Entrevista

Mario Silva García, conductor del programa "La Hojilla": "Hay que intervenir el PSUV en Carabobo"

Mario Silva García, conductor del programa "La Hojilla"

Mario Silva García, conductor del programa "La Hojilla"

Credito: Luis Eduardo Baciao

13 de octubre 2009. -  El ex candidato a la Gobernación de Carabobo asegura que muchos alcaldes trabajaron para impedir su triunfo en la región. Además, considera que el buró  político está de espaldas a las bases.

Por otra parte, desestimó el documento suscrito por 11 de los 12 alcaldes del partido rojo, donde éstos exigen a la dirección nacional un voto de censura contra él.

Sobre el burgomaestre valenciano, Edgardo Parra, dijo que no está cumpliendo con una gestión revolucionaria, toda vez que subrayó que no tiene ningún problema personal con él. 

Una vez más, Mario Silva atiende cordialmente el llamado hecho por LA CUMBRE para conversar sobre el actual escenario político en la región carabobeña. Luego de terminar con su programa televisivo acepta responder muchas interrogantes que rondan sobre el incidente que él tuvo con varios alcaldes, sobre todo con el burgomaestre valenciano, Edgardo Parra.

Continuando con este trabajo especial, que, indudablemente, manifiesta opiniones encontradas entre los miembros del buró político del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y el conductor del programa "La Hojilla", se puede concluir que existe un fraccionamiento inocultable en el partido, no obstante la militancia es quien tendrá la última palabra.  

Silva apuntó  que no hablaba como miembro de la dirección nacional sino como moderador de "La Hojilla". Los planteamientos de Silva constituyen una "contrarréplica" hacia las conjeturas hechas por Parra. No obstante, los comentarios realizados por el "señor de la noche", no se limitan a este incidente, sino que más bien revelan algunos datos desconocidos, hasta ahora, por las bases del PSUV.

Críticas, llamados de atención, recomendaciones y, sobre todo, ganas de construir el poder popular, se desprenden del discernimiento del otrora candidato a la Gobernación de Carabobo.        

—Luego de los comentarios que recientemente usted emitió en su programa de televisión se desató una polémica en la región. ¿Qué lo motivó a criticar la gestión del alcalde de Valencia?

—Bueno, yo hago una autocrítica, que es válida, con respecto a la gestión que se está llevando en todo Carabobo; no es en una sola parte, es en todo el estado Carabobo. Hay una gestión que está siendo criticada por las bases. Hay una serie de elementos que me indican a mí que estamos en las mismas condiciones que antes de las elecciones.

Por ejemplo, nosotros hicimos unas promesas en la campaña electoral y esas promesas fueron boicoteadas. Los consejos comunales se siguen llevando como que si fueran una ala o una especie de control partidista, cuando nosotros tenemos más bien, y eso por instrucción del Presidente de la República, que articular con los consejos comunales para sean ellos los que originen el otorgamiento de créditos.

Una de las promesas que yo hice, y que levantó ronchas en Carabobo, es que tenía que hacerse reuniones con los consejos comunales. Propuse la creación de una especie de congresillos que comenzaban, primero, desde el área municipal, hasta lo que es el ámbito estadal, para poder definir el presupuesto para todas las comunidades en base a sus proyectos, y eso no se está haciendo a pesar de ser una orden del Presidente de la República y del Plan Nacional Simón Bolívar 2007-2013. 

—¿Por qué no se ejecutan los proyectos si es una orden del presidente Chávez?

—Porque alguien está fallando. Es decir, no le estamos dando importancia a lo que es la construcción del Estado socialista. O sea, nosotros no podemos seguir gobernando como la extrema derecha, no podemos seguir gobernando como la Cuarta República, donde un alcalde o un gobernador es una especie de rey que tiene un sector dominado y que hace con él lo que le da la gana; ¡no puede ser! 

Precisamente, el Presidente Chávez nos ha enseñado a que las gestiones de gobierno tienen que hacerse desde las bases para poder fortalecer el poder popular y ellos no lo han hecho. 

—¿Esa crítica es para todos los alcaldes del estado Carabobo?

—¡Exacto! Es una crítica válida. Es más, nosotros tenemos muchísimas quejas de Carabobo y por eso les hago un llamado a la reflexión. Si ese llamado tú lo tomas  como un ataque, entonces algo malo estás haciendo; tú no estás cumpliendo con la gestión. 

—Pero ellos alegan que es válida la autocrítica siempre y cuando se discuta dentro del partido.

—En lo absoluto. Yo no creo eso. Cómo hacemos con el poder popular si yo me convierto en cómplice y no hablo de eso. Si yo hablo a puerta cerrada y no se soluciona nada, ¿cómo quedo yo ante el poder popular? ¿Cómo queda mi opinión y mi credibilidad ante el poder popular? El pueblo también tiene derecho a saber lo que ellos están haciendo. 

—Los alcaldes firmaron un documento para hacer formal una acusación en su contra por las valoraciones que usted ha hecho contra ellos. ¿Qué le pudiera suceder a Mario Silva con ese dictamen?

—Si la dirección nacional decide un voto de censura en mi contra o la expulsión misma, bueno yo acataré como buen soldado, pero el problema es que si ese voto de censura representa a las bases en Carabobo, allí es donde está el detalle.

En más de una reunión que hicimos en Carabobo se habló del tema de la unidad, pero yo no puedo agarrar y subordinar a los grupos. Te pongo un ejemplo: a todos los que trabajaron con Mario Silva en Carabobo los execraron, los apartaron, los defenestraron, los humillaron, los hicieron, incluso, claudicar por hambre, compadre, que es peor todavía; allí hubo presión continua.

Yo soy de los que considera que hay que hacer una revisión, no solamente una autocrítica, porque nosotros tenemos que hacer un trabajo interno en el PSUV. 

—¿Quiere decir que hay que intervenir al PSUV de Carabobo?

—Yo sí creo que desde Caracas debería intervenirse. 

—¿Y eso por qué?

—Porque es la única forma de nosotros saber lo que está pasando. Allí está un poder popular que se está movilizando, y a ese poder popular —en vez de sentarse a conversar con ellos, que son todos miembros del PSUV— se le ha defenestrado.

Hay muchísimas patrullas que no han sido registradas, porque algunos no lo permiten, porque vienen del poder popular.  

—Pero según números del buró político regional, Carabobo es uno de los primeros estados en inscripción de patrullas.

—¡No!, eso es una gran mentira, y lo digo con todas las de la ley.  

—Recientemente el presidente Chávez dijo, durante un acto político del partido con los estados de la región central, que Carabobo estaba “raspao”. ¿A qué se refería él específicamente? 

—Bueno, la respuesta del Presidente de la República en el Poliedro te dice cómo está Carabobo. ¿Entonces quién está mintiendo? ¿Está mintiendo el Presidente de la República? ¿O está mintiendo el buró de Carabobo? El buró dice que tiene conformadas todas las patrullas y sin embargo el Presidente dice que Carabobo está "raspao", ¿cómo hacemos?  

—¿Recibe alguna información de la gestión de los alcaldes a través de la militancia carabobeña?

—Es una andanada de quejas que nos llegan a “La Hojilla” y más bien me han criticado porque yo no he sacado todo lo que he recibido. Ahí hay negocios, hay una serie de aspectos que no son normales, acusan hasta de nepotismo al alcalde de Valencia. ¿Estamos haciendo revolución metiendo familias? Eso es como que yo agarrara la gobernación y metiera a mis hermanos, mis primos, mis sobrinos, entonces no estoy haciendo revolución, compadre.

Antes de haber hecho esas declaraciones, Edgardo Parra tenía que haberse revisado internamente, no salir inmediatamente a considerarme como enemigo, yo no soy enemigo de él ni de ninguno de los alcaldes que están en Carabobo, que, dicho sea de paso, muchos de ellos trabajaron en contra de mi candidatura. 

—¿Está diciendo que algunos alcaldes trabajaron para que Mario Silva no ganara la gobernación?

—Sí, muchos de ellos trabajaron en contra de la candidatura. Yo soy claro en eso, no le temo a la verdad, por la verdad murió Cristo. 

—¿Y el buró boicoteó su  candidatura?

—No se hizo lo suficiente, pudo haberse hecho más. Yo creo que había que restearse, había que hacer el trabajo y, sobre todo, había que tomar como figura principal al  comandante Hugo Chávez.

Este señor que está aquí, ha sido crítico desde que a mí me conocen, jamás he sido escaparate de nadie, yo digo las cosas por todo el frente. ¡Ah!, que eso lleva a que 11 alcaldes hagan un voto de censura contra mí; pero es que los alcaldes no son las bases, yo lo puedo demostrar.  

—Usted aseguró, en una entrevista a este mismo periódico, que si volvía a Carabobo sería por iniciativa de las bases. ¿Mantiene aún su posición?

—Yo, en estos momentos, no he estado pensando en candidaturas. 

—¿Entonces está descartada la posibilidad?

—No, yo no hablo de descartar algo que tú no sabes. Al final de cuentas el tiempo pasa y, dependiendo de todo lo que suceda, tú verás que decisión tomar.

Yo pienso que a Carabobo hay que darle la oportunidad. Lo voy a poner bien claro: en Carabobo hay líderes muy buenos.  

—¿Quiénes son esos líderes?

—No voy a favorecer a nadie en estos momentos. Pero hay líderes que se están construyendo desde las bases. Si nosotros no permitimos que eso avance, estamos burocratizando el partido, lo estamos mutilando y nos va a traer consecuencias graves. El Presidente lo dijo en el Poliedro: hay la necesidad que en donde perdimos se estudie muy bien qué es lo que se va a hacer para poder recuperar al partido y recuperar la gobernación.  

—Hay dirigentes del PSUV que lo acusan de haber sido un factor de desunión en Carabobo. ¿Qué consideraciones tiene usted frente a estos señalamientos?

—Depende lo que llamen desunión. Si desunión es que yo no acepto negociar con la derecha, que no acepto robar, que no acepto mafias internas, entonces sí es verdad, yo fui un factor de desunión. Ahora, si hablamos de desunión o que yo propicié la desunión en las bases, eso es mentira, también es una enorme mentira.  

Si yo fui un factor de desestabilización en la región fue porque simple y llanamente no acepté negociar con nadie, porque la única directriz que yo tengo es la del comandante Hugo Chávez Frías. 

—Algunos miembros del buró dicen que usted fue impuesto desde Caracas

—Eso es mentira, eso sería como mentarle la madre al pueblo. Eso es decirles a las bases, que votaron por mí, en las elecciones internas, que se manipuló su voto. Si ellos dicen que yo fui impuesto, más degenerado está el factor interno de la derecha.

La gente sabe que yo no tenía ni siquiera maquinaria partidista cuando llegué  a Carabobo, y en las internas gané con 60 por ciento. Si tú  le dices a ese 60 por ciento que nosotros manipulamos su voto y que a mí me impuso el Presidente de la República, le estamos dando una cachetada al pueblo carabobeño.  

—Pero el ex alcalde del municipio Libertador de Carabobo, Argenis Loreto, afirma que su postulación sí fue una imposición de Caracas. 

—Argenis Loreto pretende, en estos momentos, regresar para ser nuevamente alcalde del Libertador. Él está atacando a la alcaldesa de ese municipio (Carmen Álvarez) para quitarle liderazgo. ¿Sabes quién fue un factor desestabilizador en la región?, el señor Loreto, y él lo sabe; no llegamos ni siquiera a cruzar palabras porque él nunca entendió lo que yo estaba tratando de hacer en Carabobo, y no lo entendió porque simplemente no le daba la gana. 

—Dentro del partido hay una ala que defiende las posiciones que usted asume y otra que está en desacuerdo. ¿Existe división en el seno del PSUV? 

—Allí no hay división. ¿Se puede hablar  de división cuando tú dominas un sector importante del partido y otro domina el resto? Si tú tienes a un grupo de personas tratando de dirigir algo que no se dirige, tú no estás dividiendo nada.

Lo que a mí  me da lástima y me da pena, porque estamos dando un muy vergonzoso ejemplo, es que no hemos entendido que hay un proceso de abajo hacia arriba. Si Mario Silva ya no es aceptado, se va, me retiro. Yo no puedo tratar de dominar a toda una masa si no tengo credibilidad sobre ella, por eso es que te digo que no hay ninguna división, lo que hay es una imposición, que es todo lo contrario. Hay un poder popular construyéndose que está, de paso, obstinándose de esa imposición. 

  —¿Qué mensaje les envía a los alcaldes de Carabobo, especialmente a Edgardo Parra?

—La gente cree que yo tengo algún tipo de animadversión contra Parra, ¡no chico!, en lo absoluto, él fue electo alcalde, pero quieras o no lo quieras, y si estás metido en la revolución, tú tienes que hacer el trabajo. Si tú no haces el trabajo, vas a ser criticado. Yo considero que si Edgardo Parra no cumple con su trabajo, tiene que aguantar el chaparrón. 

—¿Y usted cree que Edgardo Parra no ha cumplido con lo que prometió?

—Para mí no ha cumplido.  

—Sin embargo Edgardo Parra avala el resultado que le otorga una encuestadora de Carabobo que le atribuye un 47 por ciento de aceptación en su gestión.   

—Entonces la encuestadora tendrá la razón (risas). Mire compadre yo no voy a buscar encuestas que me favorezcan, sino son reales; así de claro. Yo no voy a tener una persona a mi lado que le sirva al rey, y que cada vez que el rey pregunte: "¿cómo estoy?",  le digan: "estás lindo", porque eso es mentira. Eso sería mentirse a sí mismo.

Cuando los resultados finales salgan, entonces veremos quién tenía la razón. Yo no tengo al lado un espejito, espejito, ¡qué bello soy yo!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 11829 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/n143845.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO