año de negociaciones para recaudar tarifas especiales de exportación sobre 350 productos industriales iraníes a cambio de 180 mercancías diversas de la EEU. Las negociaciones sobre un acuerdo de libre comercio dejan en claro que las naciones no seguirán a Estados Unidos si este se retira del acuerdo nuclear con Irán. Con el interés económico global de Irán y el compromiso internacional sobre el acuerdo, Teherán se ve dispuesto a proseguir con su reinserción a la economía global.

Irán se ha unido con Rusia para asumir el control del proceso de paz en Siria convirtiéndose así en factor del proceso de paz de Astana. Los suministros de armamento ruso, incluyendo el sistema misilístico S-300 entregado el año pasado, contribuyen a que Teherán mantenga su capacidad defensiva especialmente en vista de una potencial agresión norteamericana.

Azerbaiyán es un actor regional sumamente importante – se trata de un estado secular que impide la expansión del extremismo religioso.

Baku se beneficiaría grandemente al unirse a la zona de libre comercio entre Teherán y la EEU.

La lógica y los beneficios económicos de un área de libre comercio resultan obvios. Esto unificaría a economías altamente compatibles y consolidaría los vínculos económicos y comerciales en Asia Central y en Eurasia del Sur. Esto también le permitiría a Azerbaiyán reanudar sus vínculos comerciales con Armenia que es miembro de la EEU facilitando la solución del actualmente congelado conflicto Nagorno-Karabaj. El formato Moscú-Teherán-Baku podría ser mucho más eficiente que la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, OSCE para encontrar una solución pacífica al problema.

La construcción de una vía ferroviaria Irán-Rusia a través de Azerbaiyán fue uno de los temas de la agenda. Azerbaiyán está ya listo para destinar 500 millones de euros para modernizar su sección del corredor ferroviario.

El presidente Putin señaló que Rusia está lista para suministrar gas natural a la parte norte de Irán por la vía de Azerbaiyán. Según el presidente, Moscú y Baku no deberían competir cuando se trata de proyectos energéticos. Esto es un asunto de extrema importancia para Baku considerando los impedimentos creados contra el esfuerzo por llevar gas azerbaiyani hacia Europa.

Este verano, un grupo de influyentes organizaciones no gubernamentales, ongs, entre ellas Greenpeace, Bankwatch Network, Friends of the Earth (Amigos de la Tierra) y Climate Action Network Europe le plantearon a la Comisión Europea que retirara su apoyo al Gasoducto Trans-Adriático (TAP sigla en inglés) de 878 kilómetros de longitud con origen en Azerbaiyán. El pretexto empleado es un posible daño al clima y una creciente dependencia energética de regímenes políticos opresivos (refiriéndose a Azerbaiyán).

Azerbaiyán tiene buenas razones para desconfiar de Occidente como aliado. Rutinariamente, Baku es criticado por Occidente por ser una "dictadura". Las ongs en Azerbaiyán a menudo y de manera abierta apoyan a dirigentes políticos de oposición anti gubernamental lo cual seguramente hace pensar al gobierno de Azerbaiyán si no será blanco de una revolución de colores patrocinada por Estados Unidos.

La pujante cooperación entre las tres potencias es solo una de las tendencias que están conformando el paisaje regional. Existe también una alianza emergente que incluye a Turquía, Irán y Catar, todos ellos en estrecha colaboración con Moscú.

El proceso de reconciliación entre Rusia e Irán y Azerbaiyán seguirá adelante.

La próxima reunión trilateral se celebrará en Moscú el año 2018. Si los planes acordados en la cumbre de Teherán se concretan, el paisaje del Medio Oriente y el Sur de Asia cambiará con muchos países de las regiones unidos por sus intereses económicos. La influencia de Estados Unidos se verá grandemente disminuida. La iniciativa de China Una Franja, Una Vía y el vínculo energético de Rusia-Azerbaiyán-Irán crearán las condiciones para un mundo multipolar.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 248 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /internacionales/a255208.htmlCd0NV CAC = Y co = US