Los gremios de trabajadores, ¿propulsores del cambio político en Venezuela?

"La democracia no es obra de la burguesía, es consecuencia de la lucha de los trabajadores. Es la única obra política del hombre que vale la pena mantener. No se trata de denunciar a la democracia sino a aquellos que la destruyen y alienan. La izquierda debe asumir la democracia como su valor fundamental". (Carlos Raúl Hernández, en Ramón Hernández: "El país como oficio". Ediciones Actual/Colección Historia. Dirección General de Cultura y Extensión. Universidad de los Andes. Mérida. Pág. 173).

No renuncio a la lectura de periódicos tradicionales. Un verdadero gusto mañanero de antaño que hoy los millennials gereration harían parte de los TBT; aunque la verdad sea dicha: con algunos he mantenido siempre una gran bronca por la llamada línea editorial, de ayer a hoy. Apunto he estado de leerlos más, sino echarles un vistazo en su versión digital y a veces ni siquiera eso. "Bastantes libros tengo arrumados, sin leer aún", me digo. Sobre todo, comprados en las ferias de hace a penas pocos años atrás, o en librerías de la ciudad crepuscular antes de que cerraran, asunto muy preocupante porque nos estamos quedando aislados como en la industria editorial, inclusive antes de la pandemia apocalíptica que padecemos ya habían cerrado. Crisis política-económica mediante, potenciadas tanto por errores en el diseño e implantación de las políticas económicas, como por las llamadas "sanciones". Por cierto, tan "bien vistas" por algunos compatriotas.

Con todo y eso siempre sucumbimos a los títulos y lead de las noticias impresos en papel, aunque haya pocas opciones. Aquí en Barquisimeto La Prensa de Lara circula lunes, miércoles y viernes (viene con una página de opinión muy "buena", equilibrada con articulistas de las dos grandes tendencias en Venezuela hoy día); los jueves ciertos puestos ambulantes o tradicionales quioscos ofrecen Últimas Noticias (tremenda página de opinión, con articulistas de altos quilates). En ambos casos los ejemplares son pocos, tanto en número de páginas, como en los ejemplares que son muy "escuálidos", valga la expresión. Otra dificultad lo representa el hecho de que comprar impresos periodísticos exige disponer dinero en efectivo, aunque también se pueden adquirir con la tarjeta de débito, pero ello supone pagar dos cientos bolívares adicionales.

O sea, si el precio del diario es de bs. 1200, con el punto debe uno cancelar bs. 1.400 o más, pero todo sea por alimentar ese regusto típico de las generaciones maduras o ya de la tercera edad que, según los más románticos y piadosos de antaño, recogida en el librito de "Social, moral y cívica" del recordado Prof. Pololo Arráez, la lectura de la prensa escrita es la oración mañanera, las laudes que religiosos seculares o regulares o monjas en abadías y conventos rezan y meditan con devoción al despertar el alba.

En fin, resulta que este lunes 26 de julio de 2021 La Prensa de Lara nos depara un reportaje inquietante, donde se mencionan las voces de universitarios muy respetados. A saber, que la mejoría de las condiciones de vida del venezolano, según gremios universitarios, el magisterio larense de educación primaria y media general y profesional, así como otros gremios de trabajadores en general; los primeros al final firmantes algunas de sus federaciones aunque otras quedaron como la guayabera, por fuera (Fapuv, especialmente); denuncian que la IV Convención Colectiva de los Trabajadores de la Educación (IV CCU), representa una cuestión muy precaria y hasta dirigentes de los administrativos de la UCV hablan de "traición" en sus redes sociales, nueva picota pública hoy día, pero que nunca sustituye a la prensa.

Creo que la propuesta de la Fapuv exigía sueldos y salarios dolarizados (¿) con con montos de acuerdo con la inflación o cesta básica, 400 0 500 $ o más, una cuestión muy justa e incuestionable; sino fuera que dejan de considerar al menos un aspecto muy limitante, a saber, que la economía nacional ya no es la de los años de 1970, 80 y 90, períodos poco más o menos de gran producción petrolera y precios altos del barril; además, con un contexto internacional de gran competitividad del mercado de los hidrocarburos, después de 2014 todo eso se vino al suelo por razones de todos conocidas. Por lo que de acuerdo con una fuente "el gobierno ofreció fue bonos a diestra y siniestra", dizque no podía otra cosa sino "hacer de tripas corazones", con ingreso nacional poquito, reparte poquito porque es bendito; como quiera que sea, uno comprende que no todos pueden decir como mi buen amigo y colega Carlos: "Gracias Señor por lo mucho y por lo poco". Tampoco será cuestión de pretender justificar errores en el diseño de las políticas económicas …

Entonces los gremios en la edición de La Prensa de Lara citada, denuncian la "depauperación absoluta" (Carlos Raúl Hernández, dixit) de los trabajadores en Venezuela … (ay, Colón descubrió América, dice una vecina al leer eso) y no guardan ninguna esperanza: sostienen que una eventual mejora en tal situación está en relación a un (¿poco probable?) cambio del régimen político. Ergo, Defenestrar la revolución bolivariana que, por cierto, de acuerdo con lo vertido en www.aporrea.org por la abogada María Alejandra Díaz, (chavista radical, supuestamente) una tal cosa dizque ya está en marcha: la Ley Antibloqueo y la de Zonas Especiales vendría ser un indicador de semejante apreciación y las negociaciones a realizarse próximamente en México Maduro-Guaidó, también. En todo caso, a tal efecto los gremios de trabajadores les sería imperativo convertirse en los propulsores del mismo. Si no hemos interpretado mal lo leído en tales medios (ver La Prensa de Lara, Barquisimeto, 02 de agosto de 2021).

¿Habrá necesidad de destacar a cuál bando político se adscriben estos leadership universitarios y de otros gremios? Comparativamente, en naciones latinoamericanas gobernadas sectores liberales y aliados de EE. UU, digamos y abusando un poco: Colombia, Guatemala, Honduras, El Salvador, Panamá, República Dominicana, Haití, Panamá, Costa Rica, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Ecuador, Perú, por ejemplo, ¿serán los trabajadores quienes han logrado mejores condiciones de vida? ¿Tendrán mejor acceso a los servicios de salud, educación, servicios públicos fundamentales y mejores perspectivas en el horizonte futuro?

Cada país, se me dirá obviamente, tiene sus propias realidades nacionales, regionales y locales y tal vez con excepción de Haití y otras naciones mesoamericanas, muchos venezolanos han migrado, tales realidades nacionales las han visto como una salida a la precariedad salarial y demás condiciones de vida nacionales. No se diga ya Estados Unidos y Europa y los países del sur, principalmente Chile y Argentina, tierra donde por cierto en lo personal y familiar viven ahora y trabajan personas muy queridas. Buenos salarios tienen, ciertamente e inflación controlada, donde las dificultades más sentidas hoy día devienen de los efectos de esta terrible pandemia que ha ralentizado la economía mundial; pero, nos dicen, del sistema económico y político venezolano no quieren saber nada, ni en pintura.

Al respecto, ¿qué decir? Nada como estar en nuestro propio país, apoyar su desarrollo, les hemos dicho que los respetamos, pero aquí hay que trabajar por la soberanía y autodeterminación de los pueblos. Gracias a todos esos países que han recibido a tantos venezolanos y que es admirable su formación profesional adquirida en Venezuela.

En tal contexto, lo que leemos es que nuestros ínclitos dirigentes gremiales piden un cambio, ya decíamos, según reportes periodísticos; también a tenor de informaciones del diario Tal cual, versión digital, la Fapuv, ha sido muy claros: van a propulsar un cambio de régimen y, en la práctica, están involucrados en ello. Son parte de las huestes que dizque propugnan la transición, gobierno y justicia transicional y, a los efectos se han unido a las tesis del" interinato". En eso no hay dudas.

En consecuencia, en tal documento no piden que EE. UU y la CEE retire las sanciones temibles y arbitrarias que tanto nos afectan en el campo del comercio o las fianzas aquí en la nación venezolana, una cosa espantosa; y que serán tema central en los encuentros oposición-gobierno a realizarse en México. Esa porción de nuestra academia universitaria, que en realidad es un decir, porque los académicos como tal poco militan en esos gremios, que se han entregado; lo que sí está claro, de acuerdo a lo que se ha leído en la prensa tradicional escrita o la novedosa digital, es que los líderes de los gremios no menos tradicionales, al respecto optan por los lineamientos que sugiere el establishment norteamericano. Eso, dicho sea de paso, nos ha hecho recordar la famosa teoría cepalista de la dependencia científica-técnica e ideológica-cultural que denunciaran verdaderos académicos como Maza-Zabala, Theotonio Dos santos, Enzo Faletto y tantos otros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 636 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI