Los errores de Barreto Sira

Difícil lograr la unidad plena con protagonistas políticos que no oyen recomendaciones, pareciendo que por momentos viven realidades distintas en medio de una terquedad personal que poco a poco le va quitando fuerza a su capacidad de convocatoria. Barreto Sira gobernador de  Anzoátegui tardó mucho tiempo en reconocer que estaba infiltrado en su oficina de prensa.

El fablistán que ejercía en esa dependencia, prácticamente era corresponsal del alacrán José Brito, al igual que asesoraba a un diputado del movimiento ecológico que le cedió los votos a Timoteo Sambrano para que no quedará fuera del  Parlamento Nacional. La mayoría de los colaboradores de Barreto sabían el movimiento de este joven periodista.

La traición fue tan descarada que al día siguiente de salir de la gobernación se incorporó como jefe de prensa del candidato alacrán a gobernador. Ahora escribe artículos desgarrados contra el gobernador, nos preguntamos ¿tenía esos mismos conceptos sobre la personalidad y administración de Barreto cuando estaba a sus servicios? o se convenció ahora de sus deficiencias.

Ojala no lo despidan en plena campaña electoral, pero a las pruebas nos remitimos, fracasó como asesor de Frasito en Anaco, eliminó políticamente a Placido Malavé, que apenas quedó con respiración artificial gracias a una eficiente asistente de redes sociales llamada Paola. Y por supuesto a Barreto logró meterlo en una burbuja que lo aisló del pueblo del estado Anzoátegui.

No sabemos cuánto tiempo tardará Barreto en darse cuenta del daño que le ha causado su primo Gonzalo Barreto, quien actúa como una especie de secretario privado sin nombramiento pero con mucho poder, pues no quiere perder la jubilación en el Consejo Legislativo Regional. Este señor pretende mandar más que el gobernador.

Su paso por el parlamento regional le dio la habilidad y la destreza de conocer desde todo punto de vista el pensamiento y accionar de los dirigentes políticos regionales. Así supo meterse en el bolsillo a David De Lima, convirtiéndose en su persona de confianza en estrategias políticas, no por analista ni experto electoral, sino por esa inmensa capacidad en la práctica de la adulancia.

Con Barreto Sira ha hecho lo que le ha dado la gana, se toma atribuciones que no le corresponden, experto en decidir sin autorización del primer mandatario regional. Lo peor es que Barreto ni se entera en ese mundo artificial que le ha creado su primo Gonzalo. Mientras ese primo esté a su lado, Barreto no avanzará. Qué se puede esperar de un señor que no le habla a los padrinos de sus dos hijas.

Igual que él que se cree la joya de la corona, Miguel Arismendi, el decaído jefe adeco que para poder operar tuvo que reclutar dirigentes de otros partidos, porque él se dedicó  a sacar a todo aquel con algo de liderazgo por temor a que lo desplazaran, está tan disminuido que en municipios como Onoto tuvo que buscar ayuda de líderes de otros partidos con nombres al azar, para estructurar la directiva.

El día que Barreto visite por su cuenta a los municipios, sin la compañía de este operador, podrá darse cuenta en esa auditoría relámpago, del número de enemigos que le ha generado la actividad de Arismendi. Quien por lo demás se empeña en nombrar candidatos a alcalde afectos a él, pensando en convertirse en el sucesor de Barreto Sira. Para eso casi utiliza un “látigo” para obligar al que se sume a la unidad, ser esclavo de sus requerimientos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 638 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: