Mujeres y jóvenes del mundo, uníos

No obstante y democráticamente hablando, no puede ser que con este grito por la unidad de lo más valioso que tiene la humanidad, como son las mujeres, los niños y los jóvenes, nos quedemos por fuera los hombres de convicción socialista y, los que aun sin manifestarlo, también lo son por el amor sincero a sus semejantes. Especialmente a los más desposeídos que quizás lo sean como los solidarios.

Pero (que vaina con el “pero”) es que tenemos que cuidarnos de los tránsfugas que saltan de los corrales que hacen extremos; además de las infiltraciones, tipo corderito, que vienen con la ponzoña embotada. Entonces es por esto que debemos estar avisados para que, la tan deseada por necesaria unidad, no se descomponga desde las mismas entrañas.

Ahora vamos a poner los pies con precisión sobre la misma tierra y sendero de los centenares de mujeres camaradas que asisten al XIV Congreso de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM) representantes de ochenta y un países reunidas a mucha honra en nuestra Caracas la del ejemplo revolucionario. Algo (¡Y que algo hermanas!) que para nosotros es un especial y grandioso acontecimiento, que seguramente enriquecerá los conocimientos sobre los importantes combates de la mujer y la juventud de esos 80 países que nos visitan. Combates y sus motivaciones que a nosotros llegan a través de la llamada “gran prensa” tutelada por el capitalismo de manera interesada y, por ende, tergiversada. Esto, cuando las movilizaciones son de una magnitud imposible de silenciar.

Sin necesidad de estar presente en tan visitado y, hoy en día tan revolucionario Teatro “Teresa Carreño”, desde estas serranías uno exclama y “ve” a distancia a las centenares de Rosa Luxemburgo reunidas en el escenario que lleva el nombre de otra gran mujer venezolana. ¡Cuantas mujeres revolucionarias camarada Krubskaia Ulianov”. Cuantas mujeres de todo el mundo reunidas en estas vecindades donde vieron las primeras luces muchas mujeres luchadoras por la liberación de nuestro país, como lo fueron Josefa Camejo, Eulalia Buroz y Luisa Cáceres, entre otras muchas.

Dan ganas de gritar a los cuatro vientos con la pensadora y feminista marxista Dunayevskaya, para decir que estas embajadoras de pueblos que nos honran con su CONGRESO, son la genuina representación del socialismo de todos los tiempos, encarnado hasta finales de la segunda década del siglo pasado (año 1919) en la persona de la camarada “…Rosa Luxemburgo (que) correctamente se negó a dejarse estereotipar por la social democracia alemana (adecos de allá) en la entonces llamada cuestión femenina, como si aquel-sigue diciendo Dunayeskaya-fuera el lugar que le correspondía…”.

No podemos finalizar este reconocimiento sin un mensaje muy importante. Tanto que casi se equipara a la jornada del XIV congreso de la Federación Democrática Internacional de Mujeres. Se trata de la unidad que se esta propiciando, con nuestro presidente Hugo Chávez Frías a la cabeza, hacia un partido que congregue a todos los socialistas, partido en el que también estarán incorporados, con toda su fuerza moral y sacrificio de lucha muchos de los y las camaradas de Rosa Luxemburgo en Venezuela. Además según información del secretario general, el Partido Comunista y su juventud seguirá siendo la vanguardia para cuidar el socialismo y al pueblo venezolano para que nunca más vuelva a caer en las garras del imperialismo norteamericano que es el que ahora nos asecha con sus incondicionales venezolanos traidores a la patria, con miras a saciar su sed de combustibles para mantener el sistema derrochador a costilla de los demás países. Por eso a Chávez que no lo toquen. Díganlo por allá que Chávez no es solamente Chávez, es pueblo. Y pueblo es toda América del Sur, del Norte y el Caribe.

Por último las felicitaciones de este viejo comunista desde aquí de estas ruralidades de Anzoátegui, a las camaradas Marcia Campos, presidenta de la federación. A Gabriela Ramírez, presidenta del evento y una flor roja a María León, reorientadota con buen tino por la emancipación definitiva de la mujer venezolana.

¡Salud, camarada María!

*pedromendez_bna@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1307 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor