Aprender la lección

El 21 de diciembre de 1907, cientos de trabajadores de las minas del salitre en el puerto de Iquique, en Chile, se declararon en huelga. Era la poderosa producción salitrera en las regiones de Antofagasta y Tarapacá, controladas por trasnacionales inglesas.  La huelga fue declarada por las míseras condiciones de trabajo. El  general Roberto Silva Renard, fue enviado a reprimir, convocó a los trabajadores para la escuela Santa María. Una vez que los mineros estuvieron allí con sus familias, fue rodeada por los soldados, desatando una de las masacres más terribles que conozca la humanidad. Se calcula que asesinaron entre 3.000 y 3.600 hombres, mujeres y niños, incluyendo trabajadores bolivianos y peruanos.

El 31 de marzo de 1937, a las 8:45 de la mañana, aviones de la Aviación Legionaria italiana, desataron sobre la ciudad de Durango, en España, un bombardeo en plena Guerra Civil Española, en apoyo a las tropas de Francisco Franco. Nunca se supo el número exactos de muertos, pero se estima en 336, la mayoría mujeres y niños.

26 días después, los alemanes, a  petición de Franco, realizaron un “bombardeo alfombra” que destruyó la ciudad de Guernica, matando 300 personas, hecho que fue inmortalizado por el genial artista Pablo Picasso y que se convirtió en uno de los iconos más sobresalientes de la pintura del siglo XX y del antibelicismo.

En 1942, dos guerrilleros checos, dieron muerte al SS Reinhard Heydrich, “protector” de Bohemia y Moravia. El 10 de junio, los alemanes rodearon el poblado de Lídice, pues los guerrilleros eran oriundos de allí. La población fue sacada de sus casas, separando a todos los hombres mayores de 15 años y llevándolos a un granero. Al día siguiente fueron todos fusilados. Hitler ordenó que se borrara la historia de Lídice y sus habitantes. 340 personas fueron brutalmente asesinadas.  Dos semanas después, el pequeño poblado de Ležáky, sufrió las mismas consecuencias: hombres asesinados, mujeres enviadas a los campos de concentración y niños enviados a las cámaras de gas.

El 10 de junio de 1944, paralelo a la Batalla de Normandía en la Segunda Guerra Mundial, tropas alemanas concentraron 642 personas en la iglesia de la pequeña localidad de Oradour-sur-Glane en Francia, el total de los habitantes presentes. Fueron ametrallados y quemados allí mismo. 190 hombres, 245 mujeres y 207 niños.

El 16 de marzo de 1968, tropas de Estados Unidos al mando del segundo teniente William Laws Calley, fue asignada a la zona My Lai en busca de vietcong en plena Guerra de VietnamCalley y sus hombres violaron a las mujeres y las niñas, mataron el ganado y prendieron fuego a las casas hasta dejar el poblado arrasado por completo. Para terminar, reunieron a los supervivientes en una acequia. Los pilotos y artilleros de helicópteros que sobrevolaban, vieron cómo Calley disparó su arma contra ellos y ordenó a sus hombres que hicieran lo mismo hasta matar a todos los habitantes, ancianos, mujeres y niños.  Las investigaciones contabilizaron 504 muertos. El ejército de Estados Unidos, dijo que habían matado 90 vietcong. Quien fuera 20 años después Secretario de Estado, Colin Powell,  estuvo involucrado. Todo se justificó hasta que el diario  Cleveland Plain Dealer publicó las fotos denunciando la masacre.  El teniente Cally fue juzgado y condenado por los hechos a tres años bajo arresto domiciliario e indultado luego por el presidente Richard Nixon.

“El Estadio Chile se iba llenando rápidamente con prisioneros políticos. Primero 2.000, luego serían más de 5.000. Trabajadores heridos, ensangrentados, descalzos, con su ropa hecha jirones, bestialmente golpeados y humillados. El golpe fascista tuvo allí, como en todas partes, una bestialidad jamás vista. Las voces de los oficiales azuzando a los soldados a golpear, a patear, a humillar esta "escoria humana", a la "cloaca marxista", como lo espetan…  Allí arriba un oficial le cortaba la oreja con un corvo a un estudiante peruano, acusándolo por su piel morena de ser cubano. Un niño de 14 años enloquecía y el soldado le descargaba su arma. De pronto un soldado tropieza en las graderías con el pie de un obrero viejo y "El Príncipe", que así se hacía llamar el oficial a cargo, desde lo alto de los reflectores que nos enceguecían le ordena que lo golpee y el soldado toma el fusil por su cañón y quiebra su culata en la cabeza del trabajador que se desangra hasta morir”.  Es una de las tantas narraciones de algunos sobrevivientes del feroz golpe de Estado contra Salvador Allende en 1973. Se calcula que asesinaron 30 mil personas.

El 24 de marzo de 1976, una Junta de Comandantes, autodenominada “órgano supremo de la Nación”, integrada por el general Jorge Rafael Videla, el almirante Emilio Eduardo Massera y el brigadier general Orlando Ramón Agosti, se asume como jefe suprema de Argentina, nombrando presidente a Jorge Rafael Videla. “En ejercicio del poder constituyente” la junta estableció un Estatuto al que deberían someterse todas las otras leyes incluida la Constitución. Llegó a establecer incluso la pena de muerte. La represión fue brutal, algunos historiadores aseguran que la más terrible de todas. La muerte llegó hasta jóvenes liceístas que aún no salían del bachillerato. Su centro de operaciones fue la tenebrosa Escuela Mecánica de la Aviación (ESMA) hoy convertida en museo. Se estima que la dictadura asesinó entre 30 y 35 mil personas.

El 14 de septiembre de 1982, tropas sionistas al mando del Ministro de DefensaAriel Sharon, ocupan el oeste de Beirut.  El 15 de septiembre, las tropas Israelíes habían rodeado el campamento de refugiados de Sabra y Chatila. Sharon se reunió con milicia cristiano-falangista libanesa y los incitó a que atacaran los campamentos de refugiados.  150 falangistas, armados con pistolas, cuchillos y hachas entraron a las 6:00 de la tarde y generaron una masacre  de palestinos, la inmensa mayoría ancianos, mujeres y niños,  que se prolongó durante más de 30 horas. También cometieron violacionestorturas y mutilaciones.  La Cruz Roja asegura que asesinaron al menos a 2.400 personas.

Aún no sabemos de qué calibre fueron los desmanes hechos por los marines en Irak y Afganistán. Contabilizar masacres ocurridas a lo largo de la historia, es una tarea larga y compleja. Aunque las variables para que ocurrieran, fueron distintas, la esencia siempre fue la misma: reacomodo del capital, defensa de los intereses de la burguesía, impedir las reivindicaciones del pueblo, abolir la justicia social, acabar con los derechos de los más pobres, la imposición del poder a sangre y fuego. ¿Quién representa eso para este país? Por ello, y a pesar de nuestras fallas, retroceder sería el peor de los errores.

Caminito de hormigas…

La oposición no da pie con bola. Los factores de la MUD están arrechísimos pues acusan a Leopoldo López y Armando Briquet de secuestrar al candidato. Es las regiones, la batalla es a muerte…   Cada vez se escucha con más insistencia la necesidad del cambio de candidato. El miquilenismo presiona para que se tome una decisión con urgencia. La reunión de Colombia tuvo que ver con eso…   Los servicios de inteligencia procesan información sobre el movimiento de algunos dirigentes en algunos estados del país. Se están planteando hechos de violencia para crear zozobra…   Los factores de Carabobo acaban de darse cuenta que Salas los volvió a envolver a todos en torno a sus intereses. “Caímos como pendejos Rafael. ¿Qué quieres que te diga? El viejo Salas volvió a joder a este montón de pajuos”, comentó la fuente…    Sectores del chavismo insisten en negociar con la derecha, como decían los viejos de antes ”porsi for tin calaberin coquin”. Mosca y se encuentran una culebra.

rafaelolmos101@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1434 veces.



Rafael Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: