Un exagente de las Fuerzas de Defensa de Israel es el representante del candidato de Avanzada progresista en EEUU

Henri Falcón quiere ser presidente, por eso buscó un asesor en EEUU para "devolverle la gobernabilidad a Venezuela"

Ari Ben-Menashe fue contratado por 200 mil dólares para representar a Falcón en EEUU

Ari Ben-Menashe fue contratado por 200 mil dólares para representar a Falcón en EEUU

Credito: Agencias

¿Quién es Ari Ben-Menashe, el nuevo asesor de Henri Falcón?

Ari Ben-Menashe, un empresario, consultor de seguridad y escritor israelí nacido en Irán. Anteriormente empleado de la Dirección de Inteligencia Militar de Israel de 1977 a 1987, investigado por trafico de armas, se presenta ahora, en Estados Unidos como el promotor para resolver la compleja crisis política de Venezuela.

El empresario dirige una empresa internacional de exportación de productos básicos, Traeger Resources and Logistics Inc. y también como director de la firma canadiense Dickens&Madson, la cual se dedica al cabildeo, la búsqueda de influencia en los centros del poder político, o mejor conocido como "lobby". Según el portal estadounidense Político, la firma Dickens&Madson fue contratada por Henri Falcón, para convencer a los gobiernos de Estados Unidos, Rusia, además de otros países para que lo apoyen como "candidato de compromiso" a las próximas elecciones presidenciales, como un intento para desbloquear la situación política estancada en un toma y dame entre el presidente Nicolás Maduro y el líder opositor Juan Guaidó.

Ben-Menashe quien ahora reside en Canadá es el encargado de promover a Henri Falcón como la mejor opción presidencial del país, para romper con la polaridad y poder derrotar a Nicolás Maduro. Es un hombre con un largo historial, lleno de conspiraciones, episodios de espionaje, digno de las películas de James Bond, que ha sido colaborador de los servicios de inteligencia israelíes y ha asesorado a la junta militar que gobierna Sudán. Su nueva tarea es promover en Estados Unidos a Henri Falcón como una alternativa para supuestamente resolver la crisis en Venezuela.

La firma se dispone a cabildear a los entes gubernamentales de EEUU y a sus diferentes agencias para buscar apoyo al partido Avanzada Progresista, para que Henri Falcón sea elegido como "presidente de Venezuela", como lo indica el documento presentado ante el Departamento de Justicia estadounidense, por cuyo contrato se estaría pagando una bicoca que asciende a US$200.000.

Ante las críticas, Falcón se defendió, dejando saber a los medios que lo que habían hecho era "contratar de manera legal unos servicios profesionales y de representación en el exterior, igual que hacen otras muchas formaciones políticas venezolanas".

De las historias mas resaltantes de Ben-Menashe, como agente Israelí, destaca su relación con el escándalo Irán-Contra,  mejor conocido como "Irangate", acontecimiento político ocurrido en 1985-86, un caso en el que estuvo envuelta la administración de Ronald Reagan por vender armas a Irán, pese al embargo que en ese momento pesaba sobre el país islámico, para financiar con el dinero de las ventas a los contras en Nicaragua, escándalo en el que se llegó hasta a relacionar a Pablo Escobar como colaborador de esta red que apoyaba a los contras nicaragüenses.

En su libro "Profits of War: Inside the Secret US-Israel Arms Network" Ben -Menashe relata que después de la Revolución iraní de 1979, su origen iraní le sirvió para establecer conexiones con algunos de sus amigos, compañeros de escuela, que jugaban roles estratégicos en el nuevo gobierno. Estas relaciones, dijo Ben-Menashe, le ayudaron para servir como intermediario en las negociaciones israelíes de vender armas a Irán, así como la decisión del gobierno de Israel de respaldar el operativo "October Surprise" de la campaña de Ronald Reagan para la liberación de los rehenes estadounidenses que mantenían cautivos el gobierno iraní, en un calendario que fortaleciera a Reagan y no al presidente titular Jimmy Carter. (En este movimiento declaró Menashe, que George Bush padre, estaba envuelto en estas negociaciones).

En 1986, Ben-Menashe suministró información al corresponsal de Time, Raji Samghabadi, sobre los envíos de armas a Irán realizados por Richard Secord, Oliver North y Albert Hakim, en el affaire Irán-Contra. El tiempo no pudo corroborar las acusaciones, y Ben-Menashe luego pasó la información al libanés Ash-Shiraa,  quien las hizo públicas el 3 de noviembre de 1986, reventando uno de los escándalos mas grandes en la historia política de los EEUU,  lo que pronto condujo a las investigaciones del Congreso. Samghabadi dijo más tarde que "La información que me dio fue estremecedora, y luego fue corroborada por el Congreso". Según Ben-Menashe, la filtración se realizó por orden del Yitzhak Shamir de Likud para supuestamente avergonzar al Partido Laborista, rival de Shimon Peres.

Luego Ben-Menashe es arrestado en 1989 en EEUU acusado de intentar la venta de tres aviones de transporte iraníes y después de haber pasado casi un año en prisión fue liberado en 1990, por un jurado de Israel que aceptó que él había actuado en beneficio de los intereses de Israel. También estuvo relacionado con otros casos relacionados con Robert Mugabe, presidente de Zimbabue. Ben-Menashe también ha sido protagonista de una cadena de escándalos a lo largo de su vida, tanto de carácter personal, por acusaciones de su ex esposa y suegra de haber sido golpeadas por él y de sus denuncias por atentados contra su vida y de grandes casos de conspiración como el Irangate, venta de armas, espionaje a Israel y ahora como asesor  y lobbista de Henri Falcón ante el gobierno estadounidense.

Falcón quiere ser presidente para "devolverle la gobernabilidad a Venezuela".

El ex gobernador del estado Lara, informan algunos medios, ha contratado a Ben-Menashe para impulsar su imagen como candidato de una tercera opción presidencial en Venezuela, más allá de las negociaciones de Oslo, a través de los votos que es como él considera puede ser derrotado el presidente Nicolás Maduro. Hasta ahora no se sabe si lo hará con su partido Avanzada Progresista o a través de una alianza con otros partidos de la oposición.

Falcón, originario del estado Yaracuy fue el único dirigente que rompió el cerco de no ir a elecciones, según la línea impuesta por la oposición, que se atrevió a ir en contra de Nicolás Maduro, en las elecciones pasadas donde obtuvo 1.917.036 votos según el segundo boletín del CNE.

Al conocerse este movimiento de Falcón, no han sido pocas las críticas que han surgido de parte de la oposición, al contratar a Ari Ben-Menashe para que trabaje en EEUU su candidatura, y de la que ha expresado que serviría para "devolverle la gobernabilidad al páis".

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4341 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/n345169.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO