Ruralidades

Camino al atlántico

Es un alivio para nuestros hermanos, como son los de Venezuela y Colombia, que sus dirigentes se pongan de acuerdo para la reanudación práctica de las relaciones en el marco del mutuo respeto, con lo que queda demostrado que las reticencias y el irrespeto tuvieron nombre y apellido, no obstante los desmentidos la complicidad manifiesta por los oligarcas de raigambre de allá y los de orilla de acá aceptados por conveniencia política que no por convencimiento, para sustentar las políticas traidoras y guerreristas, criminales, de Álvaro Uribe. 

El nuevo inquilino de Casa de Nariño ha pedido que con las nuevas manifestaciones no se haga mención del comportamiento de su paisano. Sus razones no se las desconocemos. Pero es que para que emerjan las diferencias y para justificar las bondades de los reencuentros, es necesario resaltar esas diferencias. Lo demuestra el mismo hecho de la voluntad bilateral para tan fructífero reconocimiento. Más claro: si no se impone la verdad de Santos Presidente, las mentiras de Uribe ensombrecen. He ahí la diferencia. 

Así las cosas preferimos, como es lógico, la verdad de Santos. Y perderíamos dólares depreciados a bolívares fuertes si no es así y, de entrada, hay un fiel de la balanza que nos lo va a demostrar. Se trata del camino que, en conjunción con el “paquete” del reencuentro, se nos abre para acceder al Océano Atlántico. Ya lo reconoció nuestro Presidente con alborozo. Y si Hugo Chávez Frías, el mejor estadista que se convertirá en Decano de las estadísticas lo admite, es porque la oferta favorece a ambas naciones.  

Con todo y eso, faltó un adicional en bien de la  información. Y es lo que se refiere al camino de acceso. Aún cuando los dos de mejor viabilidad representan riesgos de piratería (mar y tierra) nos atrevemos a convenir que el de tierras es una “manga”, peor, una “pasarela” sobre un abismo para nuestros compatriotas si es que no se cumplieran los postuladores de vigilancia en aquellos caminos. Y que conste que en este caso, hablamos de manera hipotética. 

En todo caso, y discúlpeseme (otra vez) lo de la primera persona. Es que prefiero estar equivocado en solitario. Pero confieso: no se me borran de la mente aquellos compatriotas venezolanos (no es redundancia, los colombianos también lo son) que fueron acribillados cuando iban aferrados al volante de la hermandad de esas sinuosidades de Pamplona (primeros años de 2000), que dieron lugar a que nuestros camaradas camioneros tomaran la determinación de no viajar más por las carreteras del hermano país, lo que puso a la oligarquía del transporte a bailar en un solo pié los acordes señalados por la batuta de un tal Juan González. 

También es verdad que muchos de aquellos paracriminales (la enseñanza militar distingue a los pueblos) han muerto y unos cuantos cabecillas están en la cárcel o en cesantía (¿…?), pero como dicen nuestros campesinos de ambos lados, “en rastrojo, de donde menos se cree, sale una batata” y en nuestros llanos: “A picao ´e culebra, cualquier bejuco lo espanta”. 

Para cerrar ésta “necedad”, Camarada Presidente Chávez, a este viejo, su defensor a ultranza (ojala pudiera ser en todos los terrenos…) a pesar de los nuevos tiempos para nuestras relaciones con el Gobierno de Santos, a este viejo-repito- le parece más conveniente el intercambio comercial vía marítima. Convénzame de lo contrario y dejaré la “necedad”.

Patria, Socialismo o barbarie  

  pedromendez_bna@yahoo.es  


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1107 veces.



Pedro Méndez (* )


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor