Relaciones Cuba-Estados Unidos: ¿Traición a Nuestra Revolución?

Si, tal y como lo anunciara Aporrea en su nota sobre el tema del día 17 de diciembre de 2014 (http://aporrea.org/internacionales/n262405.html), el canal secreto entre La Habana y Washington llevaba ya más de 18 meses en curso, entonces el pueblo revolucionario venezolano debería indignarse ante lo que constituye un abominable triunfo del Realpolitik sobre los lazos fraternales que, en teoría y según nuestra dirigencia, hemos ido entretejiendo con nuestros hermanos Caribeños: el gobierno cubano, consciente de la convalecencia y muy probablemente futura desaparición física del Comandante Chávez, habría decidido comenzar a restablecer relaciones con los Estados Unidos de América durante el periodo de tratamiento del Comandante en la isla caribeña.

Saquemos cuentas: más de 18 meses en platicas implicaría que dichas platicas comenzaron alrededor de Marzo o Abril del año pasado (ósea, durante el periodo de la muerte del Comandante Chávez y los disturbios de la derecha ante la derrota electoral de abril del 2013). Pero cambios de este tipo no se dan de la noche a la mañana: una dirigencia tan experimentada en las vicisitudes de la conducción de un estado como la cubana no ni decide cambiar de rumbo ni comenzar pláticas con su enemigo acérrimo de un día para el otro. Si las platicas comenzaron en marzo o abril del 2013, entonces la decisión de comenzar a tantear el terreno para las mismas debería anteceder las platicas por al menos un par de meses.

En otras palabras: La decisión de los cubanos es contemporánea a la convalecencia del Comandante Chávez en la tierra de Martí. Mientras el Comandante combatía una batalla a muerte, la dirigencia del partido comunista cubano ponía en curso una estrategia que eventualmente buscaba restablecer relaciones con sus mas acérrimos enemigos, con aquellos cuyas políticas injerencistas en contra de la isla fueran denunciadas repetidas veces por el mismo Comandante que convalecía rodeado de planes que descontaban su presencia en el futuro de la región; en otras palabras: mientras el Comandante agonizaba en Cuba, el gobierno cubano se preparaba para restablecer relaciones con los Estados Unidos de América.

El fin del bloqueo contra Cuba será sin duda alguna una victoria, pero de quien será dicha victoria esta aun por aclararse. El pueblo cubano ha sobrevivido con dignidad y pasión por más de 50 años su separación de mercados que son esenciales para su desarrollo—mercados sin los cuales su economía, más que enfocarse en el desarrollo, luchaba por la supervivencia propia. El periodo especial de los 90 constituyo un ejemplo claro de las intenciones originales detrás del bloqueo, léase atosigar toda una nación con el fin de generar una desmoralización en masa. El pueblo venezolano adopto un rol esencial en el apoyo del pueblo cubano desde fines de los 90 gracias a las políticas de trueque de préstamos, subsidios, y trueque de materia prima por servicios. Que la dirigencia del estado cubano comenzase a discutir los términos de su propio bienestar bajo la sombra menguante de la desaparición física de quien promoviera la causa cubana a través de Latinoamérica no es algo que celebrar.

Pero quizá no fueron 18 meses, quizá fueron menos, quizá las charlas comenzaron después del luto. Sin embargo, el que el estado cubano se vea airoso de restablecer relaciones con un enemigo a quien su aliado más cercano actualmente ve con mas recelo que nunca deja mucho que pensar acerca de la verdadera naturaleza de nuestras relaciones con quienes se suponen son nuestros más cercanos hermanos en un combate que se supone debería ser guiado por la consigna "unidad, batalla, lucha y victoria."

La verdadera preocupación, sin embargo, va más allá del aspecto emocional y ético: el que el gobierno cubano buscase restablecer relaciones económicas y diplomáticas con los Estados Unidos debe ser visto como una advertencia. Si nuestros aliados más cercanos decidieron tratar de acercarse a quienes nuestra dirigencia denuncia como nuestro enemigo más acérrimo justo en el momento en que nuestra revolución experimento un cambio de liderazgo entonces es porque saben algo que dictamina que sus intereses sean salvaguardados a través de un acercamiento a quien tiene el mayor poder sobre esos mismos intereses. Si los canales suenan es porque piedras traen.

Por el Socialismo!

pedroespina57@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3247 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /internacionales/a200003.htmlCd0NV CAC = , co = US