Neoliberalismo o el comercio socialista

La tecnocracia y la macroeconomía acuñaron el silogismo del neoliberalismo, desde los años 80 se vino aplicando en varios países de Latinoamérica, o en casi todos, para los Argentino fue un trago amargo con Menen y luego con Macri, en Colombia con Cesar Gaviria y luego todos sus descendientes hasta llegar a Porky, en el Perú con Fujimori hasta la fecha nadie pasa un año en la presidencia acusado de corrupción, en Venezuela Carlos Andrés Pérez, fue abortado por sus propios partidarios, por citar algunos. Las políticas monetarias restrictivas, las políticas restrictivas fiscales, la liberación, privatización, desregularización

La ideología tiene muchas formas sutiles de imponerse y perdurar, y para perdurar llega a matar la propia ideología en su manera de reinventarse, llegando a estos extremos a través de la ciencia positivista, política, filosófica o teología, llegándose a revolver la política con la economía en un altruismo intervencionista – corporativo.

La ideología pone a funcionar las energías existentes en la masa, los individuos de todo estrato social producen ajustes en la sociedad y en engranarse, a veces se atraviesa por etapas dolorosas, tratan de mantener a esa sociedad débil improductiva, carente de valor, atrofiarles la iniciativa, la responsabilidad, las diferentes formas de distorsión y corrupción inducida.

Así como el estado tiene que salir al mercado mundial, de igual forma sale el pueblo al mercado nacional, estadal, municipal, parroquial. Esa escalera de peldaños ascendente se pone pesada, los servicios y consumos se van en una inducida escalada de precios, que atentan contra la soberanía de la moneda venezolana, el BOLIVAR. Y, igual sucede con el trabajo desvalorizado.

Sabiendo que el estado no puede competir en esta carrera de obstáculos, sobreprotegerse así mismo, por allí vienen los ataques de diferente calibre en este polígono mediático, defenderse de este liberalismo económico, llamados "Precios Libre" en los productos terminados, esa cadena de cien cabezas que es la comercialización sin permiso sanitario, de manera directa e inmediata en la revalorización del producto que pasa por tantas manos para llegar al consumidor, que la mayoría de las veces le es negado por su engordado precio final, y el estado se ve imposibilitado de proteger al pueblo en ese doloroso parto de "ajustes" de los precios dolarizados y el sueldo en Bolívares Soberanos, claro que somos Soberanos.

El Neoliberalismo como propuesta fue formulado por un reducido grupo, tratando de disfrazar una lucha del estado burgués por la libre competencia, entre ellos, cuando el estado trata de intervenir es amarrado, bloqueado, intervenido, sancionado, sentenciado, y ponen un cartel con precio, pero a sus líderes. Unilateralmente. Que se viene aplicando sutilmente desde el año 2000.

La teoría económica limita el poder del Estado y entrega la economía a los agentes privados o gorgojos del liberalismo disfrazado de Rojo Rojito, el neoliberalismo ya modificado o el new - deal que trato de implantar el sr Trump, a punta de sanciones unilaterales para defender su mercado privado, con una pistola en la cabeza, culpable de genocidios, aplicando técnicas de exterminio como si estuviera viviendo en la Alemania de 1939, cuando Adolfo Hitler se dirige a su ministro de salud Karl Brandt, diciendo que había conseguido la solución final. Así mismo la vieron los agentes de la Hermandad de la Costa, el cartel de Lima, viviendo como reyes con el dinero robado del pueblo Venezolano.

En nombre de la santa inquisición y el liberalismo libertario, ese que llaman monarquía, llamado también mercantilismo – empresarial – corporativo, o socialismo para ricos, la reserva del monetarismo federal y el comercio exterior, privatizar ganancias y socializar perdidas.

Para los liberales o neoliberales rechazan a los monstruos burocráticos, los consideran unas intervenciones inútiles, el BM, F.M.I, O.M.C. Hay que repartir, y la tajada es pequeña.

La Republica Bolivariana de Venezuela, es demasiado grande para estas sanguijuelas depredadoras y una vez más los venció, les dio una lección de democracia, el pueblo, para el pueblo, y por el pueblo, QUE VIVA LA PATRIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 890 veces.



Jesús Chacón


Visite el perfil de Jesús Chacón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Chacón

Jesús Chacón

Más artículos de este autor