La cumbre Maduro-Santos

La Cumbre Presidencial realizada en Cartagena giró alrededor de un acuerdo binacional para enfrentar el contrabando, aunque también abordó otros temas de importancia estratégica para el país. Santos propuso retomar la resolución 399 de la CAN, objetada por el Presidente Chávez (1999), sobre el transporte de carga por carretera. También sugirió aplicar el pago en moneda local en el comercio bilateral, con retorno del excedente en una “moneda convertible”.

Antes de darle luz verde a las empresas transportistas colombianas para que exploten el jugoso negocio del transporte de carga internacional, sería prudente evaluar el impacto que esta medida tendrá en el desplazamiento de los transportistas venezolanos, no solo de la ruta internacional, sino también, del transporte de cabotaje, generando con ello desempleo en Venezuela, además del impacto que tendría en el uso de las carreteras, en la pérdida de soberanía en áreas estratégicas como la economía y la seguridad nacional. Sin embargo, el pago en moneda local es un mecanismo que contribuye a lograr independencia del dólar pero, esta iniciativa no tendría viabilidad ni pertinencia, mientras Venezuela no tenga un tipo de cambio único y las casas de cambio colombianas fronterizas, a la libre fijen el dólar paralelo y la relación peso/bolívar basada en la demanda de la economía del contrabando, con la anuencia implícita del gobierno colombiano y el uso para esos fines de la plataforma del sistema financiero de ambos países.

Santos solicitó también que PDVSA retome el suministro de gasolina a los Departamentos fronterizos colombianos a “precios competitivos” o preferenciales, por debajo del precio de mercado (1.19 $/l o 60 Bs/l a SICAD II), para “competir” con la oferta de los contrabandistas. Los resultados de un convenio similar suscrito por los Presidente Chávez y Uribe (2009) fueron desastrosos. El contrabando se incrementó en lugar de reducirse y el combustible enviado por PDVSA a ECOPETROL (100.000 b/d) se desvió hacia otros destinos. Fue peor el remedio que la enfermedad. Solo con el esfuerzo de ambos Estados, aplicando inteligencia, controles efectivos y reduciendo la brecha entre el precio local y el internacional, será posible abatir este flagelo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2213 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a192935.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO