Nuestra indiferencia frente al problema palestino

Nuestra indiferencia en cuanto al Genocidio que mantiene permanentemente el estado israelí contra el pueblo Palestino es de agarrar palco. En todas partes del mundo incluyendo la gente de a pie del pueblo israelí y el pueblo norteamericano hemos rechazado siempre estos ataques sistemáticos contra este pueblo noble y que ha cobrado tantas vidas inocentes y que los mantiene en una situación económica y social inenarrables.

A pesar del unánime rechazo que se mantiene a través de los diferentes medios de comunicación masivos a nivel mundial, twiter, Facebook y otras alternativas comunicacionales cibernéticas, sumados al rechazo de la mayoría de los gobiernos e instituciones internacionales y diferentes ONG, todo esto se convierte en la práctica en un canto colectivo a la nada, en un arado permanente en la mar, es un inmenso y colectivo esfuerzo virtual deseando que esta barbarie acabe.

Pero todos sabemos que deseos no preñan, la solución del problema palestino se encuentra en situación parecida a la solución de los problemas que genera el sistema capitalista mundial a los pueblos menos desarrollados; todos los gobiernos pro-socialistas que han existido en la historia y los que hoy existen así como todos los dirigentes e intelectuales de izquierda del mundo saben que la fórmula para acabar con la enfermedad es desmontar el sistema, educando al trabajador en el buen manejo de los medios de producción y entregárselos para que se desarrollen en base a sus propias realidades sociales y a la vez dejar de seguir consumiendo lo que producen los mercados capitalistas así como dejar de seguir pactando con estos bajo condiciones desiguales que siempre paga el de abajo. Pasa con nosotros mismos que sabemos que no hay ningún gobierno verdaderamente socialista, que solo es un decálogo de buenas intenciones socialistas pero en la práctica solo ha consolidado el sistema capitalista mundial al pactar con sus más conspicuos representantes mundiales y a sus acólitos nacionales, y sin embargo no somos capaces de unirnos en un solo frente nacional y junto con el pueblo desmontar esta hipocresía política antes que lo agarre de nuevo la derecha o un partido militar.

Todos sabemos el poder capitalista a nivel mundial de los judíos burgueses y de sus aliados Estadounidenses, señores, señoras, las bombas que lanza Israel sobre los niños y niñas palestinas son fabricadas con el capital que acumulan las empresas trasnacionales que se hacen cada vez más ricas con lo que nosotros le compramos, con las cosas, en su mayoría no esenciales que nosotros por nuestra tras-culturización consumimos de manera desaforada. De nada vale lamentar las muertes de estos niños y niñas a través de cualquier medio si esto en la praxis no les hace ningún daño a las bestias. Solo identificando las empresas y los productos que distribuyen y boicoteando a nivel mundial a estas empresas, es que se puede comenzar a hacer algo práctico al respecto en cuanto atañe a nosotros los de a pie, porque los gobiernos si realmente se sienten comprometidos con la causa palestina deberían unir sus ejércitos para invadir a Israel con un batallón mundial por la paz que salvaguarde los derechos de los pueblos árabes y judíos de la zona y establezca un estado laico que respete los derechos de todos.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1574 veces.




Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Alvarez Casañas

Jorge Alvarez Casañas

Más artículos de este autor