Los ataques de Trump contra rivales y aliados tensan la Cumbre del G-20

G-20

G-20

Credito: Agencias

El ambiente se electrizó bruscamente en Osaka, en vísperas de la cumbre que comenzó anoche y que mantendrán entre hoy y mañana los líderes del G-20, como resultado de las múltiples intimidaciones, advertencias y comentarios peyorativos lanzados por el presidente norteamericano, Donald Trump , contra varios participantes , incluidos aliados, rivales y países neutrales.

Como es habitual en su caso, antes de reunirse con los dirigentes de los países más ricos del planeta, Trump consiguió elevar la temperatura al rojo vivo con una andanada de nuevas amenazas en su enfrentamiento comercial con China y despectivos comentarios contra Irán.

Y para que no queden dudas sobre el conflicto con Teherán, antes de partir repitió que esperaba que no hubiera guerra. Pero advirtió que, si llegara a ocurrir, su país estará en posición de fuerza y un eventual enfrentamiento "no duraría mucho tiempo".

La declaración fue inmediatamente ridiculizada por el régimen de los ayatollahs: la idea de una "guerra corta" contra Irán es una "ilusión", dijo el canciller Mohammad Javad Zarif. Durante la década de 1980 Irán mantuvo un conflicto de ocho años con Irak -apoyado por Estados Unidos-, y desde la instauración de la Revolución Islámica, en 1979, resiste un boicot norteamericano permanente.

Pero, en Osaka -donde en la madrugada de hoy se llevaban a cabo las primeras sesiones de trabajo-, la atención se concentra en la reunión que Trump debe mantener mañana con el presidente chino, Xi Jinping , para tratar de poner fin a la actual guerra comercial entre ambos países. Sin embargo, pocas horas antes de sentarse a la mesa de negociación, el jefe de la Casa Blanca volvió a atacar violentamente a China.

En una entrevista con la cadena Fox Business, dijo que "Pekín quiere un acuerdo porque su economía se derrumba", debido a las tasas aduaneras aplicadas por Washington. Trump espera, sin embargo, que Xi adopte "una actitud conciliadora" durante el tête-á-tête que mantendrán al margen de la cumbre.

De lo contrario, está dispuesto a aplicar nuevas tarifas aduaneras, de 10% y 25%, a los 300.000 millones de dólares de importaciones chinas que aún no han sido afectadas por las sanciones. "Mi plan B es ponerme en el bolsillo miles y miles de millones de dólares cada mes y disminuir el intercambio con ellos", dijo desafiante. Horas antes, sin embargo, el secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin, había afirmado que el acuerdo con Pekín estaba listo en un 90%.

Pero la retórica guerrera de Donald Trump no terminó allí. El mandatario norteamericano, oficialmente en campaña para su reelección, afirmó que Vietnam era "peor" que China en materia de intercambio comercial. Y, en lo que ya parece una auténtica obsesión, volvió a atacar a Alemania, país miembro de la OTAN, a quien acusó de ser "un socio deficiente" y de aprovecharse de Estados Unidos al actuar como una "mala pagadora".

"Alemania paga miles de millones de dólares a Rusia por su energía y, a pesar de eso, nosotros debemos proteger ese país", se irritó.

Repercusión

Los líderes internacionales están acostumbrados a los desplantes y a la ausencia de modales del presidente norteamericano. También saben que no hay nada que deteste más que esos foros multilaterales donde se siente fuera de lugar. El problema es que se trata del líder de la primera potencia y todas sus decisiones tienen una repercusión directa en el resto del mundo.

Frente a la agresividad norteamericana -por ejemplo, en el plano comercial-, ¿cuál será la actitud de los otros países del G-20? "Hemos decidido cooperar estrechamente para que el G-20 envíe un fuerte mensaje", declaró el premier japonés, Shinzo Abe, anfitrión de la cumbre, junto al presidente francés, Emmanuel Macro , que realizó una visita previa de dos días a ese país.

Para ambos dirigentes, es necesario crear una corriente que permita -hasta la realización del G-7 de fines de agosto en Biarritz- limitar los intentos de Trump de romper el consenso internacional.

En ese sentido, la Unión Europea (UE), junto con Japón, Canadá y probablemente México, intentarán reforzar el club de los partidarios del multilateralismo.

Pero si bien la guerra comercial entre Estados Unidos y China puede echar por tierra años de esfuerzo mundial en favor del libre comercio, esa no será la única manzana de la discordia en esta cumbre. Otro foco de enfrentamiento será el clima.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5099 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/n343953.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO