Entrevista a Jerónimo Carrera Damas

El presidente del PCV, Jerónimo Carrera Damas, cree poco probable integrarse al PSUV

El presidente del PCV, Jerónimo Carrera Damas

El presidente del PCV, Jerónimo Carrera Damas

El presidente del PCV, Jerónimo Carrera Damas, se atreve a afirmar que no existe ningún socialismo del siglo XXI, que ese es uno solo, el marxista; que la cogestión no es más que una fantasía de los neoutopistas; y que nunca como ahora ha estado tan debilitado el movimiento sindical venezolano. No obstante, este viajero y lector incansable ratifica su apoyo al presidente Chávez, quien tal vez sea, como dice, "el último guachimán de la Historia de Venezuela".

Carrera, quien tiene 45 años escuchando religiosamente Radio Habana, asegura que no se desprenderá de los preceptos del Partido Comunista ni del gallito que lo identifica.

-¿Se siente satisfecho porque al fin hay un Presidente que va hacia la izquierda?-Hay que tomar en cuenta un largo proceso que viene a causa de la era petrolera. De país agrario nos convertimos en un país distinto, que no industrial. Dejamos de ser un país campesino y nos convertimos en un país petrolero que no ha manejado su industria y por esa vía volvimos a ser un país colonial o semicolonial -porque teníamos atributos de Estado soberano, Bandera, Himno, Escudo, Constitución, un llamado Presidente, porque lo cierto es que aquí hasta ahora no hemos tenido presidentes sino guachimanes, vigilantes que ejercen la función por mandato de alguien que es el patrono.

Los presidentes, desde Cipriano Castro que fue nuestro primer guachimán, hasta hoy, han sido eso, vigilantes de una industria que trabaja para el mercado externo, no interno. Comerciamos en una forma en la que el otro fija el precio de venta y de compra. Eso explica por qué estamos en condiciones de ruina. Este gobierno no ha logrado todavía desprenderse de todo eso.

-¿Chávez es un guachimán más?-Yo me pregunto si Chávez será el último guachimán. Tiene toda la posibilidad de serlo. Esos grandes monopolios están en una situación difícil porque se ha profundizado la crisis general del capitalismo, se van debilitando y paralelamente empiezan a surgir fuerzas en sentido contrario, de tipo patriótico, nacionalista, de diversas procedencias, y en los próximos años tenemos la posibilidad de romper definitivamente con esas cadenas.
Aquí estamos iniciando ese proceso. Aún no podemos decir que manejamos la industria petrolera de acuerdo con nuestros propios intereses. Por ejemplo, carecemos de transporte y para eso se necesita una gran flota petrolera y no la tenemos. La gran revolución venezolana sería industrializar al país. No importa el calificativo que tenga, puede ser de derecha o izquierda, por cualquier equipo humano, lo importante es que industrialicemos el país.

-Sigue prevaleciendo el petróleo...-Yo sé que la responsabilidad de un jefe de Estado está rodeada de amenazas. Ahora hay un peligro muy serio, el mayor, en Venezuela, lo que llamamos el jalamecatismo, los adulantes, gente que salta de un gobierno a otro con facilidad.
En un tiempo yo tuve la oportunidad de conversar bastante con el presidente Chávez y me causó una impresión favorable, en el entendido de que no tenía nada que pedirme y yo no tenía nada que pedirle. Como vengo de la Venezuela antigomecista soy contrario a los cargos públicos. Nunca he tenido uno y felizmente voy a morir sin desempeñar ninguno.

-¿Vamos hacia el comunismo?
-Vamos. Es la única manera de la que podemos escapar de la autodestrucción de la humanidad. En 50 años podemos pasar a ser un país de vanguardia.

-¿Con el presidente Chávez en el poder la mayor parte de ese tiempo?
-No, porque eso no depende de un hombre. Esa es una mala costumbre, decir que eso lo construyó Pérez Jiménez, que si eso lo hizo Gómez. Un solo hombre no lo puede hacer todo. Uno de los problemas de la renta petrolera es que dejamos de ser un pueblo trabajador.

-¿Las misiones forman parte de eso?
-Las misiones son parte de esa concepción cristiana basada en la limosna. Me compadezco del prójimo que está enfermo, desempleado, que necesita y yo que tengo algo le doy. Eso es un socialismo cristiano que es distinto al socialismo marxista que se basa en el trabajo. La sociedad comunista, que es la sociedad perfecta, está basada en la idea de que quien no trabaja no come. Aquí estamos muy lejos de eso, pero Chávez nos ha dado un sentido de dignidad nacional. La dignidad se puede transformar en una fuerza material. Eso sí, hay que tener algo de Quijote y de Sancho. Si priva en nosotros el Quijote, entonces hay anarquistas que creen que harán un socialismo venezolano, algo nuevo, que si el socialismo del siglo XXI...

-¿No cree en el socialismo del siglo XXI?
-Yo no creo en fantasías, esa es una fantasía. Socialismo no es asunto para todos, socialismo es asunto para ricos, sociedades ricas, donde la riqueza es tal que permite satisfacer las necesidades de todos los miembros de esa sociedad. En Venezuela no hay sino dos grandes matrices políticas: la del PCV creado en 1931 y la otra que surge después es la católica. De allí se derivan los demás partidos. Hay un libro de socialismo del siglo XXI editado en Chile hace más de 7 años y aquí vino un señor de Alemania (Heinz Dieterich) y vende el producto como una novedad y aquí creen que estamos descubriendo el universo.

-¿Qué le falta a Chávez para llegar al socialismo?
-No a Chávez como individuo sino a la sociedad venezolana le falta un poderoso movimiento sindical. No tenemos sindicatos en Venezuela.

-¿Qué hacer para fortalecer ese movimiento?
-El pueblo desempleado no está presentando pliego de reivindicaciones, sabe que el salario es bajo y lo están explotando, pero es más importante cobrar algo semanal que estar sin empleo. El fracaso no es de Jesse, como dijeron, el fracaso es de Giordani por no planificar una política de empleo. Aunque Eljuri haga maravillas con las cifras, la economía informal no es empleo.

-¿El PCV formará parte del PSUV?
-Haremos un congreso ideológico el 4 y 5 de marzo, pero es muy difícil que aceptemos esa propuesta aunque sea un honor. Chávez no es el primer presidente que ofrece esto, en esto no es nada original. Le tengo un gran respeto y un alto aprecio. Considero que es un joven muy representativo de las nuevas generaciones. Bolívar es el punto que nos ha llevado a la confluencia.

-¿Por qué no aceptarán?
-Nosotros representamos a un sector determinado de la sociedad que es la clase obrera. Este país aún necesita un partido comunista.

-Han dicho que Chávez va a lograr lo que no pudieron en la Cuarta República, acabar con el PCV.

-Esa no es su intención. Chávez ha demostrado que está tratando de liberar a Venezuela, de ser el último guachimán. Él es un gato de tres patas, es cristiano, bolivariano y marxista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 14264 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter