Ruralidades

Computadoras

A esas bichitas como que son a las que le adaptan, sus fabricantes capitalistas, el santo y seña imposible de que los guerrilleros sin catálogo puedan detectar. Uno, que cuando las ondas hertzianas nos traían la clara palabra de Fidel Castro, del Che, de Camilo y demás camaradas, desde la Sierra Maestra se nos abrían las escasas faltriqueras  para la colaboración, y palpitaba con fuerza la inquietud. Pero estas “benditas” computadoras como que no le dan ni por la resistencia al cajoncito que fue aquella Radio Habana Cuba. Además, según los últimos acontecimientos, son proclives a la purga de su contenido de manera de realimentarlas con las tergiversaciones.

Ya la red mediática de la guerra, con su tentáculo en la hermana Colombia difundió, seis horas después de la muerte de “Alfonso Cano”, (04-11-11) que el ejército colombiano había decomisado las computadoras del difunto.

Reconocemos que, si el Presidente Santos no mencionó tan delicado asunto, y si es que los intrigantes de la información dijeron la verdad al respecto, es porque el Presidente Santos hizo demostración de su deslinde con Uribe quien, en el caso de la “computadora de Reyes” se fue de boca con todo y apresuramiento contra el Presidente Chávez.

Pero, en todo caso que la oligarquía de allá quiera “destapar una olla mediática” contra nuestro presidente, se va a topar con las declaraciones de Hugo Chávez Frías en las que reitera su llamado para que los hombres y mujeres colombianos enrolados en las guerrillas, depongan las armas como contribución a la paz en el tan sufrido pueblo colombiano.

 ¿Entreguismo? NO, camaradas suramericanos, es que si “Marulanda”, como nosotros acá contra Rómulo Betancourt, no tuvo más salida que alzarse en armas contra la férrea oligarquía ya, antes de morir, dio señales para conversar de paz. Sabemos acá, desde que allá mataron a José “cheito” Velásquez después de “pacificado”, y luego los hombres del movimiento “19 de Abril” y muchos más, que la entrega de armas significa una derrota que la  sempiterna oligarquía pretende rematar, como ya lo intentó.

Lo que no quiere entender esa derecha recalcitrante, aliada con Carmona y los demás golpistas de acá, es que si se consigue la paz en Colombia sus intereses también estarán en paz. Nadie va a pensar en desposeerlos. Y hasta allí llega la proposición del tan odiado por las oligarquías, Hugo Chávez, cuando habla de la paz en Colombia con énfasis de revolucionario, que repitió, precisamente, para que lo escuchara “Alfonso Cano”.

      Recapitulemos entonces. Ya dijimos que el Presidente Santos, en su discurso pronunciado en las proximidades de los acontecimientos no habló de computadoras. De este humilde venezolano, y con todo respeto, un requerimiento: como quiera que la fanfarria mediática se apresuró a informar respecto de computadoras, ojalá su palabra le salga al paso a las tergiversaciones y a las dobles intenciones que pretenden perjudicar, otra vez, las relaciones entre nuestras dos naciones hermanas. Y que la paz llegue sin plomo por el bien de nuestros hermanos colombianos. Y si hablamos de bichita, preguntamos: ¿Qué bicho picó a Pastrana?

Patria, Socialismo o barbarie. Viviremos y venceremos! 

*pedromendez_bna@yahoo.com  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1564 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor