El patriotismo antiimperialista de Nicolás Maduro y los 500.000 dólares para el sarao de Donald Trump

Para el primero de mayo de 2020 el Gobierno de Nicolás Maduro aumento el salario mínimo a 400000 bolívares + el Bono de Alimentación a 400000 bolívares para un total de 800000 bolívares de ingreso mensual para la familia venezolana y de 400000 bolívares para los pensionados. Ambos ingresos, asumiendo que no hay otro ingreso alternativo o compensatorio del ingreso familiar total. En ese momento el dólar paralelo como eufemísticamente lo llama ahora el Gobierno de Nicolás Maduro valía 180286.55 BOLIVARES AL CAMBIO POR DÓLAR.

Al día de hoy 27 de octubres de 2020 (CINCO MESES SIN AUMENTO SALARIAL) el salario mínimo es de 400000 bolívares + 400000 bolívares de Bono de Alimentación para un total de 800000 bolívares de ingreso familiar asumiendo que no hay otro ingreso compensatorio del ingreso familiar total. El precio del dólar al día de hoy 27 de octubre de 2020 es de 475043,71 bolívares por dólar. El salario mínimo paso de 2,2186 dólares a 0,8420 dólares. Para el último ajuste del salario mínimo el Gobierno de Nicolás Maduro planteo el ajuste de 27 productos según una política de precios acordados y el ajuste de los precios de esos mismos productos a tasa de dólar libre.

El Gobierno de Nicolás maduro declaro en la vocería del mismísimo presidente que la dolarización de la economía era un aliviadero o respiro, una válvula de escape para su Gobierno. Por supuesto, el objetivo es mantenerse en el poder al precio del hambre y del sufrimiento de las inmensas mayorías de la familia Venezolana, de los ancianos y de los niños. A estas alturas resulta imposible para una familia venezolana promedio de tres a cinco miembros adquirir carne de cualquier tipo o de cualquier corte, huevos, leche por solo mencionar algunos rubros de la dieta diaria. Un pan tipo canilla va por los 100000 bolívares y me quedo corto.

El aceite comestible no se puede comprar, el kilo de queso blanco está en el millón de bolívares. Artículos como la pasta, el arroz, cereales para niños, salsa de tomate, mayonesa, margarina, hortalizas, frutas, etc. deben ser sometidos a un escrutinio y selección rigurosa antes de adquirirlos y dejar allí todo el salario de una quincena o de un mes. Si se come no se paga condominio. No se pueden adquirir artículos como ropa o calzado para sí ni para la familia. No se pueden hacer reparaciones en el hogar, no se puede reparar el carro y no puedes recrearte.

La familia venezolana está en la absoluta miseria económica sometida y condenada a su exterminio en medio del hambre, las enfermedades y el estrés que significa la situación generada por las carencias de gas para cocinar, falta de agua y cortes eléctricos diarios de más de cinco horas. Agradezco a los lectores no llamar a esta situación crisis humanitaria porque al Gobierno de Nicolás Maduro no le gusta esa expresión. Llámela resistencia heroica del pueblo venezolano y por favor no se olvide de las cajas Clap. Preguntamos: ¿Cuánto de la actual situación es culpa del bloqueo? ¿Cuánto de la actual situación es culpa de las políticas económicas del gobierno?

El gobierno ha tenido a lo largo de todos estos años la excusa perfecta para justificar su incapacidad. No todo ha sido bloqueo y sí la aplicación de un paquete de medidas económicas neoliberales que comparadas con las aplicadas por el Gobierno de Carlos Andrés Pérez en el año 89, honestamente hablando, creo que le debemos un acto de desagravio. Hoy día deberíamos empezar a preocuparnos por el futuro de nuestros hijos. Se corre el riesgo de la perdida de varias generaciones de venezolanos. Unas por hambre, otras por falta de oportunidades al tener que enfrentar la precariedad de los tiempos presentes.

El Gobierno de Nicolás Maduro apela al patriotismo para justificar el actual estado de cosas hablando de Soberanía y auto determinación de los pueblos. Antes de seguir justificando con un discurso patriotero al Gobierno de Nicolás Maduro, es bueno recordar que el 22 de diciembre de 2016, un mes antes que el republicano tomara posesión de su cargo como presidente de los EE.UU para el periodo 2016- 2020 recibió 500000 dólares de el Gobierno de Nicolás Maduro a través de la filial de Pdvsa, Citgo para la ceremonia de juramentación. Esta contribución inclusive supero la de la Pepsi que fue de 250000 dólares e igualo a la de la Exxon-Móvil. El sarao de Donald Trump duro tres días, en total para la ceremonia se recaudó 107 millones de dólares.

Hoy como que nos hace falta esa plática para resolver un poco la situación. Estoy sacando la cuenta de lo que se podría haber comprado con esa platica a los precios actuales. No sé si es estrechez mental o egoísmo cuando escucho hablar al Gobierno del bloqueo económico al que ellos contribuyeron. Lo de estrechez mental lo digo por aquella consigna de "así, así es que se gobierna" y nosotros no somos quienes, ni tenemos idea de los esfuerzos titánicos que hace el gobierno para darle de comer a los venezolanos. Lo de egoísmo lo digo porque creo que no hubiese sido malo darnos esa plática a nosotros los venezolanos. Como dirían los viejos de antes, "claridad para la calle y oscuridad para la casa" Al final ¿Pdvsa y Citgo no es nuestra? Bueno por lo menos lo era más en el 2016.

*Ingeniero -Gremialista-Profesor Universitario

 

alonsopadroningenieriaucv@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1434 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI