La economía del tumulto neoliberal y el fracaso laboral

La geopolítica de la economía es analizada en este momento en función de lo que viene pasando en contextos sociales donde la regla ha sido vincular el capitalismo y la democracia, que da lugar a una supuesta estabilidad. Sin embargo, esta relación simplista no basta para darle sentido a la verdadera democracia, tomando en cuenta que el capitalismo neoliberal contradice todo principio igualitario, como lo demuestran los amplios márgenes de exclusión y la colosal deuda social acumulada, debido a la aplicación de un modelo del cual son muy pocos los beneficiados. En esta perspectiva, una de las equivocaciones de las medidas para resolver los problemas, es la pretensión de reducir las políticas sociales, acudiendo como auxilio a las medidas del Fondo Monetario Internacional, que por lo general recomienda privilegiar el crecimiento de indicadores económicos, obligando a adoptar disposiciones defensoras de acciones infames para el recorte del gasto social, el incremento de los impuestos, la suspensión de los controles, la liberación de las tasas de interés y la pretendida “disciplina en el gasto público”. Tomemos como ejemplo las políticas públicas asumidas por el gobierno de España el tema es bastante sensible. En días recientes el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confirmado la aplicación de medidas destinadas a ajustar el deficit del PIB al 5,3% y en su visión neoliberal considera que esto será asumido mediante el incrementen los ingresos vía impuestos, continuando de manera prospectiva los esfuerzos de las medidas en el año 2013. Sin embargo, los indicadores cuantitativos señalan el desempleo y la situación de paro como aspectos emblemáticos que amenazan con hacer la situación potencialmente explosiva, ya prevalece el credo neoliberal, y para este sistema lo importante no es el la condición de vida de las personas sino que las finanzas sean impecables. Para ser mas explícitos, este mes de marzo el gobierno español presentó un escenario de recesión económica para lo que resta de año, en el que deja ver una caída del PIB en 1.7%, a demás de la destrucción de 630.000 puestos de trabajo, lo supone elevar la tasa de desempleo a 24,3%, por séptimo mes consecutivo aumentó sumando 112.269 para un total de 4.712.098 de desempleados. De manera que ni las grandes economías del mundo, ni las que buscan el aprendizaje del capitalismo neoliberal han sabido concatenar estrategias de largo aliento con posibilidades de éxito sin tocar tema laboral. De allí el malestar social con medidas unidimensionalmente económicas, que desde la concepción marxista del materialismo dialéctico, pueden ser entendidas como el diseño de medidas para la reproducción capitalista y que reivindican la lucha de clases frente a la paz social y la estabilidad laboral. Siendo así, las medidas tomadas para recuperar la economía europea y la española en particular no gozan de buena prensa, porque hasta su presentación se ha hecho de manera un tanto sombría. Como resultado, la precariedad laboral, el desempleo, la exclusión social y empobrecimiento, se agravan, y todo apunta a que las políticas de recuperación son erróneas y contraproducentes. Así lo percibe la sociedad española, que ve con recelo el desmantelamiento de las políticas inspiradas en el consenso social, que le abren paso al tumultuoso poder tecnocrático de la derecha, pero a la vez al conflicto que ya tiene sus precedentes con el llamado a huelgas generales.


roahugbel@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1828 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor