Nuevamente, la sangre de Abel

Nadie se lo pregunta en Venezuela, sino que rechazamos el hecho de que aún el gobierno que preside Juan Manuel Santos, no nos ha entregado al asesino material de la joven María Herrera y del Diputado Robert Serra.

Mientras tanto, todos nos preguntamos a quién protege el gobierno colombiano, porque está claro que la muerte de estos compatriotas en el 2014, fue por encargo y forma parte de una conspiración que involucra a Álvaro Uribe Vélez, junto con otros paramilitares, fascistas, ex presidentes de derecha, bajo la línea insurreccional que coordina el gobierno que preside Barak Obama.

Pero, curiosa y cínicamente, ha salido la hermosa Canciller colombiana, en defensa del ex-presidente Pastrana, toda vez que este señor, vino a Venezuela a acusarnos de desaparacidos, de violación de DDHH, como parte de su aporte a la conspiración contra los venezolanos, olvidando que él es el responsable directo de matanzas colectivas en Colombia, asentamientos y zonas protegidas de los paramilitares, desnacionalización de recursos naturales de los colombianos, desplazados colombianos que hoy viven en Venezuela, políticos y dirigentes sociales y campesinos asesinados y amparo de narcotraficantes durante su gobierno.

Todo este teatro de la señora Cancillera, ha sido bajo la anuencia del hermano presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

Y es por acciones como éstas, que nos llevan a prender las alarmas, porque mientras el Comandante Hugo Chávez le ha entregado su mano amiga a Juan Manuel Santos y el Presidente obrero, Nicolás Maduro, ha profundizado esta disposición hacia Colombia, en la mediación por la paz duradera, la reconciliación entre los colombianos y los buenos oficios sin intromisión, para la desmovilización de las FARC-EP y el ELN, pareciera cobrar fuerza la tesis de que a Juan Manuel Santos le interesa mucho la paz con estos grupos guerrilleros revolucionarios, para que una vez desmovilizados, las Fuerzas Armadas de Colombia puedan centrar toda su atención, en una guerra contra Venezuela y el gobierno bolivariano, socialista y chavista, para restaurar el gobierno y vicios de IV República, con todas las bases de EEUU asentadas en suelo Colombiano, sin respeto de su soberanía, pero dispuestas estratégicamente, como epicentro en Colombia, para agredir también, a Ecuador, Bolivia, Uruguay, Argentina y todos los países emancipados de este nuevo mundo multicéntrico y pluripolar.

Mientras tanto, desde Venezuela, seguimos apostando por la paz, aunque suponemos que el Presidente de Colombia sabrá que somos sus hermanos y amamos a los neogranadinos, pero que la expresión del Comandante Chávez "Hoy, tenemos Patria. Que nadie se equivoque", no es una mera fraseología, sino que la llevamos en el alma, para vivirla y actuar en consecuencia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 926 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a202435.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO