Materialismo Dialéctico

Filosofía del Tercer Milenio

Uno de los grandes errores que cometemos, al iniciar el estudio de la obra de Carlos Marx, es comenzar dicho estudio por los voluminosos trabajos sobre El Capital y todo el compendio socio-histórico, elaborado por éste conjuntamente con Federico Engels; y no proceder a arrancar dicho estudio, por el Materialismo Dialéctico, con sus leyes, conceptos y categorías, las y los cuales son un instrumento super avanzado de apoyo metodológico en la investigación de las realidades terrenas y universales. Es decir, ellos mismos, Marx y Engels, partieron del Materialismo Dialéctico como método científico-filosófico para poder profundizar y desarrollar sus obras de investigación. Posteriormente, Plejánov, Lenin, Rosa Luxemburgo, Stalin, Trotsky, Antonio Gramsci, Mao, Ho Chi Minh, el Che, Fidel, Los Teólogos de la Liberación, Chávez y todos los verdaderos luchadores transformadores de ayer y de hoy, lo han utilizado y lo utilizan como herramienta para la práctica revolucionaria permanente. Es un producto cognoscitivo de la evolución humana y con el cual el proletariado revolucionario, guiará su lucha para hacer desaparecer la explotación y las Luchas de clases entre nosotros los humanos.

El Materialismo Dialéctico e histórico, no es un invento de Hegel, Marx, Federico Engels o Demócrito, Sócrates, ni de ningún otro filósofo o investigador. El materialismo y la condición dialéctica, la cual es la vida y la realidad misma, es el DESCUBRIMIENTO HISTORICO, logrado por el esfuerzo de muchos seres de reflexión activa, desde los tiempos más antiguos, piénsese en el fuego y en todas las culturas (asiáticas, africanas, americanas, europeas y de Oceanía), y que magistralmente Carlos Marx y Federico Engels, en equipo, logran recopilar, reflexionar y aplicar como un instrumento impresionantemente valioso para la práctica humana y para el desarrollo de la ciencia y la cultura en general.

El propio Marx, estuvo tan claro en el carácter sociohistórico de las tesis que estaban elaborando, que estando en Londres en un encuentro, y ante un señalamiento de alguien, manifestó que no se le ocurriera a alguien llamar a aquella obra MARXISTA, porque aquella era una obra producto de la evolución y desarrollo de toda la humanidad. Es decir, esta obra no era un producto privado intelectual y material de Carlos Marx, porque verlo así seria tener una visión distorsionada de la realidad humana y universal.

El materialismo dialéctico desde un punto de vista filosófico, más que un método es una posición de apreciación científica básica, para emprender una acción teórico-práctica, dentro de una relación material, dialéctica e histórica, en movimiento concatenado e interactivo entre lo subjetivo y objetivo de la misma realidad.

Lamentablemente, en muchísimos momentos al Materialismo Dialéctico se le ha querido constreñir al conjunto de un método más, incluso, dándosele un carácter de formula mágica y hasta se ha llegado al extremo, de querer convertírsele en una entelequia maniquea circunscrita dentro del binomio del bien y del mal, terminando de esta forma por transformarlo en un mamotreto anticientífico de práctica neopositivista.

Dentro del materialismo dialéctico, no existe lo perfecto o lo imperfecto como condición de existencia, sino lo contradictorio como realidad. Sus leyes, no son un producto inventado por nadie, son la descubierta realidad latente de nuestro mundo objetivo y subjetivo. No existen formas o métodos predeterminados o acabados, sino métodos y formas que se sustentan y aplican ante necesidades realmente identificadas y definidas. Toma, como base para el estudio propositivo, la planificación y la acción, y toda la multiplicidad de experiencias humanas existentes históricamente, y, principalmente lo esencial, entre hechos similares. Proponiendo así, desde dicha base, nuevas alternativas subjetivas y objetivas, de interacción y solución, a los diversos problemas de nuestro mundo.

El Materialismo Dialéctico, no admite la especulación metafísica, es decir, mitificada o separada de la realidad. El Materialismo Dialéctico, fundamenta sus hipótesis a partir de la práctica y la teoría que generamos y hemos generado los seres vivientes, durante todo nuestro transcurso histórico; a partir de los lugares donde existimos y hemos existido, donde vivimos y hemos vivido y donde nos desplazamos y nos hemos desplazado en el contexto general de nuestro planeta Tierra. Y vitalmente, la relación que nos une con el universo del cual formamos parte.

Para el Materialismo Dialéctico, el error y el acierto, son una unidad de contrarios, no son un problema de moralidad monárquica, aristocrática o burguesa. Axiológicamente, son objetiva y subjetivamente, un hecho constante ante el cual necesariamente, se requiere una permanente y profunda, práctica y reflexión revolucionaria. Definitivamente, para el Materialismo Dialéctico, ética y moralmente, el error y el acierto en interacción, han sido y es una condición real y humana que surge y surgirá inevitablemente en el transcurso de todo nuestro desarrollo histórico.

Es indispensable, saber que antes o precursoramente, a la síntesis histórica, que sobre la Dialéctica Materialista, trabajaron Marx y Engels; se habían producido una serie de hechos marcadamente relevantes en el desarrollo del conocimiento, de los cuales nombraremos algunos, como lo son: Las comprobaciones científicas experimentales de Arquímedes (272 a.c). El surgimiento de las avanzadas tesis de navegación marítima y de circularidad terrestre, y Los fundamentos Heliocéntricos, hoy sabemos hidrogenocéntricos del Sistema Solar de los maestros, Aristarco de Samos y Eratóstenes (310–230 a. de j.c.), oriundos de Asia y África respectivamente, quienes impulsaron dicho estudio dentro y fuera de la gran Biblioteca de Alejandría. Posteriormente, las demostraciones náuticas y de circunnavegación llevadas a cabo por Cristobal Colón (1492), Fernando Magallanes y Juan Sebastián Elcano (1.519-1.522). Las tesis de Copérnico (1.543), quien luchó fuertemente contra las teorías atrasadas geocéntricas y teocéntricas de su época, hasta lograr establecer la teoría que llamó heliocéntrica. Pero, el gran salto cualitativo surge con la revolución científica experimental de Galileo Galilei y su Telescopio Refractor (1.609). telescopio, el cual fue producto de la innovación a partir del largavista o catalejo, creado por el holandés Hans Lippershey. Galilei, le construyó al mencionado catalejo, un nuevo sistema de lentes, cóncavas y convexas. Lentes, con superiores niveles de aumento, las cuales le permitieron comprobar las teorías de Aristarco, Eratóstenes y Copérnico. En ese mismo tiempo, son elaboradas las importantes leyes matemáticas y espaciales de Juan Kepler (1.571-1.630), sobre el movimiento de los cuerpos del Sistema Solar y sus relaciones interaccionales. Las investigaciones de Christian Huygens (1.629-1.695), quien dibuja por primera vez el planeta Marte, e inicia su valioso estudio sobre la luz y lo microscópico. El revolucionario descubrimiento de la teoría gravitacional de Isaac Newton (1.642-1.727), la cual fue antesala de la gran revolución industrial inglesa, y, de la Revolución francesa y del cambio cognoscitivo-filosófico de aquellos momentos y hasta nuestros días. La hipótesis cosmogónica de Laplace la cual fue apoyada y compartida por Kant, entre las décadas de los años 70 y 80 durante el siglo de 1.700, con la cual establecen que la Tierra y el Sistema Solar, no habían existido siempre, sino que los mismos surgieron como producto de todo un proceso nebular inicial de evolución y desarrollo de materia espacial, pero, lamentablemente, en su condición subjetiva Kant se contradijo en lo social. La dialéctica idealista de Hegel (1.770-1.831) y el materialismo de Feuerbach (1.804-1.872), fueron niveles de conocimiento debidamente aprovechados hacia una concatenación universal cognitiva por parte de Marx y Engels.

Si queremos hoy, según el nivel de desarrollo alcanzado por las fuerzas productivas, comprender y aplicar el Materialismo Dialéctico, es indispensable actualizarse y adquirir el mayor conocimiento posible, de la interacción dialéctica de nuestro macro y micromundo universal. Es decir, de la Astronomía como ciencia universal (Observación dentro y fuera de nuestro planeta Tierra), y de toda la astronáutica y las telecomunicaciones, así como de la quántica o mundo de las partículas; como nuevos fundamentos de avanzada cognoscitiva contemporánea. Estamos propiamente en el inicio de la gran era espacial y ante un nuevo salto histórico a partir del logro científico que significó el lanzamiento efectivo del primer satélite de telecomunicaciones SPUTNIK.

Ya la historia socioeconómica no puede verse aislada, sino conexionada dinámicamente con la historia geológica y meteorológica de la Pacha Mama y de toda la materia en general.

Es imposible, fijar una concepción de la contradictoria razón y existencia del mundo, sin tener en cuenta una clara definición y conocimiento de nuestro planeta y del Sistema Solar del cual formamos parte y fundamentalmente de su constitución galáctica e intergaláctica. Además, de los factores principales que permiten la existencia de la vida orgánica e inorgánica sobre la Tierra. Se ha hecho bastante difícil entender y aceptar, dentro de la biodiversidad total, la necesaria y obligatoria concatenación que existe, entre el aire, el agua, las montañas, los océanos, los ríos, los lagos, las plantas, los animales y el ser humano y los elementos básicos como el Carbono, el Oxigeno, el Nitrógeno y el Agua, etc. Y, fundamental el papel que juegan: la Presión y la Temperatura en la vida. Como dijo, Simón Bolívar: “Se nos ha sometido mucho más por la ignorancia, que por la fuerza”. O como dijo el gran cineasta Federico Fellini: “El fascismo tiene su origen en la resistencia y conservación de la ignorancia humana”. O como dijo, nuestro maestro canta-autor, Alí Primera: “La Ignorancia no mata al pueblo, pero, tampoco lo salva, lo salvará su conciencia y en ella me juego el alma”.

Todos los seres humanos que habitamos el planeta, realizamos diversas actividades. Todos nosotros y nuestras actividades, exigen la debida planificación y organización, por lo tanto, es necesario conocer con profundidad el lugar y sus cualidades, y ese lugar, en forma objetiva no es otro que nuestro planeta Tierra, con sus características especificas y generales.

Hasta ahora, ha sido bastante difícil entender y aceptar, que hay que corregir rápidamente el oscurantizante y terrible error que se ha venido cometiendo dentro de nuestra especie humana, desde hace miles de años, o sea, desde el esclavismo; al provocarse a partir de éste, la desintegración y distorsión de toda la relación de vida de la sociedad humana en el orbe. Es la apropiación privada individual o grupal elitista de los medios de producción, con lo cual se rompen, los principios vitales y básicos de ocupación necesaria planetaria. Entran en clara contradicción la utilización y producción en los espacios, y la indispensable convivencia sobre los mismos. Dicha desintegración, ha sido emprendida con una agresiva difusión ideológica y de acción avasalladora por parte de los diversos imperios y sus respectivos sistemas de explotación y usurpación humana; los cuales en su devenir histórico han dividido la litosfera, la hidrosfera y hasta el espacio aéreo, en propiedades privadas elitescas o de pequeños grupos de alto poder económico, constituidos actualmente, aproximadamente de 6 a 8 % a nivel mundial Grupos, los cuales desde sus poderes imperiales, deciden y han conseguido dividir a los pueblos. Se valen descaradamente, de la elaboración de criminales diseños educativos y legales, los cuales son totalmente dominantes y aniquiladores de la vida humana.

El Materialismo Dialéctico es el instrumento científico fundamental que en manos del Proletariado y de todos sus aliados en contra del Sistema Capitalista y la explotación en general, les permitirá resolver el problema de luchas de clases, que se libra desde el esclavismo. Y así de una vez por todas, acabar con la injusticia entre los humanos y superar de esta manera, la condición de relación bestial que aún mantiene la sociedad mundial.

Los capitalistas imperialistas, en su fase superior se caracterizan por alcanzar un gran nivel de acumulación monopólica y oligopólica de capitales, los cuales exportan al resto del mundo, acentuando mucho más la explotación y las luchas de clases. Hoy es fundamental destacar al Imperio Yanqui, el cual, con sus aliados imperiales han creado y crean, todo un sistema equivocado y retrogrado con respecto al sentido del valor de la condición humana y de todo lo que nos rodea. Fijan, dentro de nuestra especie, toda una base de relación, soportada sobre la ganancia o la pérdida mercantil o rentabilidad comercial (lucro); e impiden de esta manera, una sana relación de intercambio respetuoso y socialmente integral e integrador, como tiene que darse entre todos nosotros como seres vivientes.

Es de vital importancia, tener claro, que se requiere crear un reordenamiento, en la relación socioeconómica existente. Es necesario asumir enfáticamente, la gran responsabilidad que actualmente tenemos todos, en la preservación de nuestras vidas y la de todas las demás especies y componentes en general, de manera tal que luchemos como proletarios por una condición ambiental habitable, presente y futura para toda la humanidad.

En conclusión, el Materialismo Dialéctico, se convierte en un instrumento útil y de gran valor, para contribuir como ayuda valiosísima a la superación del sentido destructivo y suicida de la vida individualista, segregacionista, competitiva, liberal, neoliberal y clasista, con la cual se niega la esencia de todas las leyes que rigen la existencia humana. El Materialismo Dialéctico, contribuye y contribuirá a lograr conseguir revolucionariamente el sentido de integración, cooperación, solidaridad y justicia socioeconómica; como verdaderas formas de como nos corresponde y nos corresponderá vivir, en todas las áreas continentales, fluviales y lacustres que habitamos sobre la corteza planetaria.

LA ESPECIE HUMANA NECESITA AL PLANETA TIERRA PARA EXISTIR, PERO EL PLANETA PUEDE SEGUIR EXISTIENDO SIN LA VIDA TAL CUAL COMO LA CONOCEMOS HOY.



¡SALVEMOS LA ESPECIE HUMANA!

¡SOCIALISMO O MUERTE!



NOTA:

Introducción del ensayo filosófico-ideológico, Materialismo Dialéctico, Filosofía del Tercer Milenio (El cual escribí en el año 1997 y que actualmente estoy corrigiendo, ampliando y actualizando, con la intención de convertirlo en un efectivo instrumento de estudio científico revolucionario). Telf. 0416-4405200 Correo: ronaldromero_orion@hotmail.com

Investigación y redacción del autor: Ronald Romero Peña (El Jirajara)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2848 veces.



Ronald Romero Peña


Visite el perfil de Ronald Romero Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: