Inundaciones, huaicos, calentamiento global y megaminería

Las inundaciones y huaicos que están afectando a varias regiones del Perú se deben al fenómeno cíclico El Niño, es cierto. Pero a medida que vaya aumentando el calentamiento global en el planeta Tierra a consecuencia del aumento de la contaminación atmosférica con gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, ozono, clorofluorocarbonos), el cambio climático, los fenómenos El Niño, huracanes, tifones, ciclones, sequías, etc. serán cada vez más intensos y frecuentes en las regiones en las que ocurren y a nivel mundial; incluso, pueden ocurrir algunos de estos fenómenos en lugares del planeta en donde nunca antes se presentaron (de hecho, esto ya viene sucediendo). El 18 de enero, la NASA, la Organización Mundial de Meteorología (OMM) y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) informaron que el 2016 fue el año más caluroso desde que comenzaron los registros en 1880 y el tercer año consecutivo en que la Tierra batió el récord de aumento de la temperatura, situándose 1.1 grados centígrados más alta que la registrada en la era preindustrial y 0.07°C mayor que la del 2015. Nótese que con un incremento de tan sólo 1.1°C de la temperatura planetaria promedio desde 1880, los fenómenos climatológicos como El Niño, huracanes, nevadas, sequías y otros se han ido tornando más violentos y prolongados, ocasionando desastres, muertes, damnificados y refugiados climáticos. ¿Y qué pasaría si la temperatura global aumenta 1.5°C o 2°C?; peores inundaciones y huaicos e incluso huracanes podrían ocurrir en donde no los hubo.

Por otra parte, en el Perú las cabeceras de cuenca de los ríos que desembocan en el Pacífico, en el Marañón y en otras vertientes están siendo destruidas con los enormes tajos, socavones, carreteras, caminos de acarreo, canchas de relaves, pozas de lixiviación, hangares, etc. de las grandes operaciones mineras, principalmente, que remueven cientos de miles de toneladas de rocas diariamente y destruyen la cobertura vegetal de los cerros de las cordilleras de la Sierra. Por eso, al quedar descompactados los suelos y sin vegetación los cerros, cuando caen intensos aguaceros los ríos y quebradas arrastran rocas, piedras, arena y gran cantidad de tierra removida, que llegan en forma de huaycos a los valles y ciudades de la propia Sierra o de la Costa. En consecuencia, las empresas mineras y los Gobiernos extractivistas tienen mucha culpa y responsabilidad en las desgracias que están ocurriendo. Este aspecto de los desastres aparentemente "naturales" que están ocurriendo en el Perú no está siendo abordado, no sólo por los gobernantes actuales y sus funcionarios, sino incluso por los ecologistas o ambientalistas, incluyendo a los congresistas de esta orientación.

Es hora de crear conciencia de la necesidad de proteger las cabeceras de cuenca, los cauces y zonas ribereñas de ríos y quebradas, y de exigir al régimen de turno no más concesiones mineras en cabeceras de cuenca y ecosistemas frágiles, así como el desarrollo de proyectos de recuperación y manejo de cuencas, respeto a la zonificación ecológica-económica y a los planes de ordenamiento territorial, entre otros. Trabajemos en la perspectiva de la sustitución del modelo de desarrollo extractivista minero-exportador por un modelo de desarrollo sostenible o sustentable.

Wilder A. Sánchez Sánchez

Celendín – Perú.

willy.ss.2013@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 573 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /internacionales/a242899.htmlCd0NV CAC = , co = US