La guerra política de Obama por Afganistán

Dado los constantes fracasos militares por la valiente resistencia de un pueblo afgano digno y libre, y por una pésima estrategia militar proyectada desde Washington, que no sabe cómo enfrentar a un puñado de Talibanes, que jamás en el curso de la historia se han rendido ante ningún invasor, los estadounidenses están ya ante un nuevo Vietnam.

Hace dos meses un artículo del diario The New York Times mencionaba los enormes yacimientos de minerales no explotados en suelo afgano, hace sospechar sobre los verdaderos motivos de la Secretaria de Defensa de Estados Unidos que revelo la información.

Lo curioso esta que esta información fue revelada por David Petraeus, ex jefe del Comando Central quien sugirió que, “existe una amplia y deliberada operación informativa para influenciar a la opinión pública sobre el curso de la guerra en Afganistán”. Un mes después reemplaza al general Stanley McChrystal en el comando de las fuerzas internacionales de la OTAN en ese país.

El artículo del New York Times basado en su totalidad en fuentes del pentágono señala que “hay un billón de dólares en depósitos minerales: hierro, cobre, cobalto, oro, y el más importante el litio”. Los países europeos que tienen tropas en Afganistán presionan para que sus trasnacionales exploten esos yacimientos como botín de guerra. Analistas se preguntan ¿Por qué la noticia fue publicada en momentos difíciles para la ofensiva contra los Taliban? Si, como señala Blake Hounshell, editor de la revista Foreing Policy, “que, el servicio geológico de los EEUU ya publico en Internet un completo inventario de los recursos afganos no petroleros, gran parte de esos estudios se baso en los análisis realizados por los soviéticos cuando invadieron Afganistán en la década de los 80.

La doctrina estadounidense de la paz a la guerra justificada de Obama, no rindió frutos en la cumbre del G8 en Toronto, Canadá, respecto a la seguridad mundial, el cruce de declaraciones fue la tónica según los medios que cubrieron el evento y no solo por el programa nuclear de Irán, o por las tensiones en la Península coreana, de hecho, Obama, busca que los líderes del G8 sancionen a Corea del Norte, por el hundimiento de un buque surcoreano. Un comunicado del G8 sobre Corea del Norte, pidiendo explicaciones sentaría las bases para que la ONU se pronuncie como lo hizo sancionando nuevamente a Irán, hace unas semanas.

Hay serias divisiones entre Europa y EEUU, por la reducción de los déficits fiscales, el Departamento del Tesoro norteamericano accedió reducir el déficit a 4.2% de su PIB para el 2013 frente a los actuales 10.1, a cambio de un lenguaje que aclarara que el crecimiento es la prioridad principal. Alemania, busca reducir un 3.5 hasta el 2013 frente al 5.5% proyectado para el 2010, Ángela Merkel, fue la primera en declarar su solidaridad con Estados Unidos, en la cumbre, el gobierno alemán depende del crecimiento económico estadounidense para que Alemania pueda desarrollarse lentamente igual que Francia, Italia, Reino Unido, y otros países europeos empeñados en salvar a los países mas desordenados económicamente hablando.

Es que a Washington, no le quedaba de otra para negociar políticamente sobre el apoyo europeo en Afganistán, junio fue el mes más sangriento con 100 soldados invasores muertos, el balance de bajas en lo que va del año es de 320 soldados muertos frente a los 520 del 2009, según datos de la OTAN. El incremento de muertos se debe a que los soldados combaten a los Talibanes en “terrenos nuevos”. El jefe de la CIA advierte que “la guerra contra los Talibán será más dura y larga que lo proyectado”

El creciente número de muertos se produce en momentos que en Europa y EEUU, aumentan las interrogantes sobre la estrategia militar utilizada en Afganistán, a raíz de la destitución hace unos días del jefe de las fuerzas militares de la OTAN, el general Stanley McChrystal. Indudablemente Washington, realizo concesiones financieras en la cumbre del G8.

Un periódico ingles publico el domingo pasado, dos días después de la destitución de McChrystal, una evaluación bastante critica de la guerra destinada a los aliados en las que les advertía que no habrá progresos en el segundo semestre, informe que coincide con el jefe de la CIA de “problemas graves en la guerra afgana”. Obama negó que la destitución de McChrystal, se produjera por diferencias sobre la estrategia militar, pero, acepto que, “en las últimas semanas fue evidente que esa estrategia no funcionaba como él había prometido”

A los oficiales europeos y sus tropas no les gusta que un general norteamericano como McChrystal, lo mejor de lo peor, asesino de fuerzas especiales enviado como solución, hoy reemplazado por David Petraeus, aprobado por el Senado, les ordene sobre tácticas de combate que no funcionan y que cuestan vidas de soldados europeos por políticas económicas de sus gobiernos. McChrystal, fue descrito como un hombre “que ha logrado enfurecer a todos los que están involucrados en la guerra en Afganistán”, revelo el artículo del periodista Michael Hasting, de la revista Rolling Stones, por el que fue destituido el general McChrystal.

The Runawey General (general disidente) fue el título del artículo del más alto comandante de la OTAN en Afganistán, quien critica el entorno del presidente Barck Obama, y ridiculiza al vicepresidente Joe Biden. El general critico a Biden porque este le ofreció una estrategia contraterrorista que McChrystal rechazo; en una parte del articulo el periodista Hastings, relata:”estas preguntando sobre el vicepresidente Biden, dice McChrystal, con una risa ¿quién es ese? Biden, sugiere uno de los asesores del general, ¿dijiste biteme? Algo así como muérdeme el trasero.

The Wall Street Journal dice:”tras la destitución de McChrystal, este decidió dejar el servicio militar”. Michael Hastings, consiguió su historia por casualidad gracias a la erupción del volcán en Islandia, que dejo atrapado a McChrystal y a su equipo en Paris, fue allí donde consiguió la mayor parte de los relatos para su artículo, incluyendo las razones para el enojo de McChrystal.

Hastings dice:”el estar atrapado por el volcán fue solo una parte, la mayoría de las cosas noticiosas pasaron en las primeras 24 horas cuando los oficiales más próximos al general se comportaron tal como son”, aun así reconoce que Paris, fue una ventaja frente a otros periodistas que compartieron su tiempo con McChrystal, en Afganistán, porque, en el aeropuerto el general y sus asesores estaban más relajados”.

El domingo 27 de junio en la página web, rollinstone.es, Hastings, con dos militares estadounidenses a su lado en Kandahar, dijo:”cuando uno de los soldados se entero que yo había escrito el artículo de McChrystal, me dijo bien, y me llevo a ver una pared de madera llena de grafitis donde los soldados liberaron sus frustraciones sobre las nuevas directrices de combate de una forma bastante grafica”. Otro soldado me dijo el punto de vista que compartían muchos de ellos, “por fin estamos siendo escuchados, las normas que llegan desde arriba no están funcionando, y que EEUU no va a ganar la guerra”.

Ni la muerte de Abu al-Yazis, uno de los fundadores de Al Qaeda junto a Osama Bin Laden, hace unas semanas junto a su esposa, 3 de sus hijos, su sobrino y otras personas que lo acompañaban, logro opacar el escándalo militar y político en el que se desenvuelve la ocupación en Afganistán, considerado otro Vietnam por la casa blanca, pero, en silencio. Escándalo político en Washington, con mucha repercusión en Europa para el próximo año si las medidas económicas de EEUU no surten efecto.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2801 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: