Claudio Fermín: "Cuando se elija la nueva Asamblea Nacional debe extinguirse la Constituyente"

Claudio Fermín

Claudio Fermín

Credito: Archivo

25-09-19.-“Uno de los temas que hay que meter en esa despolarización es cómo va a funcionar la Asamblea Nacional Constituyente, y lo decimos en el documento, nos vamos a dedicar a ponerle fin a eso. Hemos venido conversando, en la breve existencia de esta mesa que una vez que se elija la nueva Asamblea Nacional debe extinguirse la Constituyente, porque no puede durar para siempre. El país no puede vivir en esa dualidad constitucional”.

La afirmación de Claudio Fermín responde a la mención que acerca de revisión del “funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente” que contempla el acuerdo que firmaron el Gobierno y cuatro partidos de la oposición, entre ellos Cambiemos, el MAS, Avanzada Progresista y Soluciones para Venezuela, hechura política del veterano dirigente, antiguo miembro de las filas de Acción Democrática.

“¿Qué otro camino queda sino hay diálogo?”, se pregunta en entrevista con PANORAMA, y se responde: “La violencia, la insurrección, los golpes de estado, la agitación para agravar la crisis, para sacar al Gobierno por la vía caótica, esa tampoco es nuestra opción”.

Esta mesa de diálogo caminó paralelamente a las iniciativas de Noruega y Barbados, confiesa que se armó a lo largo de “tres meses y seis reuniones” con los hermanos Rodríguez (Delcy y Jorge), Aristóbulo Istúriz y Héctor Rodríguez con quienes no acordaron un “todo o nada”, sino más bien bajo la metodología de “acuerdos parciales” y de inclusión de “todo el país, a toda la sociedad interesada en los asuntos públicos, también a quienes hayan dialogado anteriormente”.

Fermín plantea la necesidad de “reinstitucionalizar” a Venezuela. Y cuestiona: “Este es un país en el que tenemos dos fiscales, dos procuradores, dos tribunales supremos, dos asambleas nacionales y algunos ilusos creen que hasta tenemos dos presidentes, Venezuela no puede funcionar así, esa es una falta de seriedad”.

— ¿Por qué confiar en este diálogo después de tantas frustraciones en las negociaciones fallidas, qué harán distinto ustedes a los demás?

— (…) El hecho de que otros hayan fracasado en sus intentos de diálogo no significa para nada que los venezolanos tengamos que renunciar a las vías pacíficas y civilizadas simplemente porque otros no fueron capaces, bien porque no tuvieron voluntad política, porque parían del procedimiento de todo o nada o porque exigían previamente la renuncia de quien hoy está de Presidente de Venezuela, en este sentido consideramos lamentable la frustración y la desesperanza, leí con asombro cuando el señor Guaidó declaró que ya no había nada que dialogar, que esa vía está cancelada, eso me llamó la atención porque si el diálogo es una forma de relación entre contrarios, de relación entre opuestos, si el diálogo está cancelado entonces qué nos queda a los venezolanos si esa absurda premisa es cierta, nos quedaría resignarnos, vamos a irnos del país, ese es un camino, pero esa no es nuestra opción. Al menos en Soluciones para Venezuela.

Qué otro camino queda sino hay diálogo, la violencia, la insurrección, los golpes de estado, la agitación para agravar la crisis, para sacar al Gobierno por la vía caótica, esa tampoco es nuestra opción porque somos un partido de oposición, reclamamos cambios, pero como venezolanos queremos aportar para que la crisis se resuelva, no estamos buscando agravar la crisis bajo la premisa de que si se agrava el Gobierno pierde popularidad y tiene que irse, esa es una premisa absurda y perversa.

Entonces optamos por convocar a otros factores de oposición democrática, que ya habíamos dado muestras el año pasado de creer en el voto y no en la abstención, que hemos ratificado nuestra protesta contra las sanciones económicas que asfixian, que ahogan, que impiden cualquier intento de rectificación y de reactivación económica, que hemos protestado los llamados de intervención extranjera y así nos fuimos reuniendo amigos del MAS, de Cambiemos, de Avanzada Progresista y de Soluciones para Venezuela, también se reunió, al principio, el partido Copei, pero que luego se fueron retirando y no coincidieron más con nosotros, pero así coincidimos hasta que hace tres meses iniciamos conversaciones con representantes del Gobierno, concretamente con Jorge Rodríguez, con la vicepresidenta Delcy Rodríguez, con Aristóbulo Istúriz y con Héctor Rodríguez y sostuvimos a lo largo de tres meses seis reuniones y evaluamos por qué fracasaron los diálogos anteriores. Creemos que puede ser más fecundo para el país si en vez de hacer un diálogo bajo el esquema de todo o nada, hiciéramos un diálogo bajo el procedimiento de acuerdos parciales y sucesivos para irnos poniendo de acuerdo en determinadas coincidencias, sugiriéndolas a otras fuerzas políticas, con un esfuerzo de disuasión porque hay una polarización extrema que ha llevado al país a la incomunicación y a la intolerancia (…)

Le expusimos al Gobierno nuestro criterio de que además de que debíamos llegar al procedimiento de acuerdos parciales, teníamos que invitar a todo el país, a toda la sociedad interesada en los asuntos públicos, también a quienes hayan dialogado anteriormente (…) exigimos incorporar en esta mesa aspectos económicos y sociales, medidas de emergencia que palearan las consecuencias de la desastrosa política económica y que el Gobierno tenga en cuenta que sin medidas de emergencia económica y social no habría solución política y que esto exige una reorientación del gasto del Gobierno.

Una vez que sobre eso hubo consenso, hubo acuerdos, entonces creímos conveniente decirle al país que vamos a instalar esta mesa, entonces suscribimos un documento y es la primera vez en estos últimos años que los interlocutores, nosotros, le estamos informando al país qué es lo que vamos a dialogar (…)

Por qué confiar en este diálogo, no se trata de darle un cheque en blanco a nadie, se trata de comprender que la otra vía distinta del diálogo es la violencia, qué vamos a hacer distinto: Vamos a integrar de manera plural a este diálogo y no un pequeño cogollo, ese que primero se autodenominó el G-4 y después fue peor, porque fueron los comisionados personales de Guaidó. Nosotros vamos a ser distintos porque vamos a incorporar a diversos sectores de la comunidad nacional, seremos distintos porque vamos a informar al país de forma transparente, no serremos una caja negra, vamos a ser distintos porque vamos luchar por la representación proporcional, no solo por el cambio del CNE que vamos a lograr; y seremos distintos porque vamos incorporando una temática económica y social que no estuvo presente en las otras experiencias de diálogo ninguna medida de emergencia, de tal manera que enfrentamos esto con determinación y esperamos darle al país resultados concretos.

— Sin embargo, la crisis escala a niveles inéditos y hay urgencia en el cambio del modelo económico y político del país, ¿cuánto músculo hay en esta mesa para generar la presión suficiente hacia una salida electoral, en el mediano plazo, mínimamente?

— Estoy de acuerdo con la urgencia, pero no me hago ilusiones en cuanto a que este diálogo va a cambiar el modelo político-económico. Quien está en el Gobierno ha demostrado que es apegado al estatismo, al intervencionismo, tienen un modelo económico no solo atrasado, sino nocivo para el país, nosotros no somos un cogobierno, esto no es una alianza de Gobierno, esto es una disposición para, en vez de tratar nuestras diferencias por la vía violenta, golpista e insurreccional que es lo que proponen otros opositores, estamos proponiendo es que tratemos nuestras diferencias de manera pacífica y civilizada. Yo no tengo expectativa de que el modelo económico va a cambiar, no, eso pasará cuando salgamos de este Gobierno.

Lo que sí creo es que nosotros podamos darle a la nación con este diálogo un mínimo de estabilidad, un mínimo de entendimiento que haga fluido al país y que, no obstante la situación dramática del pésimo Gobierno, podamos fluir con seguridad a un buen puerto electoral para que Venezuela escoja un Gobierno distinto. Pero por la vía de la violencia y del caos no vamos a ninguna parte, la vía de la intervención militar y del golpe de Estado, como lo intentaron el 30 de abril pasado, lo que nos agrega son más problemas.

— La escogencia necesaria y urgente que ustedes han planteado de un nuevo CNE pasa por la Asamblea Nacional, donde el Gobierno es ampliamente minoría, todo un desafío ante la correlación de fuerzas del Parlamento…

— Debe ser escogido en la AN y nosotros aspiramos, como factores que promovemos el diálogo, que los diputados que están allí y que son militantes de otros partidos, cuyos diálogos fracasaron, cumplan con su responsabilidad y que ese “tiroteo” y que esa polarización extrema, esa guerra a muerte que se han declarado entre la fracción del Psuv y la fracción de otros partidos, sea puesta a un lado por Venezuela. Somos gente de oposición y le reclamamos a los diputados del Gobierno que cumplan con su función legislativa y le reclamamos a los diferentes diputados de oposición que cumplan con su función legislativa. En cambio, otros han convertido a la Asamblea Nacional en un terreno de un duelo, de una guerra a muerte, eso es incorrecto (...)

Apelamos a las grandes reservas que hay en todos esos partidos, porque no creas que todos los partidos son amalgamados y compactos alrededor de la voz del caudillo desafiante. No, en todos los partidos hay un movimiento de autocrítica, de reflexión sobre lo inútil que ha sido esta confrontación (…) Aspiramos a que estos diputados se sienten de manera cívica, adulta y escojan un nuevo CNE.

Pero pensemos en una hipótesis que no es ilusa, que está en la Constitución Nacional, si mañana estas fracciones parlamentarias no acordaran designar un nuevo CNE, entonces habrá que declarar la omisión legislativa y el TSJ tendrá que designar un nuevo Poder Electoral. Nosotros aspiramos en la mesa que sea la Asamblea Nacional, nuestros diputados, a quienes les dimos el mandato en el 2015, los que elijan un nuevo CNE. Venezuela urge de un nuevo Consejo Nacional Electoral, ya esto se ha convertido en una gran frustración que genera desconfianza en el sistema electoral (…).

Los venezolanos queremos unas elecciones con un nuevo Poder Electoral y yo no entendería jamás cómo algún diputado se va a oponer a que se designe un nuevo Consejo Nacional Electoral.

— El chavismo volvió al Parlamento, hay un avance de cohabitación política, pero el desacato sigue pendiente…

— Aspiramos a que se resuelva. Creemos que hay suficiente inteligencia política, suficiente talento en la AN y que tiene que haber suficiente autocrítica, capacidad de enmienda. Los venezolanos estamos en un hoyo muy oscuro y profundo y necesitamos reinstitucionalizar a Venezuela, necesitamos retomar los cauces de la Constitución que ha sido violada con ese desacato, igual que la Constitución fue violada con este absurdo de que en una persona puede recaer el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo, eso es un absurdo. Además, es insólito cuando es del lado de quienes se suponen demócratas, que defendemos la separación de poderes, que alguien como Guaidó pueda ser a la vez presidente de la Asamblea y pueda ser presidente del Ejecutivo.

Entonces, la Constitución está siendo pisoteada de lado y lado, el desacato fue una de esas arbitrariedades, eso no fue sino una “jugarreta” política porque desde la Asamblea se amenazó al Gobierno de que lo iban a sacar en seis meses y una vez que se dio aquella afirmación desafiante de que ‘en seis meses te saco’, aunque no había elecciones, ni revocatorio en ese lapso, bueno la única forma de sacar un Gobierno en seis meses, tal como lo habían prometido hace 4 años en la Asamblea Nacional, era dándole un golpe de Estado, esa afirmación sin sentido y contraria a la democracia, pero atenta al marketing político, eso fue lo que detonó esa otra decisión contraria a la Constitución del desacato. Estamos en un túnel de desobediencia a la Constitución (…)

Tenemos que reinstitucionalizar al país porque ya el Gobierno chavista acabó con la economía, con la producción, con los servicios públicos, entonces ahora qué vamos a hacer, nos vamos a meter en el túnel de la venganza y de la vorágine de la confrontación extrema, por eso creemos que el diálogo es un intento decente, un intento oportuno para tratar de reinstitucionalizar a Venezuela, en ese sentido hay que sacar del desacato a la Asamblea Nacional, hay que apelar a los mejores talentos parlamentarios y jurídicos, hay que tener humildad y propósito de enmienda y tendernos la mano porque la AN tiene que normalizar su funcionamiento eso tendrá un efecto positivo en la atmósfera política, en las relaciones internacionales, en los intentos para reactivar la economía detrás de eso estamos nosotros en la mesa.

Ahora bien, somos una mesa política estamos trabajando en la disuasión, estamos limando asperezas, promovemos coincidencias, tratamos de impedir que la sangre llegue al río y que no siga el camino de la violencia que otros están estimulando, pero nosotros no somos la Asamblea Nacional, no somos una figura constitucional, no somos una instancia político-administrativa formal, somos una instancia política para promover un nuevo clima que pueda desmantelar esta arquitectura de odio.

— ¿Cómo pueden cohabitar la Asamblea Nacional Constituyente y la Asamblea Nacional, ya que en el acuerdo de ustedes y el Gobierno solo hay una mención a revisar el funcionamiento de ella?

— Esa Constituyente se convocó violando la Constitución. Nosotros lo tenemos claro, pero es un hecho político, existe, es una realidad política. Si seguimos analizando a la Constituyente en el plano del deber ser la conclusión es que no debió conformarse (…) Lo mismo pasa con el presidente Maduro, he hecho esa analogía en otras ocasiones. El presidente Maduro es el que maneja el presupuesto, es el que maneja embajadores, esos embajadores de Guaidó son de mentira; Maduro maneja las fuerzas armadas, es decir, Maduro está de presidente. Ahora, Maduro llegó a Presidente violando la Constitución la cual establece que quien esté en el ejercicio de la vicepresidencia ejecutiva, y ese es un artículo expreso que no admite interpretación en la Constitución Nacional, no puede ser candidato a la presidencia ni puede ser elegido Presidente. Maduro estaba de vicepresidente cuando el presidente Chávez falleció y, sin embargo, se postuló porque hubo una sentencia del TSJ realmente bárbara y violando la Constitución le permitieron postularse. Entonces hago la analogía, Maduro llegó violando la Constitución, pero es una realidad.

Esa Constituyente está ahí y la crearon a 'trocha y moche' porque fue una manera política ejerciendo el poder y abusando del poder que consiguió el Gobierno para anular a la Asamblea Nacional que lo estaba amenazando con darle un golpe de Estado, ahí comenzó un desentendimiento entre dos élites políticas, la autoritaria (del Gobierno) y la élite de la Mesa de Unidad (del G-4) que se están llevando en los cachos a Venezuela, nosotros no podemos permitir que esas dos élites acaben con Venezuela, tenemos que desmontar el esquema de confrontación, sino se despolariza al país no se va a lograr reinstitucionalizarlo.

Uno de los temas que hay que meter en esa despolarización es cómo va a funcionar la Asamblea Nacional Constituyente, y lo decimos en el documento, nos vamos a dedicar a ponerle fin a eso. Hemos venido conversando, en la breve existencia de esta mesa que una vez que se elija la nueva Asamblea Nacional debe extinguirse la Constituyente, porque no puede durar para siempre. El país no puede vivir en esa dualidad constitucional.

Sin embargo, aquí la han asumido olímpicamente. Imagínate tú, este es un país en el que tenemos dos fiscales, dos procuradores, dos tribunales supremos, dos asambleas nacionales y algunos ilusos creen que hasta tenemos dos presidentes, Venezuela no puede funcionar así, esa es una falta de seriedad.

De tal manera que nosotros, en la medida de nuestras modestas proporciones pero con un afán venezolanista, vamos a afinar todas nuestras diligencias para que a esta comisión se incorporen todas las expresiones de Venezuela , incluidos los que negociaron antes también, que lo hagan porque nosotros no somos los dueños de esta mesa, somos los promotores de un diálogo que aspira a ser eficiente porque todos los demás han fallado.

— Se acaban de activar unas decisiones del Tiar, ¿cuál es su valoración de esta estrategia del otro sector de la oposición?

— Veo muy claramente que hay todo un operativo de injerencia extranjera en los asuntos de Venezuela. Eso está clarísimo. Aquí hay dirigentes políticos que en vez de ir para Bachaquero, para Piritu, para Pedregal, para Cariaco o para Upata, en vez de buscar las voluntades de los venezolanos han preferido buscar apoyos, así como el guapo y apoyado en grandes potencias, se la pasan reunidos con Almagro, con Trump, con el Grupo de Lima, es decir están jugando a ser tiza de la geopolítica mundial. Ellos quieren tener un valor para ciertas potencias extranjeras y se le han puesto incondicionalmente a la orden y pretenden entregar a Venezuela (…) Nosotros protestamos todo tipo de injerencia extranjera nos parece una grosería contra la dignidad de Venezuela (…) Hacemos un llamado para que entre venezolanos resolvamos nuestros problemas en paz y no de la manera violenta como están auspiciando los del Tiar.

— Ya EE UU, la Unión Europea han fijado posición con respecto a la negociación, ¿cómo harán ustedes para conseguir apoyo, músculo internacional para esta negociación?

— Esas son élites político administrativas, ese no es el pueblo de EE UU, ese no es el pueblo de Italia, de España, nosotros no andamos buscando tener músculo en esas élites, estamos convocando a los venezolanos para que resolvamos nuestros problemas. Por el contrario, lo que le hemos protestado a otros esquemas de negociación es que se han convertido en fichas en el tablero de intereses políticos en el extranjero, no somos muchachos de mandado de ningún interés político del extranjero y en esta mesa nacionalista aspiramos a que entre factores venezolanos, unos que están en el Gobierno del cual queremos salir, democráticamente; y otros que estamos en la oposición y que entre nosotros tenemos diferencias, pero que tenemos algo en común, que somos venezolanos nacionalistas que entre nosotros vamos a resolver nuestras diferencias.

— ¿Cómo es posible una transición en Venezuela con o sin el chavismo en el poder?

— En Venezuela los procesos de cambio político pueden ser violentos o democráticos, he notado que en los últimos años en Venezuela a los cambios democráticos se les denomina con el sinónimo de transición, todo cambio democrático es una transición por definición, lo único que no tiene esa característica son los cambios violentos.

En un país que está hambreado, de donde la gente está huyendo en estampida porque está desesperanzada, creemos que la mejor manera de una transición, como tú la denominas, es en paz, entre todos, aquí hay que dar un giro de 180 grados, aquí tiene que haber un gran pacto nacional para salvar a Venezuela (…) Aquí tiene que haber una convocatoria a los mejores talentos, a la gente más sensible, no importa de qué partido vengan y ese es el planteamiento que tengo como insignia.

—EE UU anunció que vendrán más sanciones…

— Yo protesto esa actitud de “Juan Charraqueado” de creer que se puede andar con un látigo por el mundo empujando a los demás y hago un llamado a toda la gente del país a que protestemos esto porque eso daña al país, eso no es contra Maduro, contra Diosdado Cabello, ni contra un gobernador chavista, eso es contra Venezuela, eso agrava la crisis, creer que la solución es asfixiar económicamente a Venezuela que no tenga financiamiento, que los barcos no puedan atracar en ningún puerto, que los pasajeros no puedan volar a ningún país del mundo, que no entren a Venezuela ningún proveedor, que Venezuela no pueda vender petróleo, esa tesis lo que promueve es asfixiar a los venezolanos para que los venezolanos desesperados, cree esa tesis, van a salir a tumbar al Gobierno, no veo algo más perverso que eso, es un acto maligno contra los venezolanos por eso planteamos que las sanciones tienen que ser eliminadas y planteamos resolver la crisis, no agravarla, es resolverla.

Nosotros no estamos en el Gobierno, pero tenemos que hacer lo posible para que haya un proceso de distensión política (…).

— Por último doctor Fermín, ¿cuándo se escogería el nuevo CNE y cuáles a su juicio serán las primeras elecciones bajo su conducción?

— Aspiramos a que quede electo este año. Nos queda todavía octubre, noviembre y diciembre, eso es suficiente tiempo para empujarlo mediante un estatuto que sea expedito. Y sus primeras elecciones, no tengo ninguna duda, todo el mundo lo sabe en los sectores políticos, pero desinforman al país interesadamente, el año próximo habrá elecciones para la Asamblea Nacional, no solo porque está previsto en la Constitución, sino porque el mandato de los diputados es de cinco años (…) Yo fui a votar en el 2015 con la tarjeta de la “manito”, soy uno de los mandantes de esos 112 diputados de oposición y los venezolanos les dimos un mandato por cinco años, ese mandato se vence el año que viene, ellos no tienen ninguna legitimidad después de allí, está sumamente claro que el año que viene hay elecciones, pero de diputados a la Asamblea Nacional.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6631 veces.


La fuente original de este documento es:
panorama (https://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Fermin-Cuando-se-elija-la-nueva-Asamblea-Nacional-debe-extinguirse-la-Constituyente-20190925-0017.html)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/n347166.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO