Perú y Venezuela, el momento de las zonas especiales y la neocolonización

La censura ya se hace presente y más allá de las tecnologias y el gran poder de las telecomunicaciones, son muchas las cosas vistas desde los ocho años de edad, cuando empecé a ser militante y activista de un fundamental partido en la citidianidad de nuestra patria. muchas argumentaciones vienen de mi experiencia personal y en cuanto a votos, pues participe en mesas electorales como presidente o secretario de una de ellas y fielmente enconmendado por el Consejo Supremo Electoral de aquella época democrática. Asumí defender los sufragios del Partido Comunista Venezolano y de Acción Democrática ´ porque ambas organizaciones reflejaban un solo sentir común ante el universo de electores y electoralmente habia que presentar las actas limpias y sin errores, ya todo estaba claro, había que eliminarle votos al candidato Andrés Velásquez, el cual hasta el momento no ha perdido elección alguna y su adversidad, es haber sido sindicalista en Guayana y, esto, no se lo perdonan, aunque siempre fue un hombre de ideas progresistas.

Lo que sucede en América Latina en asunto electoral es descomunal. El movimiento opositor no hace campañas orgánizativas de carácter partidistas en las zonas rurales y en cuanto al Perú,  Keiko tenia que preocuparse más por las  zonas suburbanas y la rural, porque allí su papá se alineó con la izquierda y el movimiento guerrillero Sendero Luminoso, que haya tenido problemas con abigail Guzmán luego en el ejercicio del poder de Alberto Fujimori es otro asunto, porque  las unidades de combate a pie de montaña exigian una moneda comunal y territorio, tal como sucede en Apure y en la Ciudad Capital por grupos hamponiles que tienen control de territorios, más no de un valor económico representada en una moneda soberana reconocida por las zonas populares de La Vega, Petare, Catia, Cota 905 y urbanizaciones residenciales ubicadas hacia  el Este de la ciudad.

Perú ha de prepararse para las reformas profundas que han de venir y el Congreso será determinante porque Pedro Castillo se encuentra bien asesorado por el Foro de Sao Paulo y presidentes progresistas de la región, la idea es llevar al Perú a otra dimensión política y darle a China un mejor aceso para lograr una estación en Bolivia para un desarrollo empresarial exclusivo en áreas especiales.

Hoy, no hay partidos de derecha e izquierda, es el partido de los dólares y el oro, a saber el oro, coca, amapola, café y cacao. Me refiero a la gran economía. Los pobres no cuentan, jamas tendrán oportunidad de acaudalar dinero,  los ricos seran más ricos y la ignorancia ideológica avanza en zonas periféricas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 454 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: