Ruralidades

Al Partido Comunista de Venezuela

Por quien sí nos preocupamos. Le pedimos disculpas, por tercera vez que “oreamos la torta al sol” y no dentro de casa. Son circunstancias hermanos. Veamos camaradas: militante de los viejos, desde cuando la célula de los mineros del carbón naricualeño, fundada por el coetáneo de Miguel Otero Silva, el comunista Juan Arcia, “Murachí”, y posteriormente dirigida por el gran camarada que fue Alberto Lovera, a uno se le hace cuesta arriba plantear públicamente las observaciones que atañen a nuestro PCV.

Es que hoy en día ni el bastón me ayuda a buscar la célula. Por eso, desde esta casi postración, nuestra extrañeza cuando el Partido Comunista de Venezuela entra en contradicción con la política de unidad que siempre le caracterizó. Y no es que uno demande, cual “poco me importa”, por una revolución contaminada. Eso no fue lo que nos enseñó nuestro Partido. Pero de allí a que perdamos el tino político del momento, dado gracias a la valentía y firmeza del pueblo venezolano y del soldado Hugo Chávez Frías, sería caer en nuestra propia trampa la cual, aunque no melle en la razón de ser del partido de Juan Bautista Fuenmayor y Gustavo Machado, sí daría lugar a que ese mismo pueblo que nos vio siempre en la vanguardia, cuando menos difiera la confianza hacia el Partido de la clase obrera de las ciudades, del campo y del mar.

Camaradas recuerden que este viejo comunista, desde acá, fue uno de los que planteó (el único públicamente) que el PCV con 71 años de lucha revolucionaria, hasta el sacrificio de la pérdida de vida de docenas de miles de nuestros camaradas, no se podía disolver ni siquiera con los siglos, mucho menos de la noche a la mañana. Esto a raíz de la proposición hecha de buena fe por el presidente Hugo Chávez, con la idea de la incorporación de los comunistas al proyecto del Partido Socialista Unido de Venezuela. Pienso y deduzco, con humildad, que el presidente nos dio la razón. Pero insistió en lo de la unidad. Ahora parece que para el análisis de la mayoría del Comité Central y del Buró Político, la tregua no fue suficientemente comprendida de manera de recapitular y concluir en la factibilidad de medir una candidatura a la Gobernación de un estado sin posibilidades de triunfo, contra lo que significa la unidad para la marcha de la revolución por la que tanto se ha sacrificado el Partido Comunista de Venezuela.

Camaradas, no coincidamos con la canalla, si es que estamos ariscos con Chávez porque a veces nos dice que va a reconstruir el que fue su Volkswagen para que nos transportemos a las reuniones de células. Si eso fuera así, sería como desdecirse de la calentera que le provocó el conteo electoral adecopeyano, allá en los altos de Cojedes cuando los ladrones de “acta mata votos” y el destemplado grito de “kikiriki, este pa´ti este pa´mi”.

Ahora bien, no estamos personalizando destinatarios. Ya dijimos que perdimos los contactos, sólo conocemos a unos más que a la mayoría de los militantes. La prensa se encarga de presentárnoslos. Sí les paso el dato, que seguramente la mayoría de los comunistas avizora: los tres postulados con la tarjeta del gallo, lamentablemente por estar recogiendo reconcomios, llegarán en el penúltimo puesto porque el último no tiene cara. Ya uno de ellos, el de Trujillo, le está endilgando a los del PSUV “…presuntas migraciones irregulares en el Registro electoral…” por una cantidad -según él- de “1300 personas” que vienen del Distrito Capital, Miranda o Amazonas.

¿No será que Octaviano de paso, está descargando de culpas a otros? Pues que uno sepa, los expertos en esas tramoyas electorales son los adecos y copeyanos hoy en sus distintas versiones.

Por último, ¡alerta Camaradas!. Es preferible, en este caso, la discreción que candidatos volanderos. Y que viva la unidad.

Patria, Socialismo o barbarie. ¡Venceremos.!

pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2162 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad