Azimut revolucionario

Disciplina revolucionaria

¿Quién es un hombre inútil? El que no sabe mandar ni obedecer
Johann W. Goethe


Le llega la hora a la revolución de las transformaciones profundas… de la transferencia plena del poder a las comunidades y en esta encrucijada electoral toca a las organizaciones del proceso depurar, reimpulsar y analizar las estrategias que nos darán la victoria como equipo nacional y como sentimiento popular.

La profundización requiere devoción, voluntad y sobre todo convicción… y son precisamente estos valores los que marcarán los temas de la agenda en la escogencia de los candidatos. Sin embargo, antes que nada lo primero es organizar, trabajar en el seno de las comunidades y dejar a un lado provisionalmente los temas que aún no son prioridad como el de las candidaturas. La disciplina revolucionaria que se nos exige y que debemos nosotros mismos invocar como militantes será la clave para ganar la primera gran batalla: la amenazante confusión sobre el futuro de la ejecución público, la propuesta de gobierno y la inclinación definitiva al axioma socialista que hasta ahora ha sido ignorado por quienes no desean terminar de cambiar las estructuras. Los quinta columna que se proponen convocar a una apertura inesperada para pasarse a la acera del frente de un chavismo con el que en el fondo nunca estuvieron de acuerdo.

Esta disciplina revolucionaria que en ocasiones nos inquieta y que nos enerva también por un lado nos llena de impotencia pero por otro, nos está convirtiendo en seres estoicos, claros, reflexivos… nos diferencia de esas máquinas de fabricación casera de políticas chatarra, de estrategias carroñeras, de esos guardianes de la política rastrera, que no tienen sin ella el más mínimo chance.

El sentimiento revolucionario de espera, de paciencia será recompensado con una organización mucho más esbelta y eficiente, mucho más ideologizada y por ende mucho más contundente.

Mientras el desespero guía al resto… a nosotros nos guía la luz del proceso mismo, la paciencia que derrama dilación y a su vez esta que pule con más intensidad cada vez a la verdad.

Los berrinches en la modalidad de desespero son ataques frontales contra el PSUV en el intento por horadar su capacidad electoral en las venideras elecciones y es por ello que todos como militantes debemos rechazar la indisciplina y definir de inmediato quien se convierte en un instrumento furtivo de esos grupos opositores que ven en el partido más fuerte del país su más difícil contendor… En el fondo, parecieran existir grupos interesados en diluir al PSUV en una avanzada macabra de confusiones y chantajes ideológicos. No obstante estaremos preparados para enfrentar estos delirios de unos cuantos y esa lucha contra el fraccionalismo será nuestro primer gran reto, un compromiso que tenemos con el presidente Chávez y un compromiso mucho más enérgico con el país.

Al momento de redactar este artículo, pensé por un minuto hablar sobre la situación de las invasiones y las acusaciones que sobre mi persona y sobre el gobernador se vertieron… No me anclaré en la provocación planificada quizá quienes deban responder eso sean las mismas comunidades, yo como presidente del CLEL y como militante del PSUV creo en la organización comunitaria y en sus formas de expresión y sería incapaz de infiltrar una lucha, la construcción de un proyecto de vida colectiva, por intereses políticos que hagan lucir algún atuendo comunitario a una descontinuada y elitesca gestión. Sin embargo, hay quienes no opinan lo mismo y que por el contrario usan cualquier medio para captar adeptos. Ese pragmatismo no nos sorprende… con esa misma visión de política de bolsillo, política práctica o más bien política de auto conservación individualista fue que muchas veces, quienes todos conocemos, tomar sus más afamadas decisiones: el once de abril, el paro petrolero, en la reforma constitucional, con los factores mediáticos de mayor rechazo a la gestión presidencial, con los más grandes grupos económicos tradicionales y ahora en las conversaciones y coqueteos, esas caricias bajo la mesa, con partidos de oposición que aguardan oportunistas cualquier deslave en el PSUV para tomar un oxígeno ficticio que aunque creen que les resucitará, por el contrario ocasionará la precipitación de sus pocas opciones.

La disciplina como dije es esperar y en la espera trabajar con organización y buen gobierno… como la transferencia cada vez más rápida del poder a la gente, con la consolidación de los espacios comunitarios que todavía no se han aperturado… dejemos la impaciencia y el desespero a quienes tienen miedo de aguantarse, a quienes creen que son ellos como individualidad y no un proyecto nacional, a quienes no creen realmente en la revolución como único camino a ser potencia continental y en el socialismo como única camino al entendimiento sistemático de la especie humana.

Hasta la victoria siempre.

prensabolivariana@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2981 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor


Notas relacionadas