Sobre crítica, autocrítica y el extravío en la penosa "diarrea-crítica" del colonizado

A  nuestros militantes del PSUV, PCV, PPT, Movimientos político-sociales, simpatizantes y amigos del proyecto revolucionario  bolivariano:

PAPEL DE TRABAJO PARA LA DISCUSION 

HAY QUE VER DE CERCA MUCHAS VECES

HAY QUE VER DE LEJOS MUCHAS VECES

POPOL VUH 

“Deja niña, la amargura a un lado. Ama, ven conmigo y con el pueblo para hacer juntos la revolución. Si amas a la Pachamama, también me quieres a mí.  Acompáñanos a salvar el planeta”. Sujeto Almado (San Cristóbal)  

HAY QUE BUSCAR NUESTROS PROPIOS REFERENTES ÉTICOS Y CONSTRUIR CON LOS PUEBLOS UNA ÉTICA INTERCULTURAL 

Superar la  dicotomía  “CIVILIZACIÓN O BARBARIE” desde una visión multilineal de la historia, las sociedades, el conocimiento y el desarrollo sostenible: 

.”De acuerdo con el pensamiento socialista inicial, la “barbarie” no es superada plenamente bajo la “civilización” capitalista, sino por el contrario es llevada adelante y mejorada, y está asociada a las formas más extremas de explotación y privación de los derechos humanos  por medio de la esclavitud, el trabajo forzado, la brutal subordinación de la mujer, las prisiones arbitrarias,, las guerras imperiales, el “exterminio  de las naciones nativas” y la destrucción ambiental. Es a la barbarie en este sentido la que según Mészáros, el sistema del capital está trayendo de vuelta en una escala cada vez mayor”

 John Bellamy y Brett  Clark , “Empirisme of Barbarism”, en Monthly  Review, vol. 56.Nº .7, dic.2004,pp.

1-15.

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

        Sobre la crítica y la autocrítica, estamos seguros que en los países colonizados –como

el nuestro-  que ha tenido como espejo de perfección el imperio más imperfecto, enfermo y corrompido del planeta,  la balanza se inclinará casi siempre hacia  el extravío en la interminable “diarrea -de-.críticas” del colonizado, combinada con la conducta sumisa al sistema dominante para imponernos los referentes éticos y uniculturales del capitalismo. En el decir de Aristóteles, unos pueblos nacidos para mandar y otros, para obedecer, que sigue marcando hoy la división social del trabajo. Todo problema de fondo, será presentado como simple problema de gerencia para salvar el modelo. No se trata de desconocer la eficacia en la buena gerencia, pero la crisis de estructura y funcionamiento no es sólo de gerencia: es el modelo de civilización y de sociedad derrochadora y consumista lo que fracasa en redondo. El modelo industrial-urbano en su antagonismo con la naturaleza y con el campo. La crisis económica y política  del capitalismo se presenta desligada del problema ecológico que está en el fondo del fondo de todo y se obvia  de antemano el problema sociocultural para auspiciar –ideológicamente- el pretexto civilizatorio de Occidente. De allí la necesidad de que estemos muy vigilantes de nosotros mismos, de la naturaleza y funcionamiento del sistema dominante, de toda la direccionalidad de la liberación y de los nuevos modelos donde descansaría la formulación participativa y multilineal del nuevo proyecto.  Cualquier desarrollismo, sea cual sea su pretexto filosófico, ético, ideológico y político, se queda en la lógica del capitalismo, en la destrucción acelerada del planeta y en el meollo de la corrupción, personal y colectiva.  El problema no es sólo el cambio climático. Hay un sistema dominante que produce fenómenos socio-naturales. Pero también existen problemas estructurales del agua, del suelo y del subsuelo como el que existe en todo el complejo Guayano-Amazónico, en todo el escudo de Sudamérica, donde no existen acuíferos, no hay reservas de agua dulce en el subsuelo y curiosamente, donde sobrevive la mayor biodiversidad del planeta, con una gran complejidad en los ciclos del agua y en la formación de la capa de humus. Es la causa más profunda del  descenso del agua del Guri en  verano, acelerado por el cambio climático  y  la naturaleza  irracional del sistema social que  domina el mundo. Y por la misma concepción del Guri como macroproyecto desde sus orígenes, sin diversificaciones adecuadas, al margen de toda visión de futuro y de perspectiva estratégica, dejando en un hilo muy sensible el 70% de la hidroelectricidad del país.  Adoptando en la cuarta república la estrategia del imperio, era impensable un proyecto de país y de continente indoamericano-caribeño.

Sin embargo hace pocos días el titular del “Nuevo País” de Rafael Poleo era: ELECTRICIDAD SI, SOCIALISMO NO. ¿Ha visto peor cinismo de la CIA? 

EL PARADIGMA “ANTICORRUPCIÓN” DE ALFREDO PEÑA  ¿LO ADOPTÓ LA OPOSICIÓN? ¿QUIÉN ADOPTA A QUIEN? 

      Ya  lo había adelantado  un renegado del proceso, Alfredo Peña, uno de los grandes “peces gordos” de la anticorrupción cuarto-republicana, cuando, al romper con Chávez, en una descomunal entrevista por el diario  El Nacional  escribía: el socialismo es el más largo y penoso camino para llegar al capitalismo. (título a 5 columnas). Se daba golpes de pecho para entender que él  debió haber obviado ese “penoso” camino. Pero también debió obviar –pensamos nosotros- su prolongada carrera anticorrupción en el Diario  El Nacional y la TV privada, porque su larga lucha anticorrupción se convirtió en el más largo, penoso, tramposo y ficticio camino para llegar a la corrupción. El problema de fondo:   “pónganme donde hay”… “que todo el mundo es corrupto”…(asumir “que todo el mundo es corrupto”, es la gran excusa para iniciarse en la corrupción, justificándola ante su conciencia. Entonces, “póngame donde hay”…). El capitalismo fue el más corto y penoso camino para asaltar los recursos del suelo y del subsuelo y para llegar a la destrucción masiva del planeta y de la vida sobre la tierra en menos de 150 años y particularmente en los últimos 50 años.  Fue lo que no vieron los paradigmas de la anticorrupción al estilo del cínico y renegado  Alfredo Peña.

LOS BÁLSAMOS INFALIBLES DE LA AUTOCOMPLACENCIA MEDIÁTICA 

    Algunos recordarán la masiva votación por  Alfredo Peña al inicio del proceso constituyente, porque se trataba de uno de los más “confiables” y “cuestionadores” de la corrupción y enjuiciamiento a la Cuarta República.  Cuando rompe con este proyecto y se auto-descubre como corrupto, la oposición lo baña de inmediato en sus bálsamos infalibles de la autocomplacencia mediática, para pasar a ser –por arte de magia- el personaje más decente, confiable y por supuesto, otra víctima de  los engaños y   persecuciones políticas de Chávez. O en todo caso, se celebra haberse puesto las botas para dejar de ser otro “pendejo” de la política, lo cual merece una  condecoración con la orden de Alcapone en su única clase.  Me valgo de este solo ejemplo para no hablar de Rosendo, quien pasó a ser “lo más tierno y simpático”, pero sobre todo “calumniado” y “perseguido político”, después de haber roto con los bolivarianos. No son los únicos, pero son los prototipos de los impolutos potencialmente corruptos –del cuanto hay pa´eso- y que animarán a la oposición para adoptar como hijo legítimo y de solar conocido a cuanto disidente tenga la revolución bolivariana. No quiero decir con esto, que todo disidente nuestro sea necesariamente corrupto y en todos los casos, renegado del proceso. Ojo. Pero, en la oposición no se reconoce hasta el día de hoy ningún corrupto en su seno, por ellos expulsado o siquiera sancionado o amonestado. Tampoco reconoce la oposición, algún síntoma de corrupción en ningún disidente del chavismo. Por el contrario, hay una  Santa Alianza entre la oposición cuarto-republicana y nuestra disidencia robolucionaria, bendecida por el Cardenal Urosa Sabino y las voces más preclaras de la Conferencia Episcopal Venezolana.  Basta que alguien de gobierno o de oposición se le juzgue como corrupto por los poderes públicos competentes y automáticamente pasa a ser un perseguido político, seguido por  las oraciones  pro-amnistía  y llamado a la reconciliación de la Conferencia Episcopal, que habla de violencia, inseguridad, corrupción, impunidad y persecución política de esta “dictadura”. En plena dictadura de Carmona, Urosa pedía castigo ejemplar para los chavistas desde la prensa de Valencia, incluyendo a sus compañeros de golpe, que venían del chavismo como Pablo Medina o Guaicaipuro Lameda. ¿De qué reconciliación habla? Todo recuerda aquellas palabras de Bolívar después del terremoto de 1812, donde denunciaba cómo el alto clero reaccionario auspiciaba la guerra civil. ¿Es distinto hoy el papel de la alta jerarquía de nuestra iglesia?   Ahora mismo,  la Conferencia Episcopal, teniendo como vocero a Baltazar Porras,  resalta las bondades y aciertosde la cuarta república y  pone en claro unilateralmente –y sin antecedentes históricos-  las dificultades que hoy tenemos.  En tiempos de Miranda y de Bolívar, esa iglesia exaltaba el espejo de la Metrópoli española, contra el “terrorismo” y supuesto ateísmo de los nuevos libertadores. Es la misma iglesia, que ayer y hoy ha castrado el mensaje evangélico, confundido con los intereses del imperio de turno y del capitalismo. Para los encomenderos de la conquista y la colonia, los terroristas eran  los  frailes Montesinos  y  Bartolomé de Las Casas. Los ángeles y arcángeles eran los conquistadores y encomenderos. 

      ¿Me puede localizar con una lupa a un solo líder de la oposición que esté hoy señalado por  un tribunal de ética? ¿Me puede señalar uno solo de los corruptos implicados, nuestros o de la oposición que no vaya a parar a  Colombia, Perú, Estados Unidos, incluso a la Nunciatura, y sus estafas financieras a los paraísos fiscales? ¿Quién globaliza y deslocaliza la impunidad? ¿Dónde está el epicentro de la corrupción y la impunidad a escala local y global? Aquí es donde hay que plantear el qué hacer, ahora mismo. Deslindar campos.        

        El otro prototipo, del lado de la oposición, es la defensa a ultranza  de las corrupciones de Manuel Rosales o del otro tercio refugiado –y graduado en tiempo record-  en la Nunciatura Apostólica; luego, sacado al “exilio” con la protección de “Dios” y de la iglesia, como niño de pecho, Nixon Moreno. ¿Dónde está nuestra memoria? ¿Dónde quedan hoy los referentes éticos del país y de su pueblo? ¿Dónde los referentes éticos, morales y espirituales de la  iglesia de cúpulas? ¿Y la joven policía que denunciaba a Nixon por intento de violación, no merecía ser siquiera oída por la iglesia? ¿No era también  hija de Dios? 

LA COLOMBIANIZACIÓN DE LA POLÍTICA? 

Sin ética revolucionaria y sin moral revolucionaria no habrá socialismo en el siglo XXI

Hugo Chávez 

Sin defensa de la  Pachamama no hay derechos humanos. La tierra ha podido vivir sin nosotros, pero nosotros no podemos vivir sin la  Madre Tierra. No se puede construir una moral bajo la lógica capitalista del máximo beneficio con el mínimo esfuerzo.

Evo Morales 

      El camino que se nos ofrece es la degradación colonial, la colombianización de la política para norteamericanizarnos y dominarnos mejor.  La pérdida de todo referente ético, moral, ecológico o religioso para cuestionar –de raíz- el sistema que nos oprime. La pérdida de todo sentido de patria, de país, de continente, sentido de integración bolivariana en lo plurinacional y continental, con su propio patrimonio histórico y su especificidad civilizatoria, respetando los pueblos indígenas, poblaciones afrodescendientes y nuestra identidad indoamericana y afroamericana como base de la construcción endógena, diversa y participativa de nuestras identidades nacionales y de una identidad continental inaplazable. Para frenar este proceso, se nos quiere llevar al mismo país donde los delitos más insólitos se convierten en un modo de vida o de sobrevivencia permitido. Sea como narco, como paramilitar,  como sicario o mercenario o depredador de la naturaleza. Y que ese escenario pase a ser parte de la vida normal y cotidiana en nombre del “derecho al trabajo”, sin derecho a la vida y a la continuidad de los ecosistemas para reproducir la vida del planeta. Poniendo en peligro la especie humana. 

    En cuanto lograr este objetivo, de colombianizar la política venezolana, hay que socavar –ojo pelao- las bases éticas y morales de nuestro proyecto y de nuestra militancia. Y nada mejor, que conducirla por  manipulaciones de matrices mediáticas y otros recursos de infiltración, a la  crítica estéril, sin brújula, sin sentido crítico y de fondo del sistema y mucho menos, sin sentido autocrítico. Es a esto a lo que hemos llamado  la diarrea de chismes y de anécdotas de la desmoralización –y desmovilización popular-  donde nos destruyamos los unos a otros para no retomar las brújulas del  proyecto. Y en ese viaje sin retorno,(divide y vencerás) nos espera solo el destino que nos trazaron nuestros viejos y nuevos conquistadores. Los Colón, los Cortés, los Pizarro y los Bush, porque Estados Unidos no tiene amigos, sólo tiene intereses” (dicho por ellos mismos). Y a 200 años de nuestra independencia ni la España de hoy, ni el imperialismo de hoy  nos reconocen como pueblos y naciones libres y soberanas ¿cómo puede la oposición declararse “amiga” y “aliada” del imperio si ellos mismos dicen que no tienen amigos? Es su filosofía pragmática. Su racismo y modo de vida.

       Ponen el acento en el cerebro reptil: El manejo de los instintos más bajos: ¿por qué él o ella y no yo está en ese cargo o en esa responsabilidad?  El énfasis  en la competencia y en la perversión de la carrera política o profesional por encima de los intereses comunes o de un proyecto de largo alcance histórico.  

       Por qué ayudar a Haití ante el terremoto si tenemos todavía tantos problemas, pregunta perversa, lanzada con cierto odio y ensañamiento por parte de cierta oposición fuera de sus cabales… Pero son incapaces de preguntarse ¿por qué Alejandro Petión, Presidente de Haití le dio a Bolívar armas, barcos y dinero para proseguir nuestra independencia cuando estaba acorralado?  Hoy, de nuevo de las manos, Bolívar y Petión por Haití.  Más allá del racismo occidental, que todavía habla de la miseria de Haití como consecuencia de un pacto con el diablo. Y en consecuencia de un “karma” sobre sus espaldas. Esto para no ver las causas reales en el colonialismo y la dependencia norteamericana prolongando la esclavitud y la miseria sobre el primer país libre de América. El karma real, es el pase de factura que le han aplicado siempre los imperios occidentales. Lo demás es contribuir a justificar el peor de los fundamentalismos. Para Occidente, Haití no podrá ser nunca paradigma de independencia, libertad, de justicia y de igualdad. (Ver en Google: matriz ideológica de la dominación occidental: la manipulación ideológica del karma. Rivas-Rivas, Saúl)

Lo de Venezuela con Haití es una deuda histórica inaplazable. Lo cual no significa desconocer nuestras prioridades internas.

II.-.

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

LA HIPERCRÍTICA  NECESITA SIEMPRE UN CULPABLE (y ese culpable es Chávez y cuando no es Chávez, es quienes lo rodean y en el fondo todo rebota sobre el culpable mayor, Hugo Chávez). No se trata de que estén excentos de la crítica, uno y otros, pero la crítica hay que contextualizarla. Y hacerla en sentido constructivo, sin perder la brújula, sin perder de vista el proyecto de país y de continente, más allá de algunas diferencias insalvables. No convertirla en un círculo vicioso, que nos sustrae de la realidad inmediata y de la perspectiva estratégica del proceso. Que nos fragmenta la realidad o nos lleva a una falsa totalidad sin percibir nuestras especificidades. 

EL VERDADERO REVOLUCIONARI@  ESTÁ GUIADO POR AUTÉNTICOS SENTIMIENTOS DE AMOR (Che) 

       Déjenme decirlo, a riesgo de parecer ridículo… que el verdadero revolucionario  está guiado por auténticos sentimientos de amor. (Che) 

    Es  parte de  las tres  R (¿no es así?) la crítica y sobre todo la autocrítica en la rectificación y construcción participativa del proyecto. Toda revolución y sobre todo, los procesos de transición, producen profundos malestares e insatisfacciones. Pero ponen en tensión nuestros resentimientos sociales, instintivos y también afectivos, siendo estos últimos los más soterrados y racionalizados para justificar ante nosotros mismos y ante los demás, lo injustificable de todas nuestras acciones. Un resentido social  está todavía muy lejos de ser un revolucionario, necesita comprender de fondo sus frustraciones para reconciliarse consigo mismo y con los demás. Quien no se ama a si mismo no puede amar a su prójimo. Un resentido de clase, étnico, racial, de género, puede producir un racismo al revés, otro machismo y otro fundamentalismo étnico-religioso y social de respuesta mecánica al fundamentalismo occidental dominante. Un resentido afectivo es en lo personal, un ser potencialmente autogenocida, sin identidad y en el fondo enemigo de cualquier revolución social si se vuelve ciego a sus propias frustraciones: emocionales, étnicas, raciales, de género o sociales. Necesita comprender de fondo su realidad y la estructura y funcionamiento de la sociedad capitalista.  Es  en una práctica social  -bajo auto-observación- donde puede verse en el espejo y salir del laberinto para encontrarse consigo mismo y  con las brújulas de un proyecto histórico. Es en lo social donde el hombre (o la mujer) se personalizan. La conciencia de clase no es sólo un derecho al pataleo y a la amargura. Necesita además estar reforzada por la conciencia etnohistórica,  social y personal, refrendada por una práctica social concreta. Aislado, se extravía en su propia locura, sin negar por ello cierto derecho a meditar y reflexionar solo en algunos momentos críticos de la existencia.  Hay que ver de cerca muchas veces y hay que ver de lejos muchas veces. Popol Vuh.  (ver lo inmediato y lo estratégico a futuro) 

EL LABERINTO DE  LA BÚSQUEDA DE UN CULPABLE  

 Salir del laberinto donde   el punto de llegada es siempre la búsqueda de un pendej@, digo, de un o una culpable.  El culpable de todo es Chávez o cuando no, es el único que hace, pero, todas las “malas juntas” a su alrededor lo tienen secuestrado. Es una matriz mediática en ambos casos. Ambas complementarias. Que se despachan y dan el vuelto. Si aislamos a la gente del líder (o de su equipo) y de todo lo que hace o propone el gobierno, la matriz mediática global que construye a diario la oposición estará con las manos libres. Si la gente no sabe de primera mano lo que dice o hace el gobierno y lo sabe sólo por lo que hace o dice la oposición, el terreno está abonado para centrar todo en el odio contra Chávez. Como Chávez es –supuestamente- el problema ¿para qué oírlo? Ya está descalificado de antemano. Entonces, hay que sacarlo. Es la lógica del imperio y de las oligarquías. Si llueve o no llueve, si hay una vaguada o si alguien sale preñado, entonces la culpa es de Chávez.  Si el problema es Chávez, todo se vale para sacarlo, desde el magnicidio hasta la justificación de una guerra civil o de una invasión norteamericana. Ojo pelao. Y para ello, la oligarquía apátrida será una aliada incondicional del imperialismo. Esto tiene antecedentes históricos en nuestro país.

  De allí la necesidad que tengamos de vernos en el bosque, desde el bosque, dentro y fuera del bosque al mismo tiempo, lo local y lo global, lo social y lo personal. Lo particular y lo general. No hay nada más  universal  que lo específico de nuestra existencia personal y social al mismo tiempo. Con la prioridad del interés social y comunal sobre el interés individual. 

NO PERDER LAS BRÚJULAS DEL PROYECTO HISTÓRICO 

  Todo ello es válido –bienvenidas la crítica constructiva y la autocrítica- siempre y cuando no perdamos las brújulas del proyecto, siempre y cuando seamos capaces de ver el árbol sin perder de vista el bosque y ver el bosque sin perder de vista el árbol. Pero,  la diarrea-crítica, que se asienta en el cerebro-reptil, en los más bajos y competitivos instintos del ser humano, representa la vía más perfecta y perniciosa para el extravío del proyecto de largo alcance histórico. Este militante, amigo o aliado del proceso, ya envenenado, nunca ve nada bueno y está orientado, como el cisne blanco, en una ideología purista y perfeccionista que linda con el más burdo escualidismo. Es incapaz de hacer un balance crítico constructivo. Cuando hay un problema, entierra la cabeza en la arena como el avestruz. Aparte de ello, son siempre “los más revolucionarios” –cuando no los únicos-  y los más rojos/rojitos del proyecto. Son además, los más individualizados, los más reacios a formar equipo, los más ajenos a la crítica y la autocrítica: los más “piel blandita”. Y de paso, come-candela. Siempre hay un pretexto –perfeccionista- para no asumir compromiso con nada. 

DEL TERRORISMO RELIGIOSO  AL  APOCALIPSIS MEDIÁTICO 

Con una musiquita misteriosa pregunta el canal de TV:

¿Y qué pasa mi amor si  la luz se va?

La  sugerencia subliminal es:¿vendrá  el lobo?

¿ Será el Apocalipsis?

O ya, dos hombres de pueblo, que uno prende la luz y otro la apaga. Y todo discurre entre un pueblo dividido que prende y apaga, prende y apaga. Se divide y se enfrenta. ¿Preludio de guerra civil? ¿Qué dice de esta propagación del odio y enfrentamiento de pueblo contra pueblo la Conferencia Episcopal? ¿O sólo se preocupan estos fariseos hipócritas cuando el odio involucra sólo a los poderosos y ve más bien como saludable el enfrentamiento de los de abajo para tranquilidad de los de arriba?

Autor: globoterror, sembrando pánico en la gente.

Pero sus adictos clientes no lo ven. Van en cambio al psiquiatra.

Pero el psiquiatra tratante debe tener adicción por Globovisión. De otro modo: También  resultará  

sospechoso de chavista o contrario a la  “libertad de prensa” y de opinión. 

A los que critican la impunidad  les pregunto: ¿Quién le pone el cascabel al gato?

                                          ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

ECHAR MANO DEL PRIMER CUENTO O CHISTE DEL DÍA  SIN REFLEXIONARLO?

   Los “diarreo-críticos”  echan mano de la primera matriz de opinión del día, sin averiguar donde y cómo fue construida, bajo qué intereses y quién la financia.  Pero si es útil a mi afán hiper-crítico, hiper-diarréico, no importa que sea una carnada puesta por el enemigo, pero satisface mi necesidad psicológica inmediata del día y mi falta de arraigo en un equipo y sobre todo mi falta de identidad personal y colectiva, de identidad con mi pueblo y con mi país.  Ocurre que en los pueblos y naciones colonizadas, el colonizado es el mejor agente de la “diarrea-crítica”, de encontrar todo malo, de no ver nada positivo en el camino. Esta conducta ha sido reforzada por  cinco siglos de teologías de la dominación, alimentadas por el alto clero reaccionario, con acento en el temor de Dios, el diablo, el pecado, el  Apocalipsis, el fin del mundo. Y llevado a la perfección por la dictadura mediática global. Todo lo que viene de afuera siempre es mejor que lo de aquí. Y al frente tienes el espejo de la perfección: el imperio. Le toca aquí un papel fundamental a las teologías de la liberación. 

ENTRE  LOS JUDAS Y  LOS PEDROS

Tan difícil es armar equipo que Jesús con 12 apóstoles, Judas lo vendió   por 30 centavos y Pedro el más resteado, lo negó tres veces antes de que el gallo cantara…

ºººººººººººº

         Esta plantilla de actuación sobre la conducta humana, sirve de base al enemigo, en toda guerra, declarada o no. La usaron los nazis y los fascistas en Italia, permeando preferentemente a los sectores medios y profesionales. Los más fáciles de conquistar y donde la llamada formación académica y su mayor inserción en el aparato educativo dominante y su separación del oído del pueblo y del compromiso orgánico con ese pueblo, es la mejor garantía para  hacerse presa fácil de hipercrítica, purismos y  manipulaciones por matrices del terrorismo mediático. Antropolingüistas, psicólogos y psicopedagogos  lo constatan cada vez más.

       Como “los únicos puros”, los puristas, ven corruptos en todas partes y piensan que la política es un lecho de rosas,  un jardín sin espinas donde conseguirán perfectos y perfecciones, quietud y paz celestial de ángeles y arcángeles. Olvidan las contradicciones de clase, étnica y de género. Se asombran de los  Judas, de las dudas y contradicciones en la fidelidad de los Pedros y de los saltos de talanquera de los amigos en apariencia “más cercanos”. Olvidan que muchos izquierdistas y revolucionarios de ayer son los conservadores de hoy y enemigos de los cambios  y de todo proyecto antisistema. Muchos revolucionarios de hoy son la derecha de mañana o de un futuro inmediato. De allí la necesidad de la autovigilancia (autocrítica) y de aceptar la crítica en función de  nuestro proyecto multisocietario de largo alcance histórico.  La crítica más legítima, auténtica y leal, debe venir de adentro. Pero esto no significa que no debamos aprender de la crítica externa, de lo que el enemigo considera nuestros errores y sobre todo aquello, de que cuando la canalla te aplaude (¿que procesión va por dentro?). Hay verdades a medias, que el enemigo maneja, que deforma a su antojo y según sus intereses. Seamos muy dialécticos en el aprendizaje. En saber aprender de las críticas del enemigo y reorientarlas con las grandes brújulas de nuestro proyecto histórico para no perder el  rumbo estratégico. 

INCONCLUSIÓN: 

-Construyamos con los pueblos  una ética intercultural para  la integración del ALBA, de  Indoamérica y del Caribe. Construyamos el diálogo de civilizaciones como base para el diálogo de generaciones que permita a la juventud el contacto directo con su historia, con su cultura propia, con sus  propios orígenes, que no pierda ni su localización geográfica, ni el sentido de  lo nacional, lo regional, lo continental y planetario. 

guaicaipurosrr07@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1971 veces.



Saúl Rivas - Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: