Intentos de Re-unidad marcha patriótica Quindio Vs los pastores de la discordia

A finales de octubre de 2013 vino la señora Nidia Quintero responsable nacional de finanzas, a verificar los supuestos robos que le adjudicaban a la compañera Rosario Guevara y a tratar de solucionar los inconvenientes, como novedad no se encontró irregularidades las mismas que el señor Jonathan Peña y compañía habían murmurado, se trazaron metas y proyectos a futuro para la consecución de finanzas incluso casi terminamos agarrados a puños y patadas al estilo de las pandillas centroamericanas, pues el compañero Orlando Osman entro en una acalorada discusión con el compañero Juan Carlos Rincón pues Osman aseguraba que Rincón había robado plata de finanzas, por su parte Rincón se defendió y aseguro que el no había robado nada y que se había ganado unos dineros en varias rifas, ambos sujetos difamándose entre si casi llegan a los golpes y por ende toco sujetarlos para evitar se agredieran físicamente, allí quedo demostrado que nadie quería trabajar con nadie, y en vez de haberse solucionado todo y haberse hecho "borrón y cuenta nueva" la campaña reciproca de rumores se hizo mas fuerte.

Por esos días vino a la asamblea departamental del Quindio la compañera Piedad Córdoba y a través del movimiento blanco por la paz presento la candidatura al senado de su hijo y afianzo la candidatura a la camara de representantes del arquitecto Rene Florez quien en las elecciones regionales y locales de 2011 lidero el voto en blanco en el Quindio y en 2013 inicio su campaña al parlamento por el movimiento blanco por la paz, allí en dicho espacio tras haber intervenido diferentes organizaciones y expresiones, intervino el señor Javier Soto miembro de la Marcha Patriótica Quindio, exmilitante del M-19 y ex-convicto quien purgo una pena de cárcel entre 2008 y 2011 por abuso de menores en la Cárcel San Bernardo de Armenia, quien a sabiendas que ese no era un espacio ni el tiempo para resolver problemas estructurales; arremetió contra Arias aplaudido y azuzado por los señores Jonathan Peña, Orlando Osman y Raul Robles Idrobo, esto pareciera hubiese sido organizado previamente pues algunos Zambranistas estaban reunidos cuchucheando previamente al evento en la cafetería Luma pan una de las tantas "oficinas" del movimiento, ello genero que miembros del Arianismo presentes al mejor estilo de verduleras de plaza de mercado casi entran en un prolongado intercambio de arengas e insultos por los pasillos de la asamblea departamental lugar donde se llevo a cabo el evento no se sabia cual de las dos facciones tenían el nivel de bajeza, suciedad y repugnancia mas alto si la facción liderada por el "iluminado" Cesar Arias o por la del "puritano" Didier Zambrano, por este hecho iniciado por el señor Soto los ataques rumorologicos pasaron a tonos cada vez mas personales.

Por parte de la secta Arianista se decía que Didier Zambrano era un mantenido, que engañaba a las masas, que robaba y timaba a los campesinos, del lado de la secta Zambranista salían a su voz rumores contra Cesar Arias que supuestamente no dejaba avanzar, que robaba a los destechados y desplazados exigiéndoles dineros a cambio de formularios, que era autoritario, que ponía a la gente a dedo; pero cabe resaltar que este ultimo comportamiento lo hicieron ambas sectas por lo cual ninguna tenia derecho ni autoridad moral de decir algo, ambos lideres generaron vicios de descomposición estructural tales como el favoritismo de acuerdo a las "lealtades y subordinaciones", se generaron elitismos donde solo unos pocos lideres en especial los del Arianismo siguieron empeñados en fijar posiciones ya que tenían todo a sus expensas para alimentar las arcas de sus proyectos mientras otros tenían que "trabajar con las uñas", se ahondo en malas estrategias, se dieron orientaciones de masas incorrectas basadas en las antipatías, entre otras cosas que no se corrigieron por no tomar medidas efectivas tolerando así a quienes no se debían tolerar y por ellos se alimento el aparatismo de organizaciones que no existieron firmemente lo cual fue contraproducente porque en aras de mostrar un trabajo se alimento en el fondo a la división pues la bajeza de la forma como la gente se atacó acá, ni en programas difamatorios de la televisión como sweet o el lavadero, ni en señoras chismosas de barrio se ve, ese nivel de difamación dejo la legitimidad y el carácter político de los compañeros en entredicho, pues pasaron de ser unos lideres sociales de alta calidad mora, humana e ideológica a ser pastores del chisme, de la difamación, de los señalamientos y la discordia estructural, dice un dicho "divide y reinaras" y así ha sido siempre en la izquierda colombiana.

Pese a que las difamaciones y la rumorologia había hecho estragos, se intento en lo que restaba de 2013 y gran parte del 2014 reestructurar el proceso con la gente nueva que llegaba a sumarse al mismo, se trabajó con ahínco en limar asperezas y también por recuperar el tejido social putrefacto intentando unir las sectas osea los combos de chismosos y difamadores, haciendo una especie de "borrón y cuenta nueva", se lograron acercamientos se reiniciaron planes de trabajo pero todo se rompía por que Cesar Alonso Arias Barbosa y Didier Alfonso Zambrano Castillo, los pastores de las sectas y los principales culpables de la división del proceso, se negaron a dejar su pelea personal, siguieron regándose cizaña a diestra y siniestra en cuanta oportunidad tenían y volviendo a romper los lazos tenuemente reconstruidos, a ciencia cierta la infantil pelea entre estos dos sujetos cuyas razones reales se desconocen, pero sin duda distan de lo político y tienen que ver con cosas del fuero privado, intimo y sentimental de cada uno de estos señores.

CONTINUARA...

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1519 veces.



Manuel Andrés Ibarra Gutierrez


Visite el perfil de Manuel Andrés Ibarra Gutierrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: