Ojalá todas las negociaciones fuesen de paz

“Sin rencores ni arrogancia”, fueron las palabras con que describió el jefe máximo de las FARC-EP; Rodrigo Londoño Echeverri, “Timochenko”, a los tanteos del proceso de negociación que se llevan a cabo con el gobierno colombiano ¿Qué estará pensando el consenso de Washington sobre este asunto, los siempre enemigos de la integración y la paz en NuestrAmérica? ¿Cómo pretenderán justificar la invasión, la ocupación de territorio estratégico con sus demoníacas bases militares? En un caso de cese al fuego definitivo, del enfrentamiento que ya tiene medio siglo costando la vida de miles de colombianos y colombianas ¿qué carta, qué medio utilizarán para crear la desestabilización en esa parte neurálgica de nuestro continente?

Recientemente, el patriarca del paramilitarismo suramericano, el narcotraficante N° 82, Álvaro Uribe, comentó que las negociaciones con las FARC-EP son “una bofetada a la democracia…” lo cierto es que parecen más una bofetada al parapeto de gestión que realizó cuando detentaba el poder, en donde el terrorismo de estado se convirtió en el día a día; se intentaba transformar a Colombia en la Israel de Suramérica. ¿Será que anda asustado? Tiene meses diciendo y diciendo sin medir palabra. Quien sabe cuánta información está por salir, para que al fin el mundo pueda contemplar cómo paga por tantos crímenes cometidos en contra de campesinos y campesinas de nuestro hermano país.

Otro asunto interesante en estas negociaciones de paz es la participación de Noruega y Cuba como espacios neutrales para llevar a cabo estos eventos. A nosotros nos interesa mucho que un país revolucionario esté de por medio, y es que es inevitable preguntarnos ¿qué cara estará poniendo el imperio norteamericano? Cuba es un escenario de neutralidad, se identifica como un estandarte de la democracia y sobre todo de transparencia, avalado ya por Latinoamérica unida. Muy diferente a la cara que la política norteamericana muestra; por eso se encarga día a día de ensuciar con la mayor de las agendas de presión y descrédito que se ha podido hacer con país alguno en la historia.

En estos tiempos de cambio, ojalá todas las negociaciones fuesen de paz. Una gran mayoría apuesta por la armonía y la integración en medio de la diversidad de los pueblos. Ojalá logremos, de una vez por todas, alzar un gran bloque en contra de esa lógica de la guerra y la confrontación, representada por la garra imperialista.

miguel.contacto@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1182 veces.



Miguel Antonio Guevara


Visite el perfil de Miguel Antonio Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Antonio Guevara

Miguel Antonio Guevara

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a149884.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO