La arremetida contra Tascón pone en entredicho a la “derecha endógena”

Más allá del juicio de valor que merezca la trayectoria del diputado Luis Tascón, el proceso por medio del cual ha sido execrado del bloque parlamentario del PSUV, y prácticamente del partido, dice mucho sobre el carácter del gobierno y merece seria atención.

El 12 de febrero de 2008, el Tascón introdujo una denuncia ante la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional por un presunto sobreprecio en un punto de cuenta presentado al Presidente de la República. De acuerdo con la denuncia, el sobreprecio presentado en el presupuesto para la adquisición de un lote de unidades de transporte llegaba al monto de 6.5 millardos de bolívares (6.5 millones de BsF). El punto de cuenta fue presentado el 17 de marzo de 2007 al Presidente Chávez por el entonces ministro de Infraestructura, José David Cabello. La solicitud fue aprobada por el Presidente y por la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional en un crédito adicional. “Sería interesante que investiguemos esto partiendo del principio de una disparidad entre lo que es el precio real establecido de las unidades de transporte para el momento, y lo establecido para el punto de cuenta”, declaró Tascón. (http://www.aporrea.org/contraloria/n109067.html)

José David Cabello, el denunciado y recién nombrado superintendente del SENIAT, no ha hecho declaraciones públicas sobre el caso. Su hermano, Diosdado Cabello, respondió a la denuncia diciendo que "la falsa izquierda es nuestro verdadero enemigo", que Tascón es "un instrumento del imperio", y que Bill Gates le habría inyectado "un chip en la sangre" a Tascón. (http://www.aporrea.org/contraloria/n109113.html)

La reacción de la presidenta de la Asamblea Nacional fue igual de absurda, pero de implicaciones mucho más graves, al pedir que se destituyera al presidente de la Comisión de Contraloría, Julio Moreno, por recibir la denuncia de Tascón. También aseguró que Tascón se habría autoexcluido del Partido Socialista Unido de Venezuela al hacer la denuncia, dejando implícita la idea de que un militante de ese partido no puede denunciar hechos de corrupción. (1)
El 16 de febrero, Diosdado Cabello y Jorge Rodríguez declararon en VTV que Tascón había sido expulsado del PSUV “de forma unánime por la plenaria del Congreso Fundacional” de ese partido. Diosdado Cabello aclaró que la expulsión se había justificado por la denuncia de Tascón en contra José David Cabello. En defensa de su hermano, dijo que los vehículos objeto de la denuncia no habían sido comprados aún. “¿Cómo va a haber sobreprecio si los vehículos no se han comprado?”. (http://www.aporrea.org/actualidad/n109239.html)
Se puede observar que esa torpe defensa no desmerita la denuncia original, pero sí añade una grave irregularidad al expediente. Para establecer si hubo sobreprecio sólo hay que verificar si los precios contenidos en el punto de cuenta se corresponden con los precios reales de los vehículos. Ahora bien, si además de solicitar recursos con un sobreprecio, no se ha efectuado la compra casi un año después, como admite Diosdado Cabello, queda en evidencia otra irregularidad. ¿Por qué no se han ejecutado esas compras? ¿Qué intereses y comisiones bancarias se han originado hasta el día de hoy?
En realidad, Jorge Rodríguez y Diosdado Cabello mintieron cuando declararon que Tascón había sido expulsado del PSUV por unanimidad, como el propio Rodríguez admitió cinco días después:
“Tascón no está expulsado de la organización y sí tendrá su derecho a la defensa, pero sólo cuando los estatutos y los órganos disciplinarios del partido estén constituidos, para lo cual aún restan dos semanas de debate en el Congreso Fundacional.”
También hubo un reacomodo en cuanto al juicio sobre la acción del diputado, ya el problema no era el contenido de la denuncia sino la forma en que se había realizado:
“Rodríguez cuestionó que Tascón realizara la denuncia ante las cámaras de Globovisión  y consideró pertinente tramitarla por sus canales adecuados de diputados” (http://www.aporrea.org/actualidad/n109475.html). (2)
La declaración encierra nuevas falsedades. En efecto, la denuncia se realizó ante la Comisión de Contraloría de la AN, que es un canal regular, pero cuyas sesiones son públicas y cuentan con la presencia de los medios de comunicación privados. Siendo consecuente en tomar decisiones nefastas frente al caso, la directiva de la AN ha girado instrucciones para que no se permita la presencia de los medios en las futuras sesiones de esta Comisión.
El 21 de febrero, los diputados del PSUV acordaron por unanimidad suspender a Tascón del bloque parlamentario. Según el jefe del bloque, Mario Isea, la denuncia realizada era una muestra reprochable de iniciativa individual. “Esto tiene que ver con la actuación recurrente (de Tascón), en términos individualistas… (él) tiene una actuación individual que raya en la anarquía”.
Aunque la expulsión de Tascón del PSUV nunca fue votada en el congreso del partido, fue el presidente Chávez quien solicitó la medida. Luego de la controversia suscitada por la denuncia de corrupción, el presidente apareció en varias alocuciones públicas al lado de Diosdado Cabello. En el programa La Hojilla del 27 de febrero, el presidente declaró sobre el caso: “Luis Tascón desde hace rato largo que anda con conductas muy extrañas… Yo solicité la expulsión de Luis Tascón del PSUV, porque no podemos nosotros comenzar así, dando demostraciones de tanta indisciplina, irresponsabilidad. ¡Que presente las pruebas! Pero no las presenta, sino que anda disparando contra el que le plazca. (3) Además yo sé por dónde viene Tascón, a él no le gustó para nada el cambio en el SENIAT, entonces viene a atacar a mansalva a un muchacho. Tendrá que demostrármelo con pruebas, pero hasta donde yo conozco a José David Cabello, es un muchacho humilde, trabajador como el que más, calladito, disciplinado. Ahora, sí me lo demuestra, bueno, está bien, que vaya preso.”
El presidente también se refirió a una llamada que hizo a La Hojilla en otra ocasión, impulsado por unas denuncias que estaba haciendo Tascón en ese momento. Aunque el presidente no recordaba exactamente lo que motivó su llamada, muchos sí lo recordamos. Fue un programa en el que Tascón y Mario Silva criticaban el manejo que se le había dado en VTV al caso de Walter Martínez y su expulsión del canal por denunciar la corrupción gubernamental. La llamada de Chávez tuvo el propósito de llamar a la “disciplina” a Tascón y a Mario Silva, y cortar en seco la línea contestataria que estaba adquiriendo la discusión.
En el marco de esta confrontación pública, Tascón señaló a Diosdado Cabello como el jefe de la llamada “derecha endógena”. Está claro que Cabello carece del prestigio popular de Chávez, por lo tanto se beneficia de la defensa presidencial ante las denuncias de corrupción en contra de José David Cabello. Lo que hay que preguntarse es por qué el presidente asume de manera tan directa y a fondo la defensa de los hermanos Cabello. En vista del papel desempeñado por el presidente en este caso, y el viraje notorio hacia la derecha que bajo su conducción ha tomado el gobierno luego de la derrota del referéndum constitucional (4), hay que revisar seriamente el concepto de “derecha endógena”, o lo que antes se llamó “el chavismo sin Chávez”. ¿Está realmente infiltrada y encubierta, casi clandestina, la derecha en el gobierno? ¿Puede estar interesada esa derecha en conspirar en contra de Chávez? Los hechos tornan cada vez más difícil sostener esa idea.
Notas:
1.- El diputado Carlos Escarrá insistió en esta versión: 
“La denuncia contra Luis no es por lo que haya denunciado, sino cómo lo hizo y en qué escenario lo hizo… Luis equivocó el escenario de las denuncias, y eso trajo una consecuencia que lamentamos, y vamos a ver en todo caso cómo se puede reorientar y hasta revertir esa situación”.
“Dentro del seno del partido es que se pueden hacer las denuncias, acusaciones e investigaciones. Yo lo que considero es que no se debe hacer la denuncia hacia afuera sin las pruebas hacia adentro. Aquí no se trata de no denunciar, de perseguir a quien denuncia, sino se trata de seguir un escenario (sic) para las denuncias”. (http://www.aporrea.org/contraloria/n109327.html
Es digna de reflexión la intención del diputado Escarrá de tratar la corrupción administrativa como un problema partidista, al sugerir que las denuncias no se hagan ante los organismos contralores del Estado sino en “el seno del partido”.
2.- El comité disciplinario ad hoc del PSUV, presidido por Diosdado Cabello, ya había anunciado la expulsión de Tascón el 9 de noviembre de 2007, debido a unas declaraciones en las que el diputado consideraba que la posición del ex general Raúl Isaías Baduel en contra de la reforma constitucional había que rebatirla con argumentos propiamente políticos, y no descalificándolo en el plano personal. (http://www.aporrea.org/ideologia/a44308.html).
Luego del debate público suscitado por la expulsión, otro miembro del comité disciplinario, Roberto Hernández, declaró que no había tenido lugar una expulsión, sino una “autoexclusión”, una manera ambigua de dar marcha atrás a la medida.
3.- Luis Tascón presentó la copia del punto de cuenta con el presunto sobreprecio ante la Comisión de Contraloría de la AN y la Contraloría General de la República.
4.- Aunque el presidente Chávez anunció luego de la derrota electoral una política de “Tres erres” (Revisión, Rectificación y Reimpulso), las medidas más significativas adoptadas apuntan hacia la derecha: amnistía para los golpistas y saboteadores del 2002 y el 2003, negociación tripartita del salario mínimo con la CTV, el anuncio público de una alianza con la “burguesía nacional”, una rotación de ministros que ratificó a los elementos más retrógrados del gobierno (como el ministro del trabajo), la liberación de los precios de los alimentos, entre otras medidas.
SRP, Mérida 2007


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7535 veces.



Simón Rodríguez Porras

Músico y militante del Partido Socialismo y Libertad.

 @guitarraylapiz

Visite el perfil de Simón Rodríguez Porras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: