Canje de presos entre EE UU y Venezuela: ¿qué hay detrás y qué puede venir?

Que los encuentros secretos entre Estados Unidos y Venezuela, en el marco de las negociaciones, han tenido su curso, no es la novedad, ni que estas comenzaran en marzo como enfatizan muchos. Es lo que se llama "secreto a voces" sobre encuentros que corren desde hace tiempo. Con el intercambio de presos de uno y otro lado, el asunto es ver todo lo que trae aparejado y cómo continúan las negociaciones, pero ponen en evidencia los canales directos entre Biden y Maduro, mientras la oposición pareciera quedar dislocada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El secretario de Estado, Antony Blinken, ha iniciado una gira este lunes 3 de octubre por algunos países de América Latina, y no es casualidad que haya empezado con Colombia ahora administrada por Gustavo Petro. Por eso tampoco es casual que el intercambio de presos se diera junto antes de que tuviera inicio esta gira. Aunque aún está abierto lo que puede acontecer en Brasil en la segunda vuelta, Biden hace lectura de los nuevos vientos políticos en la región y sus complicaciones en el este de Europa. Y en el marco de Venezuela ser el histórico país abastecedor energético, con una ubicación tan cercana, Washington necesita entenderse con Maduro. Guaidó hace tiempo que ha quedado a la deriva por no decir en el olvido, y lo saben él mismo y todos sus aliados locales. La formalidad del reconocimiento está más en el papel, y como él mismo lo reconoce, de todos estos pactos y negociaciones se entera por los medios.

Lo que es noticia

Venezuela liberó el sábado a siete estadounidenses, incluidos cinco ex ejecutivos de Citgo, a cambio de que Estados Unidos liberara a dos familiares de Cilia Flores: Efraín Eduardo Campo Flores, quien también es ahijado de Maduro, y Franqui Francisco Flores De Freitas, ambos arrestados en noviembre de 2015 en un aeropuerto de Puerto Príncipe, en Haití, acusados de narcotráfico. Del lado venezolano se liberaban a los ex ejecutivos de Citgo Petroleum –empresa del Estado venezolano en suelo estadounidense- presos en Venezuela y acusados de corrupción y malversación, además del veterano de la Marina estadounidense Matthew Heath y otro de nombre Osman Khan, acusados de terrorismo y espionaje.

El traslado de prisioneros, según los propios funcionarios estadounidenses, se da luego de meses de conversaciones secretas y diplomacia clandestina. Es de recordar que Roger Carstens, el enviado presidencial especial para asuntos de rehenes, realizó múltiples visitas a Venezuela durante el último año para discutir posibles acuerdos y lograr el canje.

Trascendió que el intercambio de los presos tuvo lugar el sábado en la isla caribeña de San Vicente y las Granadinas, que es gobernada por aliados de Maduro, de acuerdo a la agencia Associated Press. Lo que llama la atención es que Alex Saab, a quien Maduro reconoce como "diplomático" y es procesado en EEUU por conspiración para blanquear capitales, no entrara en el paquete, probablemente Estados Unidos se lo guarde para cosas mayores.

Desde marzo los encuentros han sido intensos, sobre todo luego de la visita de alto nivel de Estados Unidos a Venezuela como detallaremos más adelante, cuando Maduro hizo su primer movimiento liberando a dos estadounidenses, cuando la administración Biden apenas levantaba unas pequeñas sanciones. Hasta el momento Venezuela ha liberado en total a nueve estadounidenses. Permanecen detenidos al menos otros cuatro, los exmilitares y boinas verdes Luke Denman y Airan Berry, condenados a 20 años de prisión por participar en la "Operación Gedeón" tras los desembarcos fracasados para derrocar a Maduro en 2019, y otros dos que ingresaron por la frontera con Colombia.

Lo que se abre tras el canje

Los analistas criollos coinciden en que si bien "fue sorpresiva" la acción traerá consecuencias. Señalemos a algunos. Para Michael Penfold, profesor del IESA y especialista en la investigación de políticas, este canje "debe seguir con los acuerdos humanitarios y energéticos y muy probablemente negociaciones en Ciudad de México", incluyendo elecciones 2024 y Colombia. Para Luis Vicente León, de Datanálisis, "es una excelente noticia en términos de las oportunidades de consolidar más acuerdos humanitarios, petroleros y políticos en los próximos meses", y que "la fuerza de quienes han bloqueado las negociaciones de todo tipo para preservar privilegios se agotó".

Hasta aquí nada nuevo en las observaciones. Luego de la guerra de Rusia y Ucrania, Venezuela –entiéndase, su petróleo– ha adquirido mayor urgencia para Estados Unidos. La visita a Caracas en marzo de Juan González, director principal del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental de EE.UU., y el embajador de EE.UU. en Venezuela que opera desde Colombia, James Story, pisando suelo venezolano, ilustra el asunto . Era la primera reunión pública después de que Estados Unidos rompiera relaciones diplomáticas en 2019, luego de que Donald Trump reconociera a su títere Juan Guaidó, buscando imponerlo en su tentativa golpista como Presidente de Venezuela.

Te puede interesar: La guerra, el petróleo venezolano y la doble moral del imperialismo estadounidense

La política de EEUU hacia Venezuela está teniendo sus giros en el marco de los nuevos cambios en América Latina. Pero son los intereses de Estados Unidos los que se mueven en esta nueva situación como también, asegurarse las alternativas de petróleo por la guerra en Ucrania. Biden ha venido revisando algunas de las sanciones, y habrá que ver el desdoblamiento de todos estos acuerdos.

Por el lado de Venezuela, es de tomar en cuenta que con una oposición debilitada en el plano interno, incluso en su eventual posición de cara a un proceso de diálogo en México -suspendidas en octubre del 2021-, Maduro ya tiene un canal directo con EEUU como ha evidenciado el canje. No necesita a la oposición para eso, y esto "fortalece" a Maduro. Para diversos analistas el canje de presos ha significado un triunfo de la política de Maduro. Sumado a esto, este ya viene en mejor posición luego de las nuevas relaciones con el gobierno colombiano, encabezado ahora por Gustavo Petro, incluso es tomado en cuenta como interlocutor para la política de los "diálogos de paz" con la guerrilla.

Si ya la oposición venía debilitada políticamente, en este nuevo marco ha quedado fuera del juego. Atrás quedaron los tiempos de las relaciones existentes con Trump y con Duque, además de todo el derechismo continental y de Europa. Del "Grupo de Lima", cartel de gobiernos de derecha creado a instancias de EE.UU. para apuntalar el aislamiento y eventual caída de Maduro, no queda prácticamente nada, salvo Bolsonaro –que aún no se sabe si podrá mantener el poder en la segunda vuelta a finales de mes–, uno a uno de los presidentes de ese grupo proimperialista fueron saliendo del poder.

Aunque aún hay mucho para ver en todo este entramado de negociaciones, y sobre todo tomando en cuenta los cambios políticos en la región. Pero en el marco de toda la orientación política y económica de Maduro, y toda la política aperturista y privatizadora, con su neoliberalismo extremo, habrá que detenerse en qué procesos de entreguismo pueda estar avanzando. El caso de Chevron, que pareciera avanzar como accionista mayoritaria y comercializadora directa en diversas asociaciones con PDVSA, y otras transnacionales, es todo un aumento en la entrega y la dependencia.

Pero no hay que perder de vista que las sanciones impuestas por Estados Unidos son un arma imperialista miserable y criminal para seguir determinando sus designios, que no han sido más que para causar mayores penurias en el pueblo –más de las que ya de por sí genera la propia crisis administrada por Maduro– para generar mayor presión social. El Gobierno de Maduro siempre utilizó el discurso de que las sanciones eran la causa de la brutal crisis económica y social, cuando en realidad ésta comenzó mucho antes cuando decidió a partir de 2014 vaciar todas las arcas del Estado para pagar una fraudulenta deuda externa en momentos en que los precios del petróleo se vinieran a pique, al tiempo que continuaba el otro desangre con la fuga de capitales.

Como escribimos en marzo, tras la llegada de la primera delegación estadounidense de alto nivel: "Y aun cuando está por conocerse y verse realmente hasta dónde podrían llegar tales tratativas de entendimientos, ya vemos cómo la guerra trastoca todo, volviendo Washington en un giro político pragmático, y justo en momentos en que Maduro ya viene operando en ese sentido con sus brutales políticas contra el pueblo y que ha venido dando señales de entendimientos con el poderoso país del norte". El actual canje de presos muestra los avances de tales acuerdos, y los que vienen en camino. Como hemos visto, de todos estos acuerdos, en nada benefician al pueblo trabajador, solo marcan los pactos para arriba de las élites y de los intereses del imperialismo estadounidense.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1727 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter