Juan Manuel y Álvaro Uribe: ¿Quién es el santo? ¿Quién es el diablo?

En la última década, la oligarquía colombiana ha jugado con dos actores vitales: Álvaro Uribe y Juan Manuel, uno de ellos con apellido de santo, y el otro, Álvaro Uribe, con actitud de diablo, la cual se alterna situacionalmente con el Santo; por ejemplo, cuando gobernaba Álvaro Uribe, frente al conflicto guerrillero, en algunos eventos el diablo era Santos y el santo era Álvaro Uribe, así ocurrió con el bombardeo de la frontera de Ecuador dirigido por Juan Manuel Santos, entonces flamante Ministro de la Defensa, donde murió el Comandante Raúl Reyes, miembro del Secretariado de la FARC-EP.

Ahora bien, las “diferencias” entre dos personajes pueden existir al lo interno de la política colombiana, a veces real y otras veces artificial, pero frente a su dueño imperial, nuestro enemigo principal, los Estados Unidos y el gran capital trasnacional, ellos están unidos; por las buenas, o por las malas; ahora bien, eso queda evidenciado frente al cierre de la frontera y el estado de excepción; es así como, estos dos personajes, con estilos diferentes se muestran unidos frente a las acciones de defensa de nuestra soberanía nacional, instrumentadas por el Presidente Maduro, soberanía seriamente amenazada por el bachaqueo de alimentos, contrabando de extracción e importación del paramilitarismo.

En esta oportunidad, como en otras, Álvaro Uribe hace el trabajo sucio, vinculando públicamente a los representantes de la oligarquía venezolana y militantes de la MUD, tales como María Corina, Leopoldo y otros; por su parte, Juan Manuel, haciendo uso de sus muy buenas condiciones de actor, apela al sentimentalismo burdo, asume el papel de “estadista”, pero ambos enfrentan la posición de la revolución bolivariana en el caso de la frontera. Así que, ni Álvaro Uribe está loco, ni Juan Manuel está mal informado como lo ha repetido el Presidente Maduro, ellos están jugando muy bien su papel en el marco de la lucha de clases.

Por otra parte, debemos suponer que el resto de la frontera también será cerrada progresivamente, así como, la investigación y castigo a los funcionarios civiles y militares venezolanos al más alto nivel implicados en el bachaqueo y contrabando de extracción, sin cuya colaboración no es posible que se muevan tan grandes volúmenes de alimentos y gasolina hacia Colombia.

Así mismo, complementariamente a estas medidas excepcionales se deben corregir los errores en la política cambiaria, fiscal y monetaria, lo que ha sido el caldo de cultivo para la guerra económica, así como, enfrentar decididamente la corrupción y la burocracia gubernamental.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1651 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: