El tiempo dirá

En su estrategia envolvente para revertir el avance del proceso de integración, el gobierno de Obama continúa moviendo sus piezas para devolverle a la OEA el protagonismo en el tratamiento de las controversias entre países de América Latina y El Caribe. Busca evitar la consolidación de la CELAC y la UNASUR como los espacios naturales para procesar las diferencias y asuntos relacionados con la seguridad y la paz regional. Eso explica por qué Santos, su aliado predilecto, inicialmente desechó la sugerencia de Venezuela de aceptar la mediación de la UNASUR y en su lugar propuso, sin éxito, que fuese la OEA el escenario para ventilar el impase fronterizo colombo-venezolano. De ahí que la cumbre presidencial realizada en Quito bajo los auspicios de los presidentes pro-témpore de la CELAC Y UNASUR, Rafael Correa y Tabaré Vásquez, fortalece el proyecto integracionista frente a las jugadas desintegradoras del imperio.

Con el retorno de la diplomacia y el diálogo bilateral se disipa un escenario de conflicto y vuelve la esperanza de encontrar un entendimiento intergubernamental, que apunte a la solución estructural del magno problema del contrabando y la criminalidad que afecta las condiciones de vida y de trabajo de ambos pueblos.

Los puntos acordados en Quito insinúan una ruta para que el diálogo aterrice en el diseño de políticas públicas comunes y en la aplicación de medidas concertadas eficaces, que ataquen el meollo del asunto. En particular, se aprobó la "realización de una investigación de la situación de la frontera". Si esta se hace con rigurosidad y de manera conjunta, permitirá disponer de una visión compartida de las verdaderas condiciones sociales, económicas, de criminalidad, ambientales y culturales que allí existen. Esta sería la base para sustentar las decisiones de corto, mediano y largo plazo que hay que tomar, contando siempre con la participación de los actores locales.

Más allá de los desajustes ocasionados por el cierre temporal de la frontera, esta medida colocó el problema del contrabando y la criminalidad en las dimensiones que realmente tiene. Solo el tiempo dirá si el esfuerzo valió la pena y si hubo voluntad política de ambos gobierno para tomar las decisiones estructurales, urgentes e indispensables.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1563 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a214625.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO