Sindéresis

La aviesa confesión de Uribe

Su carácter fascista jamás se ha puesto en duda, ni siquiera por él mismo quien reiteradamente hace galas espectaculares de sus profusas actividades narcoterroristas.

Sus odios contra Venezuela y la revolución, los pone de manifiesto con frecuencia tan inusitada  que peca   también con frecuencia, en una especie de  fijación antivenezolanista  que descompone al extremo su estado emocional.  Las actividades solidarias del presidente Chávez le irritan desmesuradamente, y todo país que ose a su entender, fraternizar relaciones con Venezuela, quedan rezagados  por su calamitosa mentalidad a los contornos que niegan la tolerancia y el acercamiento.

Eso ya lo había demostrado con algunos signos de hipocresía, cuando aun era presidente del más  afectuoso vecino país.  También en las diferentes cumbres internacionales donde se topara con representantes venezolanos, el cínico pequeño presidente de Colombia, alguna trastada ponía en la mesa de las discusiones con en el vano empeño de ridiculizar a Venezuela.  

Sus arranques han llegado a tales atrevimientos que  ha promovido estelares reuniones en Bogotá, Miami y Europa con lo más rancio de la derecha fascictoide de Venezuela, en aras de diseñar políticas anti venezolanas y  una forma procaz de entrometerse en la problemática político electoral de este país con el padrinazgo cómplice de algún liderazgo decadente venezolano.   

Ahora, esta semana nomas,  suspiran sus dentelladas, toman aliento sus fértiles malintesiones, se empodera la crápula que le testifica sus acciones y el fermento de una vida negada por una existencia abominable,  vomita la intención mas infame que latinoamericano alguno haya osado  proferir.  Y “que no tuvo tiempo para invadir a Venezuela, que era lo que se pretendía”, expresó el execrable personaje, sin un dejo de vergüenza .

No solamente desnudó sus auténticas intenciones  sino que bajo el telón que deja para la conciencia del mundo, la manera como Uribe, el imperialismo y la oligarquía venezolana e internacional, han estado siempre conspirando contra Venezuela y su gobierno revolucionario. Ya la historia tiene el sitio sombrío  que Uribe en su azaroso andar político ha escogido a sus memorias. La  oposición venezolana parece, a juzgar por sus actitudes arrimadas al comportamiento uribista, seguir ese mismo camino tenebroso. 

n_lacruz@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1659 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: