Ruralidades

Obama, tremendo lío

No es costumbre hablar o escribir en primera persona, pero este servidor, desde este mismo instante, se va a responsabilizar de las opiniones emitidas después del triunfo de Barak Obama en ese círculo imperial donde los que tienen el poder tras bastidores son los negreros del sur en conchupancia con los racistas de Tel Aviv.

Desde entonces, este que escribe, también afrodescendiente, casi alerta a la primera dama del país de Abraham Lincoln y Martín Luther King, de manera que a su vez alertara al padre de sus preciosas niñas respecto de la necesidad de convocar a ese pueblo que votó por él, sin distinción de color o religión, para demostrarle a los enemigos agazapados que él, Obama, empezaría a mandar con ese mismo pueblo que hoy empieza a mostrar que ha despertado en el preciso momento cuando el negro abogado le dio la espalda para ponerse al frente de la dirección de las masacres de Irak, Afganistán, Pakistán y ahora Libia, amén del despojo al pueblo necesitado de los recursos económicos para favorecer a los poderosos banqueros.

Menciono a la primera dama del país más poderoso bélicamente hablando, con todo el respeto de un viejo venezolano, para ratificar mi opinión emitida en ocasión del golpe de estado en Honduras contra Manuel Zelaya, con el sarcasmo de uno de los conjurados hondureños que desmeritó al mandatario Obama porque “…no nos hace falta el apoyo de ese negro…”. En esa desgraciada oportunidad para un país hermano, este servidor escribió que si Obama se manifestaba a favor de los golpistas demostraría que estaba presionado por ese poder tras bastidores. No se si entonces me equivoqué. Otras opiniones aún me lo reprochan, pero nadie habla mas allá de los hechos vistos. 

Necio quizás, pienso que el actual Presidente norteamericano debe estar sufriendo las punzadas invisibles de los negreros guerreristas. Unos para que se comprometa y otros para que sonría. Pero, quizás abrumado, al hombre se le escapó una “impertinencia” contra el otro poder, puntal del gran capital. Me explico a tenor de lo que dijo entre otras realidades: “…aceptamos nuestra responsabilidad por la violencia generada por las drogas…”. Por menos que esto muchos hombres han desaparecido de los escenarios, y México está ahí mismito. ¿Luchará Obama contra esa maldición, sustento de la “caja chica” de Wall Street y “granero” de las poderosas mafias dueñas de grandes edificios, a los que se suman los mil millonarios terrenos dejados por las “Torres Gemelas”? 

Por lo que corresponde a este escribidor,  lo menos que espero es que me digan que me estoy metiendo en “camisa de once varas”. Lo admito. Pero es que se trata de que uno asome la verdad en cuanto a las debilidades del hombre que el imperio, todavía con el apoyo de la OTAN, sigue utilizando como puntal visible para llevar a cabo los asesinatos en masa en el mundo entero. Y he ahí el problema Obama. El diablo no paga, cobra completo.  

Patria, Socialismo o barbarie.

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1602 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor