¿Cómo identifico al fascista y al fascismo político?

BUSCA AL CURA DE PARROQUIA, NO BUSQUES AL CARDENAL 

-Padre, cómo puedo saber ¿qué es el fascismo?  Y  ¿cómo puedo identificar a un fascista? Preguntó el chamo Andrés Eloy al cura de parroquia, el padre  Alejandrino Valdez.  Alejandrino era uno de esos curas que guardan distancia ante la jerarquía, ante el alejamiento de la oligarquía eclesiástica del pueblo/pueblo. De esos curas de parroquia que recomendaba en sus canciones el cantor del pueblo Alí Primera cuando decía: 

- Busca al cura de parroquia, no busques al Cardenal…. (dile,  que Dios no se arrecha, que  él está contento con revolución…). 

-El fascista es un religioso en negativo, un militante de la muerte, responde el padre Alejandrino. Donde alguien dice ¡viva la vida!, el fascista grita ¡viva la muerte! Es el grito de la desesperanza que atenta contra la vida en todas sus manifestaciones. El mensaje religioso el fascista siempre lo lee al revés. Por ejemplo: “Amar a Dios sobre todas las cosas”, el fascista lo lee: “Amar las cosas sobre todo Dios”, vale decir, que su Dios es el mundo de las cosas,  la mercancía, el dinero, el consumo desenfrenado. El apego a la propiedad.

Por eso, hijo, los fascistas siempre se identificaron con una camisa negra. Y ahora usan “las manitos blancas”,  aquel invento de los gringos en Ucrania, “manos blancas” como los sepulcros blanqueados de los escribas y fariseos hipócritas. Manos blancas a las que hoy se le viene el mundo abajo en Ucrania, donde ayer engañaron  y confundieron con el terrorismo mediático y su revolución naranja.

Donde alguien cante con el poeta Walt Whitman o con Miguel de Unamuno: ¡Viva el amor! El fascista dice: ¡déjame con mi despecho! Si me quitas este guayabo, esta  amargura y este odio que me quema y me derrite la mantequilla por dentro, me matas en seco.  Porque eso, es lo que me mueve… Después ¿de qué voy a  vivir? No juña ¡Viva la muerte!

Ante el “ama a tu prójimo como a ti mismo” el fascista exclama:

-¡Cuál prójimo!  Me basta  el “temor de Dios” como principio de la sabiduría del antiguo Testamento. Mi comunión con Dios es vertical, sin hombres como intermediarios. Y menos, con mujeres, que son peores que el Diablo o son ellas mismas la encarnación del Diablo. Si no, ¡pregúntenle a Sansón!.

Y si le preguntamos, al fascista, señala el padre Alejandrino: 

SI NO AMAS A TU PRÓJIMO AL QUE VES… 

-¿Si no amas a tu prójimo al que ves, cómo puedes amar a Dios al que no ves?

Y si no amas a una mujer, de donde vienes ¿cómo puedes amarte a ti mismo o amar a Dios si no amas a la mujer de donde vienes o  aquella que puede darte hijos e hijas, nietos y nietas? 

Él responderá con prepotencia y arrogancia: 

-¡Cristo y yo, mayoría aplastante!. Y como dijera Cantinflas: “Armaos los unos contra los otros” (Armaos los fuertes contra los débiles)

Y volvemos a preguntarle al fascista, replica el padre Alejandrino:

-¿De qué  Cristo me hablas? Si no lo encuentras en el mendigo de la calle, en el  grito de los niños de Haití, en la protesta  de los mapuches de Chile y de los indios de la selva peruana, entre las mujeres y jóvenes de Honduras. En el warao que deambula en la gran ciudad ¿cómo podrás hablar con Él? ¿No dijo que lo buscaras entre los más negados, excluidos, invisibilizados y oprimidos? 

Y el fascista responde imperturbable al padre Alejandrino: 

-¡Pendejo! Lo busco por televisión o en Internet. Cuando niño yo lo encontré  en los videojuegos y con ellos aprendí a matar y robar, pero entendiendo que el pecado no es el hecho sino el escándalo. Pero ya ese Dios me lo había asomado mi maestro en mi colegio de San Ignacio de Loyola donde hice la primaria.   También en la Acción Católica, o en la UCAB con el padre Ugalde. Si el capitalismo está basado en el robo del trabajo ajeno, el robo no puede estar  negado en la moral capitalista, ni en la moral cristiana  de las teologías que sostienen al sistema capitalista y a la civilización occidental.  

“CRISTO Y YO MAYORÍA APLASTANTE” O LA EXPULSION  DEL “NOSOTROS”

Y replica el padre Alejandrino:

-En ese “Cristo y yo mayoría aplastante” no cabe ningún nosotros, ninguna solidaridad, no cabe el Evangelio, el “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Sólo cabe el individualismo más aberrante, ha dicho Leonardo Boff, un brasileño, teólogo de la liberación, señala el padre Alejandrino

-Y cómo es ese Dios tuyo? Pregunta de nuevo el padre Alejandrino al fascista en aquel diálogo imaginario para recrear  con el estudio en profundidad al joven Andrés Eloy, entremezclando sus palabras en el abre boca de la guitarra de aquel muchacho rebelde. 

Y el fascista le responde: 

- A mi imagen y semejanza y según mis propios intereses materiales y espirituales.  Es el que defiende el derecho de propiedad privada de los ricos y expropia a los pobres. Yo lo veo todos los días en mi propio espejo ¿acaso no  está creado a mi imagen y semejanza?

-¿Cómo, pregunta el padre Alejandrino?  ¿Y no había el cuento de que era “el comunismo” el que  me iba a quitar la casa y el carro y hasta los hijos?

Entonces, entre risas, responde imperturbable el fascista:

- Ese Dios expropia a los pobres porque los pobres ni saben hacer riquezas ni saben acumular riquezas, mucho menos administrarlas. Como decía Aristóteles, unos nacen para mandar y otros para obedecer. Por ejemplo, en los Estados Unidos más de 10 millones de personas han perdido sus casas por embargos del capitalismo financiero ante los “malos deudores”, no es la crisis es que son “malos paganinis”.(Hubo que expropiarlos!)

Para saber que estamos en lo correcto, te diré que este es el mismo Dios del Cardenal Urosa y de la mayoría de la Conferencia Episcopal Venezolana. Aunque nunca falta la sospecha de que pueda haber “más de un chavista entaparao”. La contratascón lista, nació primero que la lista de Tascón, desde la iglesia y la empresa privada con el aval de Fedecámaras. Por eso el 11 de abril de 2002 ya sabíamos a quiénes teníamos que buscar para peinar. Pero el pueblo y las fuerzas armadas no nos dieron tiempo de nada. 

COMO ES ESE DIOS DEL CARDENAL Y DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL

-

¿Cómo es ese Dios del Cardenal? Pregunta el padre Alejandrino: 

-Ese Dios es puro y perfecto, dice el fascista: usa barba y “manitas blancas” y ojos muy azules, tan claros y puros como el azul del cielo de “la raza cósmica”  de José de Vasconcelos y la “civilización superior” del Norte del mundo. Viste una larga batola negra, para señalar tal vez, el color del diablo y del pecado, el color de Haití. Habla más del pecado, del demonio, del diablo y del fin del mundo, que del Dios mismo. Pero, él es bueno. Tan bueno que   nos convoca a través  del pastor Pat Robertson a una cruzada a muerte de “los buenos” contra “los malos”: contra el eje del mal. Él expulsa unos discos y los dirige a control remoto para matar a los malos y contra los países terroristas como Venezuela, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Irán, Irak, Afganistán, Rusia, China…Vietnam, Corea. Por eso él busca mediáticamente a Osama Bin Laden y las Torres Gemelas en todos estos países. Y todavía busca armas químicas en Irak. 

“El eje del bien” es Usa-Canadá-México, Panamá, Colombia, Perú y Chile. Además del norte de Europa… Y Costa Rica es el oasis para donde cogen los buenos cuando son perseguidos por los malos, así como Suiza es el paraíso fiscal donde los buenos cuando son perseguidos por los malos guardan sus biyuyos bien habidos.  Dice el pastor Pat Robertson que Haití en 1804 hizo un “pacto con el diablo” para liberarse de la esclavitud de los franceses.  Y ahora viven, de terremoto en terremoto. Terremoto de tierra, terremoto social y político de intervenciones gringas. Pagando un “karma colectivo” o pagando “la maldición blanca” de que habla Galeano. (Buscar en Google: Aporrea, matriz ideológica de la dominación occidental, la ideología del karma. SRR) 

¿ES DIOS UN FASCISTA? 

-¿Y es buena la esclavitud y querida por Dios? 

-Sí. Responde el fascista. A veces es un mandato de Dios para que un pueblo que se ha portado mal pague todos sus pecados obedeciendo en todo a su patrón y a los dioses imperiales y su idolatría del dólar. El terremoto de 1812 fue un castigo del cielo contra Miranda y Bolívar por haber desobedecido a Dios y al rey de España. La vaguada de La Guaira fue un castigo del cielo contra Chávez y  los bolivarianos por haber desafiado a la naturaleza.

-Entonces  Miranda, Bolívar, Petión eran malos? 

-Sí. Eran  los malos y terroristas de ayer, así como hoy lo son Chávez, Fidel, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega. No hay que olvidar que Miranda y Bolívar fueron excomulgados  como terroristas de su tiempo. Pero a Bolívar le levantan la excomunión cuando entra triunfante a Bogotá.

    Se salvó mucho antes de la excomunión ese otro terrorista llamado Fray Bartolomé de Las Casas, ese defensor de “salvajes” y “pecadores”  porque había sido maestro de Carlos V y éste tenía buenas relaciones con el Papa.  Pero ya las mujeres de los encomenderos le habían hecho en Santo Domingo el primer cacerolazo de América al fraile Antonio Montesinos cuando éste denunció la esclavitud de las encomiendas. 

LA IGLESIA, EL PAPA Y EL FASCISMO 

-Padre ¿y la iglesia y el Papa son fascistas?

-Claro hijo. Cuando el fascismo estaba en el poder en Italia, la iglesia estaba también en el poder y no necesitaba que los creyentes hiciéramos política, entonces predicábamos “el apoliticismo” del católico, así como algunas sectas protestantes que están hoy en el poder en Estados Unidos, pregonan el no votar y el no prestar el servicio militar; pero si la religión y la civilización se vieran en peligro, si a Obama por ejemplo se le saliera “el negro” y resultara de un momento a otro un “pro-comunista” camuflado, entonces habría que volver a la política inmediatamente. Eso depende del momento político.  Habría que apelar a la “justa guerra”, como la que se le hizo a los indios en América desde el siglo XVI.

La iglesia siempre se llevó muy bien con los fascistas en Italia y con la falange y el franquismo en  España, y con el fascismo de Oliveira Salazar en Portugal, salvo esos revoltosos y terroristas que hoy se llaman “iglesias de base” y “Teología de la Liberación” y a la que pertenece este curita Alejandrino Valdez, que no ha querido ahorcar los hábitos, tal vez para salvaguardar su mensaje evangélico frente a la avalancha fascista. Esos curitas, diremos los fascistas, no están ganados para la nueva cruzada contra “el eje del mal”. Al contrario, son parte activa del “eje del mal”. 

EL BRAZO FASCISTA EN  EL ISLAM Y EN EL JUDAÍSMO 

    -Padre Alejandrino ¿Y tiene el fascismo su brazo en otras religiones?

   -También el Islam tiene su brazo fascista financiado por sectores de extrema derecha de Arabia Saudita y  lo tiene Israel en su brazo sionista. Por eso el fascismo no tiene límites religiosos, étnicos o políticos. Se plantea allí donde estén en peligro los intereses de la clase dominante  y por lo general, como base social de apoyo usa(id) a los sectores medios de la población, a los que utiliza como colchón para amortiguar los conflictos sociales en una cabronería política con sus propios verdugos. 

      La clase dominante sabe hacer sus alianzas políticas, económicas, sociales y militares con  las élites de las nacionalidades privilegiadas en los países colonizados y con   las élites nativas desnacionalizadas.. Es allí donde se articulan  la dominación étnica y sociocultural con la dominación de clases. 

EN OTROS MOMENTOS HISTÓRICOS HAN PODIDO CONVIVIR PACÍFICAMENTE ISLÁMICOS, CRISTIANOS Y JUDÍOS 

-Padre Alejandrino ¿Entonces quiere decir que estas religiones sólo pueden convivir  por su lado más oscuro, por su lado fascista ¿O hay otra posibilidad  y alguna experiencia histórica que nos de alguna esperanza? 

-Claro hijo, durante la presencia de los árabes en España, convivieron pacíficamente judíos, cristianos y musulmanes.  Y creo que en los llamados países bajos, también hubo una experiencia de convivencia de varias religiones. Pero todo ello significa que hay grandes posibilidades humanas y espirituales para construir bases sólidas hacia una nueva convivencia  intercultural en el socialismo del siglo XXI. No hay que esperar el socialismo para comenzar a trabajar en estas nuevas posibilidades históricas y sociales de convivencia social y del diálogo de civilizaciones como lo comenzó Mandela en el corazón del apartheid. Debemos comenzar a trabajar desde ahora, desde el sistema educativo bolivariano, con la educación intercultural. 

PADRE: DESPUÉS DE ESTAS EXPLICACIONES ¿QUÉ ES EL FASCISMO?  

-Padre: después de estas explicaciones ¿qué es el fascismo? 

-En el sentido más amplio, se llama fascismo a una serie de regímenes políticos, que van desde El Nazi onal-socialismo de Hitler, el fascismo de Musolini, la dictadura de la falange y el Opus Dei del franquismo, Oliveira Salazar en Portugal, pasando por aquellas dictaduras militares implantadas por los Estados Unidos en la América (llamada) Latina y el Caribe: Batista, Trujillo, Duvalier, Onganía hasta Pinochet. Incluso, se ha puesto de manifiesto, la continuidad de un pinochetismo con un gobierno supuestamente democrático en Chile, donde continuó la prioridad del poder militar sobre el poder civil, que ha permitido  desde un gobierno a lo Bachelet a la  elección de un empresario supermillonario del poder mediático que impulsó el golpe de Estado de Pinochet a través del diario El Mercurio y la CIA. Vale decir,  es la continuidad del fascismo, de un pinochetismo sin Pinochet, con el agravante de contar con una fachada democrática, teniendo como trasfondo el capital y el poder mediático chileno y global. 

-Y el régimen de Stalin, padre, donde queda ubicado? 

-Bueno, se ha discutido también en la parroquia Universitaria, si la política se puede convertir en religión, pero no debemos olvidar  de donde viene el exseminarista Stalin y de cómo la religión también se convierte en política. Y de cómo la religión mediática se convierte en infra-política de la información basura. No es solo el cuento de un solo lado, de que “la política se convierte en religión”. Todo discurso único vuelve a sus orígenes: la intolerancia, la inquisición, las cruzadas,  la negación del otro: los “indios sin alma”, los “salvajes” o “bárbaros” de ayer y de hoy.  Es indudable, que todo fundamentalismo nos lleva a la intolerancia, la negación radical del otro, el pagano, el no bautizado  (sea como cristiano, como musulmán, judío o como socialista en último caso…. Todo fundamentalismo tiene un componente pseudo-religioso muy peligroso que debemos detectar a tiempo. Es la típica religiosidad “opio del pueblo” de la que hablaba Marx. El fascismo y el estalinismo  en cuanto fundamentalismos, se dan la mano, conspiran de hecho contra las posibilidades y carácter inédito y creativo en profundidad de la revolución bolivariana, con condiciones junto con la revolución boliviana, la ecuatoriana y la sandinista, de desarrollar una revolución cultural en el continente. Las religiones opio del pueblo o teologías de la dominación, practican también con el fascismo político, el fascismo cultural: la intolerancia étnica, cultural y lingüística, comenzando por los pueblos originarios y los históricamente más arraigados, como los afrodescendientes e indo-descendientes en los países colonizados. La revolución mexicana que ahora está cumpliendo 100 años, practicó este fascismo cultural contra los pueblos indígenas. Mexicanizarse significaba dejar de ser indio, promoviendo de hecho la desindianización, la deshispanización y de hecho, la norteamericanización, a pesar de su proclamado anti-imperialismo. Así como el desarrollismo tecnocrático  de  los fundamentalismos practican la intolerancia y antagonismo con el ambiente, con la biodiversidad y la vida en su totalidad. Por eso hemos dicho que es un canto a la muerte en todo sentido.  

EL FASCISMO ES LA CARA EXTREMA DEL PODER DE LOS RICOS EN  EL CAPITALISMO 

-Pero, sigamos explicando qué es el fascismo, señala el padre Alejandrino: 

-El fascismo es el poder de los ricos y poderosos, su lado militarista, de represión, torturas y desapariciones, sin olvidar que la burguesía ha sido atea en sus orígenes. La  cacareada dignidad de la persona humana desaparece ante el andamiaje anónimo invisible del aparataje ideológico-represivo fascista.

Es como una moneda de dos caras. Una cara es la máscara de la democracia representativa, que delega el poder del pueblo en unas elecciones  por un período de 4,5 o 6 años, sin contemplar ninguna participación del pueblo.  Pero cuando ya esa cara no funciona para defender los intereses de los capitalistas, entonces se apela  a la represión fascista, incluso la feroz dictadura fascista para garantizar los intereses del gran capital en alianza con las oligarquías criollas y con el imperialismo norteamericano. Otras veces, -casi siempre(¿?)- se combinan las dos caras de la medalla. El papel de fondo del fascismo en sus sistemas de alianzas, es impedir a como de lugar, que la clase media se convierta en revolucionaria. Igual han hecho, con algunas  etnias-naciones. De los judíos había el peligro de que se hicieran socialistas y por eso, el capitalismo occidental debió reclutarlos a tiempo a través del sionismo. 

ALGUNAS LÍNEAS PARA SALIRLE AL PASO A  LOS NEOFASCISMOS 

-Son las grandes crisis del mismo capitalismo lo que le ha dado vida al fascismo y le ha otorgado una dimensión planetaria como cara emergente del sistema de dominación mundial. En esas coyunturas se pone a prueba el lado más duro y represivo del capitalismo, jugando la carta del resteo para su mantenimiento y reproducción ante el peligro de debilidad de su propio Estado, la anarquización del mercado o ante el peligro de una emergencia socialista.  La llamada “democracia representativa” desaparece con el pretexto de restablecerla (en otro momento).  

-Muchas veces son determinantes las causas intrínsecas al mismo capitalismo, anarquía interna, disputa por los mercados, los recursos naturales como las materias primas y expansión político-territorial que amenazan cambios profundos en el mapa político de  los continentes y del mundo. De allí la defensa de la identidad de los pueblos frente a las globalizaciones unilaterales, la defensa de la soberanía nacional y de la autodeterminación de los pueblos. 

-Movilización de la derecha alrededor de  los neofascismos  a escala planetaria, globalizando sus luchas para defender el sistema capitalista mundial. 

-  Podemos encontrar múltiples explicaciones complementarias: 

-Debilidad filosófica, ideológica, política, formativa y organizativa del movimiento obrero y de los movimientos populares.  División del movimiento de los trabajadores y movimientos populares   a escala nacional e internacional. Intentos de seguir viendo en el proletariado al único sujeto histórico, desconociendo la complejidad del momento actual. Y la multiplicidad de sujetos en un proyecto societario de largo alcance histórico y social. 

-Mal manejo del problema nacional y del problema de clase. Este mal manejo le dejó al fascismo en muchos casos el campo abierto para moverse a su antojo. Es un asunto no resuelto de fondo para la izquierda. Habría que discutir mucho con los pueblos sobre sus puntos de vista y aspiraciones, pero sin intermediarios agazapados en muchas ONG  con financiamiento imperialista.  

-Persecusión de los sindicatos, los sindicalistas o eliminación física o gremial de los mismos, y movimientos sociales como en Colombia en combinación con las transnacionales y el imperialismo. 

-Sicariato contra los dirigentes campesinos, indígenas, afrodescendientes  y desplazamiento masivo  de poblaciones por razones de militarización del territorio como ocurre en Colombia, con la ocupación norteamericana, el paramilitarismo y el narcotráfico. Frente a las bases militares  norteamericanas en Colombia las primeras víctimas son  los pueblos indígenas, afrodescendientes y campesinos. Y el sicariato se ha trasladado aquí para frenar  la Ley de Tierras y la lucha contra el latifundio. 

-Masificación y desconocimiento de la identidad de todo pueblo, promoviendo la despersonalización  personal y colectiva, el individualismo galopante  o la dominación ciega por el aparato ideológico socializador. Promoción de la irracionalidad, el fanatismo y la intolerancia visceral. 

-Tratan los neofascismos de presentar los conflictos de intereses económicos y geopolíticos como “conflictos de civilizaciones” (supuesta defensa de Occidente y de la civilización cristiana frente al islam, por lo cual habría que dar una nueva cruzada pseudo-religiosa). La ideología tecnocrática cientificista como el fundamentalismo más acabado de Occidente, trata de presentar los conflictos como “de generaciones”, expulsando el estudio de la geografía e historia con el mito del “fin de la historia” y el “fin de la política”, “fin de las ideologías” y el arribo al paraíso neoliberal como “la ideología definitiva”.. 

-Peligro de anulación progresiva de las eco-políticas por las geopolíticas y las políticas sectarias y excluyentes  al no entender los nuevos signos del proceso histórico y social.   Es fundamental que los movimientos progresistas, de izquierda y movimientos ecuménicos no se dejen atrapar por la espiral de la violencia fascista y el guerrerismo imperialista. 

-Utilización ahora de una élite del judaísmo y del mismo islam como avanzadas de la dominación occidental frente a la supuesta barbarie del Asia o del Medio Oriente  o de todo el Tercer Mundo en el buche de Occidente.. 

-Buscar un nuevo “chivo expiatorio”, que ayer fueron los judíos, hoy son, por lo visto,  los palestinos. Utilizándose a la élite dominante del Estado de Israel, el sionismo político europeo, la cual mantiene el cordón umbilical con una herencia psíquica abominable, desplazándola  hacia otro pueblo hermano, de origen ancestral común: el pueblo palestino. Ni el nombre de americanos se limita a los yanquis, ni el nombre de semitas se limita sólo a los judíos, menos al sionismo político europeo. 

-Desplazamiento masivo de poblaciones en gran escala, aparte del exterminio. Los famosos refugiados políticos, que ahora se unirán los desplazados climáticos.

Estos desplazados climáticos, unidos a los desplazados políticos demuestran la verdadera naturaleza de la crisis estructural del sistema capitalista occidental, con riesgo de seguir reproduciendo sus tentáculos en el mismo mundo socialista. Como lo hizo en el  siglo  XX., prolongando el desarrollismo y la ideología tecnocrática con la división del trabajo capitalista en el cientificismo formalista y ahistórico, contraponiendo antagónicamente cultura y naturaleza, la mujer con el hombre, trabajo manual y trabajo intelectual, ciudad y campo, oralidad y escritura, ciencias y humanidades. 

-Progresivo adoctrinamiento de la población para la guerra al servicio de los imperios dominantes. Pero a veces, con justificaciones locales, regionales o supuestamente nacionales. 

-Terrorismo e intimidación, persecución,  torturas y desapariciones de los considerados políticamente enemigos. 

-Antes de la revolución bolivariana, nosotros poníamos los muertos en la lucha contra el sistema, desde la resistencia indígena, la colonia, la independencia, hasta la IV República. Hoy la lucha contra el sistema sigue, nosotros seguimos poniendo los muertos. El fascismo ataca desde la oposición y los muertos siguen siendo los nuestros en una revolución pacífica, pero no desarmada. Los muertos son campesinos nuestros, militantes nuestros, funcionarios de la seguridad del Estado, incluyendo civiles y militares.

Sin embargo, se nos  quiere presentar como fascistas en el  mundo entero olvidando esta particularidad. Y particularmente, queriendo derivar toda caracterización del fascismo desde el liderazgo legítimo del Presidente Chávez, al margen  de todos los procesos electorales ganados en buena lid. Ninguna Constitución tiene tantos revocatorios del mandato como la nuestra.  

-No toda la oposición en Venezuela es fascista, pero lamentablemente es arrastrada por el fascismo y sus grupos más extremistas de la derecha. El fascismo se alimenta del miedo y del terrorismo inyectado a los sectores medios de la población, todavía con la remota esperanza de “hacerse ricos” mañana en el capitalismo. Aparte de que la propaganda mediática arremete removiendo el humus de los instintos más bajos del ser humano: ¿Por  qué él o ella y no yo? ¿Por qué ayudar a Haití si hay tantos problemas en Venezuela?  No es una campaña limpia, destinada a la defensa de nuestras prioridades y necesidades inmediatas como país. Pero lo mismo se hace internamente en el plano social: ¿Por qué abrir más universidades para “la chusma” en vez de reforzar y perfeccionar las que ya tenemos y donde estudian “nuestros hijos”? Se trata ya de modelos de universidades cerradas y excluyentes, que intentan retrollevarnos a la sociedad de castas de la colonia. Pero el fascismo vive de esos miedos y de esas mezquindades. 

-Eliminación masiva de poblaciones y particularmente de la población civil, haciendo uso de armas químicas  internacionalmente prohibidas. Pero se hace uso del amparo y la impunidad imperialista norteamericana y en general, occidental.  

-La naturaleza de las guerras amenaza cada vez más con convertir a la población civil, -más que a la población militar- en el blanco del enemigo, planteando  su insostenibilidad  política, humana y ecológica en la medida en que avanza la tecnología  bélica.  Población civil y naturaleza son el blanco cada vez más  de las políticas fascistas, sea cual sea la justificación filosófica, ideológica y política. Los frutos de las últimas guerras así lo demuestran como lo comprueban los defensores de derechos humanos, ecólogos y pacifistas. 

-De la misma forma, las invasiones de los marines norteamericanos a distintos países, amenaza cada vez más a la población civil que a la población militar..(Irak, Afganistán, Palestina por la vía del sionismo etc.)  De igual forma la destrucción de la naturaleza en esos países invadidos. 

-La vuelta pacífica al poder originario de los pueblos, a lo constituyente sobre lo constituido, la articulación  de revoluciones pacíficas, pero no desarmadas, fortaleciendo unas milicias defensivas y radicalmente distintas al papel que cumplen en el fascismo, representan  nuevos intentos para inventar el socialismo del siglo XXI destacando el carácter  participativo y protagónico en países multiétnicos y pluriculturales como el nuestro, en países plurinacionales como  Bolivia y Ecuador.  En nuestro caso, las milicias son irrenunciables como país que tiene las reservas de petróleo más grande del mundo. 

-Desconocimiento de toda la legislación internacional basándose en la prepotencia de la dictadura imperialista norteamericana y la opresión mediática global, manejada por ellos mismos. Que la legislación internacional funciona para restablecer en el poder a la derecha y tumbar a los gobiernos progresistas o de izquierda.

*Coordinador del Proyecto Intercultural Guaicaipuro


guaicaipurosrr07@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3289 veces.



Saúl Rivas-Rivas*


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: