En la “gran marcha”: Si sólo asistieran 50 mil, sería el ridículo; con 500 mil harían temblar a AMLO

1. Los habitantes de México, como país, son 132 millones; pero en la CDMX, centro de todos los poderes –así ha sido siempre en todos los campos- se decide en política, economía y demás. Allí se medirá la fuerza de los marchistas; no por el pretexto de apoyo al INE, sino que, con ese acto masivo, medirá su fuerza la llamada oposición, contra el presidente López Obrador. Pienso que la publicidad y la propaganda invitando a la marcha del domingo 13, se ha extendido en todo el país desde hace dos semanas; así que la marcha será una buena medida.

2. Tanto la "oposición" como el gobierno de AMLO son neoliberales, capitalistas. AMLO no busca transformar nada a fondo, sino sólo ponerle un barniz para que no se vea tan feo el país. La llamada "oposición", integrada por políticos y empresarios, la peor basura del país, marcha porque AMLO los ha removido de lugares que antes dominaban. Si el gobierno de AMLO ha cometido profundos errores y ha dejado cosas a la deriva; los que marchan contra él –además de los expresidentes y sus gabinetes- otros más que han saqueado el país y asesinado a miles.

3. ¿Cómo marchar tras ladrones y asesinos muy bien conocidos como Salinas, Zedillo, Fox, Calderón, Peña Nieto y personajes que, además de vivir con los salarios más altos del país que además obtienen muchos millones de pesos en sus negociaciones con partidos?. Van a asistir a esa marcha y encabezarla todos los dirigentes y comentaristas, así como articulistas de los medios de información que –al perder los sobornos multimillonarios del gobierno, ahora se han colgado de los viejos políticos y empresarios que juegan sus millones en la "oposición" contra AMLO.

4. Pero no hay que ser crédulo del gobierno de AMLO y mucho menos del partido Morena que creó y sigue estando bajo su mando. Todos los gobiernos de antes y después de Salinas en sus dos o tres primeros años aparecen como héroes contoneánse como si fueran los salvadores de México; pero al no solucionar los problemas centrales de la población que son trabajo, salarios, educación, salud, empiezan a ser repudiados. López Obrador –que se dedica a decir discursos- si se analiza bien, es como los demás; la corrupción, las muertes, la miseria humana, es la misma.

5. Estoy –desde hace 62 años- contra los procesos electorales. Creo en la auto organización de la gente y en la necesidad de una profunda educación anticapitalista que permita eliminar el individualismo, el consumismo, la competencia, sobre todos esos poderosos aparatos que esquilman el dinero de la población, tales como el IFE, los partidos políticos, la profunda corrupción de diputados y senadores, así como gobiernos que toda la vida han estado al servicio de la gran burguesía política y empresarial. Esas marchas deberían ser rebeliones anticapitalistas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 670 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: