Sindéresis

Razón ética de las internas

Cuando el PSUV decidió durante el proceso electoral de los delegados al Congreso Extraordinario, que solo votarían los socialistas organizados en patrullas, se anotaba un error histórico que incluía una violación al principio fundamental del socialismo como doctrina de participación. Desde esta humilde ventana de opinión, se llamó la atención sobre el significado de esa decisión y sus efectos en todos los procesos posteriores a ese. Casi un ruego se hizo desde aquí, para que ese procedimiento fuera abortado. Ahora con seguridad, costará al partido un esfuerzo indeterminable convencer al voto a casi 4 millones de socialistas excluidos. Y además la manera escogida para la elección de los delegados fue errática. Porque escoger cuatro, cinco o mas personas para tal fin, se prestaba a la facilidad de la manipulación, el quino y el ventajismo electoral. Un delegado por parroquia, por ejemplo, hubiera promocionado liderazgos, medido fortalezas y en transparente selección obtener un resultado de alta calidad representativa.

Ahora, para la selección de los candidatos a diputados nacionales, algunas de esos desperfectos se han subsanado. La participación de todo el universo militante es una decisión correcta y la elección uninominal y sectorizada es también correcta. Pero queda una posibilidad que hay que allanar por todos los medios que el partido disponga. Se trata del ventajismo que genera el aupamiento público de los altos funcionarios de representación popular a algunos candidatos.

Esta actitud no es cónsona con la alta posición que esos altos funcionarios exhiben. Porque la parcialidad en esos casos rompe el principio de equilibrio y equidad socialista, al influir sobre terceros bajo su condición laboral. Y aunque exista ya un alto contenido de conciencia en el pueblo socialista, eso es éticamente reprochable.

Los más altos lideres y representantes del partido y de las instituciones del gobierno deben dar el ejemplo, sin desbocarse detrás de candidaturas internas en donde no hay gane. Porque si pierden sus candidatos, bien no quedan y si ganan ya con la ventaja usada para sus pronunciamientos públicos, bien no han quedado. Ahí todo es perder, perder. Por eso es respetable la actitud de algunos camaradas que actuando con conciencia socialista, y a pesar de las diferencias que se puedan con ellos tener, han sido hasta hoy, muy discretos como líderes de alta órbita en el partido socialista. Porque las intentonas ventajistas no dan resultado a largo alcance. Y ya se verá que sea ahora o un poco mas tarde, la conciencia socialista escogerá con absoluta liberación los representantes más idóneos que a su brazo marquen las pautas del bienestar común de los pueblos.


n_lacruz@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1640 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad